arrow

Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016)

Sinopsis
Kubo vive tranquilamente en un pequeño y normal pueblo hasta que un espíritu del pasado vuelve su vida patas arriba, al reavivar una venganza. Esto causa en Kubo multitud de malos tragos al verse perseguido por dioses y monstruos. Si de verdad Kubo quiere sobrevivir, antes debe localizar una armadura mágica que una vez fue vestida por su padre, un legendario guerrero samurái. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Kubo and the Two Strings
Duración
101 min.
Estreno
26 de agosto de 2016
Guion
Marc Haimes, Chris Butler (Historia: Shannon Tindle, Marc Haimes)
Música
Dario Marianelli
Fotografía
Animation, Frank Passingham
Productora
Laika Entertainment
Género
Animación Fantástico Aventuras Stop Motion Japón feudal Cine familiar Samuráis Espada y brujería 3-D
Grupos  Novedad
Laika
8
No es magia; es talento
Hablar del estudio de animación Laika es hacerlo de uno de los más libres y personales que se encuentran a día de hoy produciendo cine en el seno de Hollywood, y con sólo cuatro películas han conseguido no sólo labrarse un nombre sino abrir nuevas vías en un medio que cada vez se encuentra en mejor forma a nivel comercial sin que esto encuentre réplica en lo cualitativo. En un año en el que las franquicias numeradas no han dado precisamente lo mejor de sí y cuando incluso Pixar ha flaqueado con su "Buscando a Dory" (aún habiendo entregado un trabajo digno, pero falto de imaginación) han tenido que llegar los responsables de "Coraline" a dar un puñetazo sobre la mesa y demostrar que aún tienen aquello que hace falta para perdurar: una visión, un objetivo y sobre todo, el talento para llevarlo a cabo de la mejor forma posible.

De base, "Kubo y las dos cuerdas mágicas" es la sencilla historia de un pequeño niño cuyo pasado le persigue sin que él siquiera lo sepa, abriendo la caja de Pandora en el momento menos adecuado y dando así inicio a un viaje que se muestra como físico pero que en el fondo se entiende iniciático, de la niñez a la edad adulta, sin peajes de por medio. Kubo enfrentará varios peligros contando con la ayuda de ciertos personajes pero su mayor desafío será sobreponerse al gran mal del cine de Laika: un tercer acto desvalanzado, sin la misma fuerza expresiva que el resto de su metraje, abandonando lo que hacía especial al film para abrazar de lleno los mecanismos más convencionales de este cine. Y es una pena porque la historia se construye sobre el clasicismo, y es capaz levantar metáforas e ideas visuales fascinantes hasta que llega la hora de la verdad y deciden pulsar el botón del modo pánico; no vaya a ser que quede la cosa agridulce y los peques se queden con mal sabor de boca.

Afortunadamente, creo que "Kubo" es una película que puede sobrevivir a ese bajón en su último acto porque en todo lo demás es un verdadero prodigio, desde ese maravilloso prólogo que por emoción y capacidad expresiva no tiene mucho que envidiar al Pixar más inspirado ("Toy Story 3", "Up") hasta el punto de acercarse a esa sensibilidad asiática tan propia de Miyazaki o Hosoda, pasando por algunos momentos de verdadero éxtasis en lo puramente estético. Cuando vi "Los Boxtrolls", me lamenté de un guión plano pero aplaudí su fascinante apuesta estética. "Kubo" está al mismo nivel o incluso por encima y eso es mucho decir, pues es incuestionablemente uno de los films en stop-motion más hermosos que se han filmado Y para poner nombre y apellido al "culpable" de que esto sea así, hay que citar a Frank Passingham, un director de fotografía veterano en Aardman que trabajó en films como "Chicken Run" o "¡Piratas!".

