arrow

Carne apaleada (1978)

5,3
209
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Berta ha ido a parar, una vez más, a prisión acusada de estafa. Es carne de cañón e irá pasando por diversas cárceles, sufriendo todo tipo de humillaciones y vejaciones. Adaptación del libro autobiográfico de Inés Palou, una mujer que pasó gran parte de su vida en la cárcel. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Carne apaleada
Duración
102 min.
Guion
Javier Aguirre, Alberto S. Insúa (Novela: Inés Palou)
Música
J.J García Coffi
Fotografía
Domingo Solano
Productora
Film 5
Género
Drama Drama carcelario
6
Tiene un indudable valor socio-político de la España de los setenta
"El mundo en realidad, no es más que un continuo encarcelamiento".

Adaptación del libro autobiográfico de Inés Palou, una mujer que pasó gran parte de su vida en la cárcel.
Esto se sabe en la película al final de la misma, cuando una vez finalizada la narración una voz en off nos indica, mostrando una fotografía donde se ve el verdadero rostro de la mujer que vivió los acontecimientos narrados en el film.
En cuanto a la cinta en sí, es sin duda muy interesante, sobre todo viéndola en su día, cuando se estrenó, momento en el que varias escenas tuvieron que ser polémicas. Como las de las presas políticas vascas cantando y proclamando el "Gora Euskadi Askatuta", pero también con muestras de lesbianismo u "homosexualismo" como se dice en algún momento en la cinta.
Es por ello que fue clasificada "S" cuando se trata de una película de denuncia de unos hechos reales, aunque no olvidando que si podía tener éxito popular con desnudos integrales y tal... pues mejor.
Lo principal aquí es el elenco interpretativo, con muchas actrices sobresalientes, destacando la protagonista, esposa del realizador, Esperanza Roy, que está excelsa, llena de fuerza, valentía y rigor interpretativo, en el papel de una buena mujer, enamorada sin remedio, que siempre trata de ayudar a sus semejantes por muy dura que sean sus situaciones (premio a la mejor actriz por este papel, concedido por el CEC en 1977).
Es una cinta bastante irregular, con dos partes diferenciadas, la primera claramente superior a la segunda, la que de nuevo va a la cárcel, pero interesante y vista ahora, en noviembre de 2017, curiosa por su valor socio-histórico.
Creo que merece la pena aunque no sea redonda, ni mucho menos, pero merece una revisión o conocerla para aquellos que ni siquiera sabían que existía.

https://filmsencajatonta.blogspot.com.es
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Carne de perdición
Javier Aguirre es un tipo peculiar. Autor de algunos de los bodrios más insultantes de la historia del cine español (citaré tres, por aquello de que me gustan los tríos: El insólito embarazo de los Martínez, Pierna creciente, falda menguante y Una vez al año ser hippy no hace daño), que solían arrasar en taquilla, se defendía diciendo que eran para sufragar sus películas, documentales y cortos experimentales. Y se quedaba tan pancho.
Entre Esposa de día, amante de noche y Rocky Carambola (los títulos son más expresivos que mil volúmenes), intercaló una película "seria", Carne apaleada, modélico ejemplo del subgénero WIP, Women in Prison. Cuenta el tremebundo melodrama de una pobre ingenua que va a la cárcel por estafa y le pasa de todo, el manual completo de lo que les sucede a las chicas cuando van a parar a una cárcel de mujeres: palizas, celdas de aislamiento, celadoras que parecen veteranas de las SS y, obviamente, lesbianismo.
Aguirre le preparó a su esposa, Esperanza Roy, un recital de sufrimientos, amén de desnudarla íntegramente sin el menor recato. Nos sentimos muy agradecidos. Los pechos de Esperanza deberían ser considerados monumento nacional. Con la excusa de que está rodando una película de qualité, y habida cuenta de que la odiada censura había dejado de existir, el realizador y guionista procede a un despelote generalizado de las reclusas. Con decir que hasta Yelena Samarina y Trini Alonso exhiben sus atributos es suficiente. La película es fea, mal planificada, rodada con exceso de primeros planos y cierto espesor en el libreto. Pero lo mejor aún está por llegar: Bárbara Rey. Sí, esa de apellido profético, por la cual cierto rey emérito perdió la cabeza, y hasta estuvo a punto de perder la corona.
Bárbara Rey. Es de justicia reseñar que la nena vive el papel, entrega una interpretación sentida, sensible y matizada. Y en la escena culminante de cama con Esperanza Roy, ver su cuerpo en movimiento, el brillo de sus ojos, la humedad de su boca, en fin, todo ello ayuda a comprender lo que sucedió en la vida real.
Falso film "arty" que gozó de mucho predicamento por la cantidad de carne expuesta. Pese a Rey y Roy, consigue aburrir en algún momento. Pero te mantiene despierto...
[Leer más +]
3 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil