arrow

Alrededor de la medianoche (1986)

Alrededor de la medianoche
Trailer
7,4
1.669
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una noche de 1959, en París, un debilitado músico de jazz asombra a la clientela del club “Blue Note” con el elocuente sonido de su saxo. Fuera del local, un hombre demasiado pobre como para pagarse un vaso de vino lo escucha entusiasmado. Pronto, a ambos les unirá una gran amistad. Se basa en las vidas del pianista Bud Powell y del saxofonista Lester Young. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Autour de minuit (Round Midnight)
Duración
133 min.
Guion
Bertrand Tavernier, David Rayfiel
Música
Herbie Hancock
Fotografía
Bruno de Keyzer
Productora
Coproducción Francia-Estados Unidos; Warner Bros / Little Bear
Género
Drama Musical Jazz Años 50 Alcoholismo Amistad
"Bonita y sentimental"
[Diario El Mundo]
8
Homenaje al bebop y a la música
Obra concebida como homenaje al "bebop", forma de jazz nacida en Harlem, pero popularizada en Europa en los años de la Postguerra por músicos americanos de color. El "bebop" es una versión del jazz más libre y espontánea, más rica en disonancias y saltos melódicos, que nació en 1940 de la mano de Charlie Parker y Dizzi Gillespie.

Combinando música y narración, la película relata la historia, basada en hechos reales, del saxofonista Dale Turner, envejecido y debilitado por el alcohol y las drogas, que funde la historia de dos virtuosos del saxo. La acción se sitúa en París, en 1959, cuando Dale toca en el club "Blue Note", apoyado por un grupo de compañeros que le ayudan a salir adelante. El dibujante Francis, sin un céntimo en el bolsillo, gran aficionado a la música de Dale le escucha desde la calle. En cierta ocasión, Dale a la salida del local pide ayuda a Francis, que le lleva a su casa. Las cosas mejoran económicamente para Francis y su ayuda se convierte en un apoyo firme para Dale, que cada noche acude al club nocturno para tocar el saxo. Cuando parece que Dale se ha recuperado, realizan un viaje a Nueva York, de donde Dale no regresa a causa de unos problemas.

La obra constituye un sentido y convencido homenaje a la música, al jazz y al "bebop". La banda sonora, gran protagonista de la película, combina temas originales y temas clásicos (Gershwin, Porter, etc.). Su realización corre a cargo de Herbie Hancock, que en la película encarna el personaje de Eddie Wayne. Obtuvo el Oscar a la mejor banda sonora original. La fotografía es ajustada en encuadres, dosoficación de la luz, distribución del dibujo y tonos del color. Ofrece escenas sobrias y a la vez fascinantes, de gran emotividad y de extraordinaria belleza visual. Los escenarios interiores sobresalen por su adaptación al clima de la obra. Los exteriores de París resultan algo artificiosos y excesivamente ambiciosos. La interpretación de Dale Turner a cargo de Dexter Gordon, para muchos el mejor saxofonista de su tiempo, es excelente y le valió una nominación al Oscar al mejor actor.

La dirección de Tavernier consigue un resultado muy equilibrado entre música y narración, trasmite emoción y contagia afición por la música.
[Leer más +]
34 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Un americano en París
Hay un tema principal en el fondo de esta película, que es la amistad. La amistad entre un saxofonista americano de gran éxito en la era del be bop, Dale Turner, afincado en París, y un padre de familia francés, Francis Borler, interpretado por François Cluzet. Dentro del tema principal de la película, hay una vertiente musical que sirve para tapizarla de jazz: y ahí es donde nuestro hombre en París, Dexter Gordon, da lo mejor de si mismo, tanto en la parte meramente de actor como en la puramente musical.

De la musical, cabe decir que él mismo se encarga de interpretar los temas. Precursor del saxo tenor en el estilo be bop, Dexter pasa por ser uno de los más grandes saxofonistas de la historia, con un sonido compacto y firme pero abrasadoramete melódico en la balada. De la actoral tan sólo podemos decir que Alrededor de la medianoche supuso la primera y única interpretación para la gran pantalla. Pero el resultado fue espectacular: una nominación al Óscar al mejor actor protagonista del año 1986.


¿Qué aporta Dexter, además de esta ,en efecto, experiencia vital, a la cinta? Pues mucha solvencia, mucho “savoir faire”, inusitadamente si se quiere, de manera harto sorpresiva, para alguien novato de los pies a la cabeza desde el punto de vista cinematográfico. Dexter derrocha esa simpatía proverbial de la que hizo gala desde sus comienzos. Derrocha la serenidad y el equilibrio que le dan los años. Él sabe que en el fondo se está interpretando a sí mismo (quizá ésa fuera la única pero acertada insinuación de Tavernier en su trabajo: sé tú mismo) Su inesperada nominación al Óscar asombró a todos, primero a él mismo, y más sorpresivo fue que la Academia se acordase de una película europea protagonizada por un músico y encima de jazz, y que había estado durante su estancia en diversos países de Europa prácticamente defenestrado para la memoria incluso del aficionado al jazz americano. Imaginamos a Dexter muy tranquilo, sabiendo que poco podía hacer en un terreno que no era “el suyo”: nada menos que Paul Newman esperaba butaca con butaca a recibir ese año la preciada estatuilla.


La película misma se contagia del espíritu de la improvisación propio del jazz, al no respetar de manera estricta el montaje cabal que puede esperarse. Así se suceden las escenas como si de pequeños tramos recortados se tratara (realizados esos cortes casi bruscamente se diría), pequeños fragmentos que, armonizados dentro de un conjunto, adquieren su verdadera dimensión lógica Un método que en realidad podemos observar en buena parte de la filmografía de Tavernier, desde sus comienzos hasta la actualidad, prueba de su más que contrastada inclinación por el jazz en la conexión con su cine.
[Leer más +]
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil