arrow

Campanadas a medianoche (1965)

Campanadas a medianoche
Trailer
7,7
4.708
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Inglaterra, Guerra de los Cien Años (ss. XIV y XV). Enrique IV, primer monarca de la dinastía de los Lancaster, en 1399 le arrebata el trono a su primo Ricardo II. Adaptación de varias obras de Shakespeare: "Enrique IV", "Enrique V", "Las alegres comadres de Windsor" y "Ricardo II". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Falstaff - Chimes at Midnight
Duración
115 min.
Guion
Orson Welles (Textos: William Shakespeare) (. Libro: Raphael Holinshed)
Música
Angelo Francesco Lavagnino
Fotografía
Edmond Richard (B&W)
Productora
Coproducción España-Suiza-Francia; Alpine Films / Internacional Films
Género
Drama Comedia Bélico Edad Media Siglo XV Amistad Histórico
Grupos  Novedad
Shakespeare: Enrique V Shakespeare: Enrique IV Shakespeare: Las alegres comadres de Windsor Shakespeare: Ricardo II
10
Cuando éramos príncipes
Orson Welles es el tipo ese de nuestra clase, tan alto. Nunca estudia y saca sobresaliente, ni siquiera toma apuntes. Se mantiene a la vez indiferente e irónico con los profesores. Habla inglés mejor que el profe de inglés. Ha leído todos los libros del programa de Literatura antes de empezar el curso, y cuando tenemos una hora de estudio libre saca una novela de Faulkner en su idioma original. Lo envidiamos cada vez que abre la boca, porque su humor va tan por delante de nuestro pensamiento que nos sentimos pequeños y agradecidos. Y lo seguimos envidiando cuando vemos que hay chicas esperándole (desconocidas, mucho más hermosas que las de la clase, siempre en número par) al final de la jornada.

Al cabo de veinte años nos lo encontramos por la calle. Está gordo y canoso. No es presidente de la ONU, ni jefe de una multinacional, ni siquiera trabaja para una empresa privada. En el bar nos gustaría consolarle diciendo cuánto ha significado su figura, su recuerdo, en nuestra vida, pero comprendemos a tiempo que es una estupidez.

Lo vemos, hablando. Su voz está arrugada. Nuestro pensamiento se distrae un instante con la reunión que tenemos esta tarde y está a punto de abandonarlo definitivamente.

Lo seguimos escuchando. Reímos una vez. Y de repente, fluimos. Nos dejamos llevar. Reímos con otra historia. Guardamos silencio expectante antes del desenlace sorprendente de un nuevo relato. Nos emocionamos como no recordamos haberlo hecho en los últimos veinte años. Y reconocemos una devoción antigua, para la que no encontramos una palabra que la describa, más viva que nunca, más viva que la propia vida.

Vemos su enorme espalda, andando calle arriba, sin prisa y también sin vacilación. Nunca será Rey. Gracias a Dios. Él es el Príncipe todavía. Porque a los príncipes se les permite tener alma.
[Leer más +]
189 de 217 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
¡LA DE COSAS Y DÍAS QUE HEMOS VISTO PASAR JOHN...!
Con estas palabras que maese Shallow (Alan Webb) le repetía constantemente al pícaro y cínico redomado personaje shakasperiano, John Falstaff, mentor-corruptor del príncipe de gales Hal (Keith Baxter), futuro rey Enrique V... iniciaba esta película de producción suizo-española que el maestro de maestros, Orson Welles, llevó a la gran pantalla en escenarios íntegramente españoles por expreso deseo del productor español Emiliano Piedra, ya que en principio era el territorio yugoslavo el elegido como escenario de la puesta en escena, y con un reparto testimonial español como el breve personaje del instigador y conspirador Worcester a cargo de nuestro entrañable Fernando Rey ó el personaje también breve y esporádico de Northumberland a cargo de José Nieto.

Así pues, la película viene a ser una especie de homenaje a susodicho personaje shakaspereano, sir John Falstaff, aparecido en algunas de las obras del célebre escritor británico concretamente en las partes I y II de "Henry IV(Enrique IV)" y así mismo en "Las alegres comadres de windsor"... aunque Welles aprovechara sólo las partes I y II de "Henry IV" aderezado con escenas de las obras de "Ricardo II" y "Henry V(Enrique V)", ya que precisamente la obra de Welles comienza cuando la voz narradora en off nos pone en antecedentes sobre la misteriosa muerte del rey Ricardo II, según algunas voces con la colaboración del duque Enrique de Bolingbroke, a la sazón nuevo rey con el nombre de Enrique IV, y padre del díscolo y corrompido por la compañía del pantagruélico Falstaff, príncipe de gales y futuro sucesor suyo con el nombre de Enrique V...

Así pues, adaptada por el propio Welles, con una estupenda fotografía en blanco y negro evocando perfectamente el siglo XV inglés a cargo de Edmond Richard, y una brillantísima banda sonora a cargo de Alberto Lavagnino, la película adapta unos magníficos, ingeniosos y sesudos diálogos en verso shakaspereano, sobre todo cuando entraba a escena el propio Falstaff, siempre ensalzando las virtudes del xerez español, mientras relataba toda una sarta de mentiras grandilocuentes y era tomado a chanza por sus aventajados discípulos; el príncipe de gales, e hijo díscolo del rey Enrique IV, Hal (Keith Baxter) y su fiel escudero Ned Poins (Tony Beckley).

Con una puesta en escena sobria a la par que vetusta, la obra sale finalmente triunfal del marasmo de guerras y conspiraciones en las que se ve inmersa, destacando sobremanera la escena de la batalla entre los Percy (los legitimistas) con Henry Percy "Escuela ardiente" como abanderado y los reinantes familiares de Enrique IV, con el príncipe Hal como estandarte.

A fé que el mismo Welles quedó orgulloso de la obra, puesto que siempre dijo que fue la obra que más le agradó junto con "El proceso" de su etapa francesa...

Una película

L E G E N D A R I A.
[Leer más +]
45 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil