arrow

Cabalgata infernal (1980)

Cabalgata infernal
Trailer
6.5
2,073
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La Guera Civil americana ha terminado, pero muchos en el Sur se resisten a admitir la derrota. Algunos de los héroes que cabalgaron junto a Lee se han convertido ahora en unos facinerosos. Entre ellos, y dominando las praderas de Missouri, se encuentran los hermanos James, ladrones de bancos y asaltadores de trenes que viven al margen de la ley. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Long Riders
Duración
100 min.
Guion
Bill Bryden, Steven Smith, Stacy Keach, James Keach
Música
Ry Cooder
Fotografía
Ric Waite
Productora
United Artists
Género
Western
Hacer un western moderno, creíble y que aporte novedades al género es una tarea sólo al alcance de maestros como Clint Eastwood. Esta película intenta recuperar el espíritu crepuscular de las obras maestras de Peckinpah, pero se limita a copiar su montaje fragmentado, el uso de la cámara lenta y la violencia explícita. Falta garra, emoción y talento, y sobra efectismo, confusión y sangre. El elenco interpretativo resulta tan familiar -hay cuatro grupos de hermanos- como anodino, y el final es realmente lastimoso. Muy floja.
[FilmAffinity]
Varios hermanos -de las familias Carradine, Keach, Guest y Quaid- en un curioso reparto para otra de las versiones sobre los famosos asaltantes de trenes del siglo XIX, los hermanos James.
[FilmAffinity]
7
Un dignísimo homenaje
Admito, con franqueza, que llegué a esta peli por las resonancias épicas de su título. Las gabardinas de esos forajidos también influyeron, claro. Y es que desde que vi “Hasta que llegó su hora”, me pirro por los pistoleros con gabardina.

Pese a que muchos consideran este western como un mero refrito del libreto de estilo peckinpahiano, yo prefiero pensar que la peli de Hill constituye, esencialmente, un más que correcto y bienintencionado homenaje a “Grupo salvaje”. El único reproche que se le puede hacer a su director es que para situarse al nivel del viejo Sam se necesita algo más que limitarse a agitar su coctelera mágica. Me explico.

“Forajidos de leyenda” rezuma atmósfera crepuscular, violencia explícita y cámara lenta por los cuatro costados, pero adolece de esa poética amarga y nihilista que llevan implícitos los western de Peckinpah. Aún así, Hill consigue equilibrar con bastante éxito los múltiples tópicos del género empleados (tiroteos, bailes, trifulcas, galopadas, partidas de póker, tragos y putas a quince pavos) sin descuidar en ningún momento un esmerado tratamiento psicológico de los protagonistas principales.

Tal vez el halo legendario que siempre ha envuelto a la banda de Jesse James requería un envoltorio (permitidme la redundancia) místico más profundo pero creo sinceramente que Hill hizo lo que pudo.

Y es que Peckinpah era úuuuuuuuuuuunico.

[ En cámara lenta, por supuesto ]
[Leer más +]
24 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Robaba los trenes de la Unión...
Lo primero que exijo en una película basada en hechos reales es que respete precisamente esos hechos, y ésta lo hace. A comienzos de los ochenta, antes de que "El Jinete Pálido" de Eastwood revitalizase el género, muchos daban al "western" por caducado y tirado al cubo de los desperdicios. Sin embargo, el mejor Walter Hill se rodeó de una cohorte de hermanos y se inventó esta pequeña joya, de las que crean culto.
Forajidos de leyenda trata de traspasar precisamente eso, la leyenda, para ir a la realidad misma de unos hombres desarraigados en su propia tierra por la guerra que perdieron. La historia de Jesse James representa a la de muchos hombres del Sur que no pudieron adaptarse a la nueva realidad creada tras la derrota en contienda civil, y en la película ese mundo aparte queda patente durante la fiesta de bodas del propio Jesse, con esa bandera confederada que cuelga ya anacrónicamente de una viga, y sin que veamos a un solo negro bailando. Hasta donde he podido averiguar, los hechos que vemos se produjeron tal cual nos cuentan.
La película nos permite disfrutar de personajes bastante labrados, desde el frío James, pasando por el racional y dependiente Frank al indómito y despreocupado Cole Younger. Hay otros más desdibujados, pero los principales funcionan; también podemos conocer algo de ese Sur rural recién derrotado, aunque, insisto, es extraño que no aparezca ni un negro en toda la película; los planos amplios nos dejan recrearnos tanto en el paisaje como el uso de la cámara lenta (en momentos acertados, incomparable la secuencia en que atraviesan un escaparate) nos permite no perder detalle de ciertas escenas de acción. "Qué lejos queda Missouri", se lamenta Cole Younger en determinado momento. Qué lejos queda esta forma de hacer cine... y eso que Walter Hill no ha llegado a ser uno de los grandes.
Recomiendo la banda sonora de Ry Cooder: imprescindible.
[Leer más +]
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil