arrow

Los productores (1967)

Los productores
Trailer
6,6
2.300
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un productor de Broadway, que está en la ruina, y un contable organizan un plan que consiste en estafar a varias ancianas con el fin de recaudar fondos para financiar una pésima obra musical. El inevitable fracaso de la obra les permitiría quedarse con todo el dinero (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Producers
Duración
88 min.
Guion
Mel Brooks
Música
John Morris
Fotografía
Joseph Coffey
Productora
Rialto Pictures
Género
Comedia Teatro
9
NO PUEDO PRODUCIR OBRAS SIN CHEQUECITOS
Tres años después de crear junto a Buck Henry la serie de tv "Superagente 86" en donde se parodiaban la historias de Ian Fleming y su agente "double oh seven", Mel Brooks, el cineasta de origen ruso y judío debutó en las lides cinematográficas con esta estupenda e irregular comedia tildada por la crítica de "humor judío"... Aquel humor, según palabras de Joseph Klatzman en su obra homónima "El humor judío", de carácter preventivo, "hecho para no llorar", y donde el autor contraataca el vituperio y la vejación con acidez corrosiva e irónica...y donde la propia actuación de mel Brooks en la obra maestra "Ser o no ser" de Ernst Lubitsch, explica muy bien mis palabras...

Brooks todo un sabueso para el negocio artístico ideó esta maravilla, a la que con el paso del tiempo ha adaptado para el teatro como una exitosa comedia musical, no en vano en el 2001 ganó 12 premios Tony (equivalente de los oscar en el circuito Broadway), récord absoluto en la historia de estos premios...

Actualmente el difícilmente catalogable artista transgresor con ciertos toques de jeta simpático, Santiago Segura o "el brazo listo del cine español" ha llevado a los teatros españoles esta obra en colaboración con uno de los componentes del dúo humorístico Cruz y Raya, José Mota...

El productor de obras como "El hombre elefante" de David Lynch ó la "Mosca" de David Cronemberg y director de cintas como "Sillas de montar calientes" o "El jovencito Franskenstein" actúa en esta cinta de auténtico showman u hombre orquesta ya que no sólo le correponde el papel de director y guionista sino que además se anima con alguno de los temas de la genial banda sonora junto con talentos del pelo de John Morris y Norman Blagman. En la fotografía colaboró el fotógrafo de "Kramer contra Kramer" de Robert Benton y de "Cotton Club" de Coppola, Joseph F. Coffey.

Para el papel protagonista, el casting "coló" a un renacido monstruo de los escenarios teatrales de Broadway, el ínclito e irreverente Zero Mostel quien después de su persecución durante la famosa caza de brujas del nefasto personaje McCarthy, compondría aquí uno de los personajes cinematográficos más cómicos en la historia del séptimo arte...

Gene Wilder le daría la réplica en el papel del maniático, tímido e histérico contable de la "White House y Marx ompany" que le sugerirá la oportunidad de lucrarse de manera anormal...

La vena judía de este maestro semita se deja ver por todos los flancos con una obra que si bien por momentos está llena de pueriles e histriónicos amaneramientos y ademanes de algunos de los personajes, en otras circunstancias y sobre todo en la segunda mital del metraje, entra de lleno en una de las obras más geniales e irreverentes que jámas uno pueda recordar con todo un biopic encubierto del III Reich alemán con tintes hilarantes...

Ahora más que nunca un brindis por el fracaso y riámonos del pasado, sí, pero aprendamos también de nuestros errores...

E N T R E T E N I D A
[Leer más +]
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
La estafa
Primer largometraje de Mel Brooks (NY, 1926), tras una dilatada experiencia en TV. El guión es original del propio Brooks. Se rueda en escenarios exteriores e interiores de NYC (Lincoln Center, Central Park, Empire State Building, Chrysler Building ...) con un presupuesto modesto. Nominado a 2 Oscar, gana uno (guión). Producido por Sidney Glazier para Crossbow, MGM y Springtime, se presenta en sesión de preestreno el 18-III-1968 (NYC).

La acción dramática tiene lugar en NYC (despacho de Max, Central Park, Playhouse Theater...) a lo largo de varios meses, entre 1966 y 1967. Max Bialystock (Mostel) es un productor teatral, de unos 60 años y de origen judío, que tuvo en el pasado una gran etapa de esplendor, pero que por causas diversas se encuentra actualmente en la ruina. Se asocia con el contable Leo Bloom (Wilder), de la firma “Whitehall y Marx”, colaboradora del servicio de inspección de la Hacienda Pública. Montan en sociedad un singular espectáculo musical titulado “Springtime for Hitler”, que estrenan en un teatro de Broadway. Max conserva una aguda capacidad de seducir a ancianas adineradas y Leo es un avispado contable, especialista en ingeniería financiera creativa, que padece una baja autoestima y crisis de ansiedad y de histeria.

El film suma comedia alocada, parodia y farsa. Para algunos analistas es la obra más fresca y inspirada de Mel Brooks. Supone el regreso a la gran pantalla del actor Zero Mostel (1915-77), que triunfó en el teatro, tras su inclusión en la lista negra del infausto senador Joseph McCarthy y su “caza de brujas”. El film rinde homenaje a NYC, al teatro, al amor libre, a la actividad sexual de las personas mayores, al baile, al baile de Cascanueces (Juramento de Sigfrido) y al grupo de danza de Busby Berkeley (1895-1976), etc.

El relato se basa en una historia tan hilarante como inverosímil, que sostiene el despliegue de un relato irónico, burlesco, sarcástico y mordaz, que mezcla humor negro, humor surrealista, humor iconoclasta, mofa, ridiculización, exageraciones y absurdo, llamado con frecuencia “humor judío”. La combinación da lugar a un film vigoroso, intenso, crítico, agudo y sumamente divertido, exento de los excesos del cine posterior de Brooks.

Las burlas se refieren a la locura del militarismo nazi, la ridiculez de su ostentosa parafernalia, al absurdo culto personal al líder (escena de la apoteosis), la multitud entusiasta de personas dispuestas a hacer de Hitler (en las tablas y fuera de ellas), al paso de la oca, el saludo hitleriano, los desfiles militares patrióticos, la cruz gamada, etc. Sugiere la similitud que guarda el fanatismo nazi y el caos que preside el desarrollo de la acción y, de modo muy especial, algunas escenas culminantes. Añade algunas referencias burlescas a los estereotipos alemanes (puntualidad, afición al cronómetro...).
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1