En resumen, "Kubo y las dos cuerdas mágicas" es una película magnífica a la que se le puede poner algún pero en su tramo final pero esto sucede, sobre todo, porque lo anterior había sido tan bueno, sorteando incluso algunas trampas habituales, que en comparación palidece un poco. Pero su nivel general es tan alto en lo narrativo y sobre todo lo técnico que se me ocurren pocas razones para no recomendársela a cualquier persona interesada en un cine capaz de contar buenas historias sin necesidad de sobrecargarlas con elementos innecesarios; y eso, ya sea en animación o fuera de ella.
[Leer más +]
60 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Crítica de "Kubo y las dos cuerdas mágicas"
-Entre Kurosawa, Miyazaki y Méliès. "Kubo" es un entretenimiento brillante y de factura extraordinaria, pero con una historia que no está a la altura. Podría haber sido una obra maestra, se queda en un esfuerzo increíble.
-Travis Knight se pasa a la dirección de lo último de Laika. La forma y el concepto se retroalimentan en cierto modo, pero su alma no me cautiva como el de trabajos anteriores. Hay curiosidad, mimo, pero no magia.

Travis Knight es un animador del estudio Laika. Ha sido parte fundamental en la creación de los mundos de "Coraline", "Norman" y "Los Boxtrolls". Ahora se ha convertido también en director, para narrar una aventura fantástica totalmente imbuida por el espíritu del Japón Feudal y con un mensaje tan influido por Miyazaki como por Kurosawa. La historia de Kubo, un joven narrador de historias que tras un giro del destino deberá enfrentarse a todo tipo de criaturas en la búsqueda de una armadura mágica con la que vencer a las fuerzas del mal. Chris Butler y Marc Haimes escriben el guión para una historia de Shannon Tindle y el propio Haimes. Por último la deliciosa música corre a cargo del compositor ganador del Oscar, Dario Marianelli ("Atonement"). Un nuevo estreno del estudio Laika, en busca constante de nuevas historias e ideas y lejos de secuelas y repeticiones, es siempre una fecha obligatoria en el calendario de un amante de la animación. Por esa razón he ido al cine con ganas de descubrir un nuevo mundo en Stop-motion y alucinar con sus maravillas visuales y emocionales. Voy a contaros que ocurrió. Si vais a pestañear, hacedlo ahora.
Me ha defraudado mucho la primera película de Travis Knight como director. Lo último de Laika es una aventura muy entretenida para niños y mayores, pero sin el calado emocional, la madurez, ni la sencilla complejidad de obras anteriores. Tiene eso sí, su imaginario infinito, su capacidad de deslumbrar con cada hoja y cada gota en movimiento y una esencia mística con algo de melancolía, que nos acompaña toda la película. Los primeros minutos son muy interesantes. El punto de partida y la extraordinaria escena en la que Kubo cuenta la historia de su padre con sus papeles y la guitarra mágica, me mantienen entusiasmado y sorprendido. Pero cuando la aventura comienza, todo se vuelve esquemático, previsible y desaprovechado. Aunque el Stop-motion funcione como un elemento narrativo y dramático ingenioso, no hay mucho más que un apartado visual deslumbrante. Y hablo de una maravillosa dirección de arte, una animación soberbia, unos diseños imaginativos, etc. Sin embargo todo resulta desaprovechado y vacío al estar al servicio de un argumento de videojuego basado en jefes finales. Y el guión nos habitúa al recurso fácil, dejando personajes que entran por los ojos pero carecen de carisma o un desarrollo a la altura, diálogos planos y poco inspirados, así como resoluciones francamente simples. Las ideas y mensajes que van surgiendo con el transcurso de los minutos lo hacen con una pasmosa sutileza y al mismo tiempo una fuerza evidente. Aquí la película demuestra ser diferente a todo lo que el género entrega, y también nos lleva a reflexiones maduras que varían según la edad y el tipo de público.
Finalmente Laika y Travis Knight entregan una aventura entretenida, con un apartado visual maravilloso y algunas reflexiones fascinantes. No obstante su trama es de lo más lineal y previsible, las partes superficiales del guión (y algunas más profundas) dejan mucho que desear y en general todo me sabe a poco. Creo que todo podría ir más allá, como ocurrió con "Coraline"; y creo que las partes estructurales de la película son endebles y no permiten que los pequeñas virtudes lleguen a cautivarnos. "Kubo" es una apuesta muy interesante de la animación, tiene mucho que ofrecer y es diferente en un género en el que prima la reiteración. Pero he salido frío de la sala.
[Leer más +]
64 de 88 usuarios han encontrado esta crítica útil