arrow

Beautiful Boy. Siempre serás mi hijo (2018)

Beautiful Boy. Siempre serás mi hijo
Trailer
5,4
192
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Crónica sobre la adicción a la metanfetamina y el intento de recuperación y de salir de las drogas a través de los ojos de un padre que observa a su hijo mientras lucha contra la enfermedad de la drogodependencia.

Estreno en USA: octubre 2018.
Preestreno: Festival de Toronto (septiembre 2018)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Beautiful Boy
Duración
111 min.
Estreno
15 de marzo de 2019
Guion
Luke Davies, Felix Van Groeningen (Memorias: David Sheff, Nic Sheff)
Fotografía
Ruben Impens
Productora
Big Indie Pictures / Plan B Entertainment / Starbucks Entertainment / Amazon Studios
Género
Drama Drogas Adolescencia
5
Cuando las interpretaciones superan a la película
Se lleva hablando mucho de 'Beautiful Boy' desde hace meses. Se comenta que puede ser una de las candidatas a los premios Oscar. Pero rara vez se habla de ella como una gran película, se mencionan las actuaciones y poco más. Con razón.

Vamos a ver, no es que 'Beautiful Boy' sea una mala película. Es una película correcta, bien hecha, se deja ver y no aburre. Afronta su problemática de forma adecuada, tiene un guion solvente y una escenografía interesante. Pero no termina de despuntar por ningún aspecto técnico.

El trabajo de Felix Van Groeningen tras la cámara queda oculto porque se ha dedicado a rodar una película que bien podría ser un telefilme muy bueno, pero es una película de circuito comercial muy de cumplir con el expediente. No llega a la altura del otro gran melodrama de Amazon Studios, 'Manchester frente al mar'. La película, excepto unos pequeños destellos finales, no consigue emocionar. Aleja al espectador del fondo, relegado a una forma poco gustosa.

Pero sí hay algo por el que 'Beautiful Boy' destaca, y lo hace con razón: las actuaciones. Su trío protagonista, descarto a los demás personajes por ser meramente secundarios que pasaban por ahí, da una lección de interpretación. El trabajo de actuación en esta película es uno de los pocos disfrutes con los que nos quedamos.

De los tres la menos protagonista es Maura Tierney. Tiene poco diálogo, pero el silencio en ella habla y mucho. Tiene una escena potentísima en el tramo final y consigue desde su posición secundaria darle el punto emotivo lacrimógeno del que carecen en gran medida los personajes de sus dos contrapartes.

El joven Timothée Chalamet, no lo pienso definir como una promesa, ya es una realidad, vuelve a brillar con luz propia. Si bien su papel no es tan disfrutable y redondo como el de 'Call me by your name', sí que consigue despertar el sentimiento de lástima, de desesperación y angustia. El torbellino emocional de su personaje, canalizado en las drogas, encuentra aquí su cénit. Especialmente bien en la parte final, flojea en un inicio más dubitativo donde su padre en la ficción le gana la partida.

Ese padre ficticio es Steve Carell, el auténtico protagonista de la cinta. Sí que exploramos el dolor del hijo, pero la cinta se centra mucho más en cómo la caída en desgracia de un hijo cambia radicalmente la vida de unos padres. Carell, que ya viene desde hace años demostrando su enorme potencial como actor, aquí se termina de reivindicar. Lo hace, además, al lado de dos grandes de la interpretación como Tierney y Chalamet, que si bien lo hacen de nota, no alcanzan a Steve Carell.

¿Es suficiente el apartado actoral para que la película sea considerada como interesante de ver? Pues depende. Olvidándonos de lo olvidable que resulta todo lo demás y de la tibieza a la hora de afrontar el tema de las drogas, las actuaciones quedan como una gran opción para hacer la película disfrutable.

No digo que sea mala, pero tampoco es una obra maestra. Es una película más, que podríamos ver un domingo por la tarde y que sobresale por sus actores, auténticos artífices de salvar una función que sin ellos sería todavía más pasable.

Lo mejor: Las interpretaciones, de lo mejor que hemos podido ver este último año.

Lo peor: La película, aunque no sea aburrida, no tiene nada memorable y pasará sin pena ni gloria por la mente de los espectadores.

Más críticas en https://blogs.diariovasco.com/fotograma/
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Beautiful boy - Hollywoodiense panfleto antidrogas
A las 19:00, cuatripitiendo en la misma sala, volvimos a la Sección Oficial para ver una de sus pocas películas norteamericanas, una cinta que presumiblemente tomará parte en la próxima carrera de los Óscar: Beautiful boy, primera obra en inglés del realizador belga de Alabama Monroe, Felix Van Groeningen. En la América de los años 70 el padre de familia David Sheff lucha contra viento y marea para redimir a su hijo Nic, atrapado en una malsana espiral de consumo de metanfetamina y otras drogas. En un período de varios años, David y su familia transitarán por un camino de pérdida de la esperanza conforme Nic insista en recaer en la adicción y en desaparecer de sus vidas. Un drama de personajes con intensidad y energía, que fluye orgánicamente y se sostiene sobre dos interpretaciones centrales notables de Carell y Chalamet, en un registro de máxima tragedia y dolor. La película funciona en un plano emocional, afectando más como película entrañable que como realmente dramática. Llena, no nos olvidemos, de una sucesión de temazos, usados de manera algo arbitraria pero que mejoran muchas escenas. Meliflua, larguísima para lo poco que tiene que narrar, repetitiva y plana, con muy escasos matices dramáticos y visuales. Apenas un folleto propagandístico antidrogas con forma de película, escaso en elementos de interés fílmico e incapaz de sugerir nada o suscitar cualquier tipo de debate. Es un mensaje único que se le taladra al espectador, y que se desarrolla en un relato lineal y simple, con un rango expresivo y artístico muy limitado. Considerando el talento implicado, una película desganada y simple, marcadamente menor.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil