arrow

San Agustín (Miniserie de TV) (2010)

San Agustín (Miniserie de TV)
Trailer
6,5
137
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Miniserie de TV. Dos episodios. Los vándalos están asediando Hipona, en el norte de África, y el Papa teme por la vida de Agustín, el obispo de la ciudad. Por eso envía un barco para rescatarlo y traerlo a Roma sano y salvo. Tropas romanas llegan hasta Hipona, consiguiendo reavivar la esperanza de un pueblo subyugado por el poder vándalo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Sant'Agostino (Augustine: The Decline of the Roman Empire)
Duración
200 min.
Guion
Francesco Arlanch, Sebastian Henckel-Donnersmarck
Música
Andrea Guerra
Fotografía
Fabrizio Lucci
Productora
Coproducción Italia-Alemania; Lux Vide / Tellux Film
Género
Serie de TV Drama Miniserie de TV Antigua Roma
7
Gran ambientación para una gran historia
Magnífica mini-serie, a la altura de la historia que relata. Muy fiel a los datos conocidos de la época, aunque se permita algún elemento ficticio en torno al sínodo de Cartago. No obstante, la serie es una buena lección de Historia.

Destaca la magistral interpretación de Franco Nero en el papel del anciano Agustín, y el conmovedor dibujo de los personajes de Santa Mónica y San Ambrosio; particularmente, este último me ha parecido extraordinario. El hombre que ordenó al propio Emperador Teodosio el Grande hacer ocho meses de penitencia en la puerta de la iglesia tuvo que ser así, tal como nos lo muestra la película.

En el "debe" podría apuntar que Alessandro Preziosi, en mi opinión, encarna a un Agustín excesivamente edulcorado, en duro contraste con la sequedad y aplomo de Franco Nero. Y también que los últimos veinte minutos de la segunda parte me han parecido mal aprovechados. El asedio del vándalo Genserico no requería tanta atención, y, a cambio, podrían haber alargado la época de juventud, mostrándonos la segunda gran victoria de Agustín contra los pelagianos Pelagio y Celestio. Hubiera sido de agradecer.

Con todo y con eso, la serie es más que recomendable para los amantes de la historia, de la hagiografía, de los biopics, y del cine de buen gusto.
[Leer más +]
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Una de romanos donde lo importante no está en el campo de batalla, sino en el terreno de las ideas
Si a ustedes les atraen las películas (o como en este caso las miniseries: como Attila o Roma) sobre el Imperio Romano no deben dejar de ver esta gran coproducción italiano-alemana. No se trata tan sólo de una biografía del Obispo africano Agustín de Hipona (más tarde conocido como San Agustín), desde su niñez hasta su muerte, sino que nos muestra cosas que, por lo general, están ausentes en todas las grandes producciones y miniseries de este calibre. La historia comienza con el asedio de los Vándalos en el Norte de África en 430, a manos de su jefe Genserico. Agustín, era en ese entonces (año de su muerte), Obispo de aquella ciudad africana sitiada por esta tribu germana, que posteriormente (aunque no se cuenta en la historia) la destruirá por completo. La película irá narrándonos a través de distintas analepsis (flashbacks) momentos de su interesante vida: su niñez; de cómo se convirtió en abogado; de sus litigios en los tribunales cartagineses; del hijo que tuvo con su esclava; de la mala relación que tenía con su padre; de su actuación como vocero del emperador Valentiniano II (éste era un niño en el año 384) para combatir en plano dialéctico contra el Obispo de Milán, San Ambrosio, hasta el momento de su conversión al cristianismo, etc.
Para mí, lo interesante de la película está en la riqueza de las argumentaciones: de San Agustín como representante del poder imperial primero, como defensor del maniqueísmo después y, posteriormente, de la Iglesia Católica; de San Ambrosio, de orador Macrobio (quien educó a Agustín); de los maniqueos; de su madre (quien posteriormente será conocida como Santa Mónica), de su amigo Valerio, etc. Se las recomiendo, desde ya, aunque, como en mi caso, no alberguen ninguna simpatía por Iglesia Católica Romana ni por el credo cristiano occidental.
[Leer más +]
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil