arrow

Giulietta de los espíritus (1965)

Giulietta de los espíritus
Trailer
7,2
2.281
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Giulietta, que duda de la fidelidad y del amor de su marido, acude a reuniones espiritistas buscando consejo y esperando una señal que le muestre que su marido aún siente cariño por ella y que puede recuperarlo. Por casualidad, conoce a Susy, una perniciosa mujer que sólo vive para el amor y que está a punto de destrozar las ilusiones de Giulietta. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Giulietta degli spiriti
Duración
148 min.
Guion
Federico Fellini, Tullio Pinelli, Ennio Flaiano
Música
Nino Rota
Fotografía
Gianni Di Venanzo
Productora
Rizzoli Film
Género
Drama Drama psicológico
8
LA SANGRÍA, LA BEBIDA DEL OLVIDO
Entre medias de su obra cumbre dos años antes "Otto e mezzo" y la posterior e irregular "Satiricón", Fellini vuelve a sorprendernos, esta vez en color, su primera
y bendita paranoia en color, con una obra difícil de catalogar, pues aunque el maestro de Rímini sigue exponiéndonos sus inquietudes existenciales de manera tan personal y sublimemente artística, al mismo tiempo nos gotea con una sucesión de imágenes delicatessen y oníricas...

El miedo a afrontar la realidad por miedo a una situación distinta a la comodidad de lo ya
conocido..., los fantasmas del pasado que atormentan nuestras pusilánimes existencias con recuerdos mitad reales, mitad ficiticios...las pócimas para el olvido...el recurso espiritual como instigador de esos fantasmas y el recurso del psicoanálisis para ahuyentarlos...

Con una estupenda fotografía en color a cargo de Gianni Di Venanzo ("Otto e mezzo" y "Rufufu") y una correcta banda sonora a cargo del maestro Nino Rota con la participación especial de Eugene Walter para el corte final en "Go milk the Moon" y la ambientación
jazzisística en general, Fellini factura esta obra de ritmo y cadencia desigual, adquiriendo por momentos el carácter de un alubión de gags visuales y surrealistas que hacen que el espectador pierda comba de la trama, pues los fantasmas y espíritus que se le presentan a
la genial Giulietta Masina(esposa del director) forman parte de una vida en su apogeo sentimental más tensionado, llena de contradicciones y dudas existenciales...

Fellini falla esta vez a mi modo de ver en partes del planteamiento y sobre todo en la exposición de la obra, pues como piezas inconexas y difíciles de ensamblar y ubicar, la obra naufraga finalmente en su desarrollo narrativo, si bien quedarán para el recuerdo sus habituales exhibiciones de portento creativo e imágenes de una belleza plástica difícilmente comparables en la filmografía de cualquier otro autor de cualquier época...

La participación anecdótica del inclasificable y bien relacionado José Luis de Villalonga como José, el huésped español de su marido Giorgio, ensalzando los "valores" patrios (toros, sangría y demás tópicos sandungueros y pandereteros) me confirman en la puntuación final, pues a
fuerza de creativo a veces se pasa dos pueblos cayendo en la más profunda y burda pretenciosidad...

Auque sólo sea por deleitarnos con la plasticidad y creatividad original de las imágenes de su particular mundo onírico merece la pena su visionado. Cuando menos;

I N T E R E S A N T E.
[Leer más +]
35 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Entre fantasmas
A Fellini hay que acercarse con la predisposición adecuada para ser capaz de dejarse arrastrar por su extravagante caleidoscopio de sensaciones, de flashes, de exuberancia, de alborotos, de recuerdos, de fobias, de deseos primitivos que pugnan por aflorar, y todo ello en su peculiar estilo onírico y surrealista, en constante cambio, como esos cristales de colores que vemos a través de un tubo de cartón con un espejo, y que adquieren formas geométricas siempre distintas.
Fellini prioriza los estímulos sensoriales, los delirantes y recargados fondos, la observación, la mareante sucesión de toda clase de excéntricos personajes, los diálogos en los que se mezcla lo esotérico, lo poético, lo metafísico, lo ultraterrenal, lo enigmático y lo erótico en clara lucha contra el decoro y la sensatez externa que encubre la inseguridad interna.
“Giulietta de los espíritus” nos narra el gran conflicto interior de Giulietta, una mujer acomodada en su ordenada vida matrimonial. El personaje de Masina enternece con la viveza de sus ojos observadores, es testigo casi siempre silencioso y sufriente de su propio derrumbamiento y de las cosas extrañas y perturbadoras que suceden a su alrededor y en su propia mente. Nos sentimos pequeños junto con ella. Sentimos sus heridas. Su confusión. Sus pasos vacilantes y tambaleantes mientras trata de mantener una heroica sonrisa que no hace más que poner en evidencia su tierna fragilidad.
Nuestros ojos se humedecen con los suyos.
Una mujer que convive con sus propios fantasmas, que la persiguen desde su niñez, y que ve cómo todo en lo que fundamenta sus cimientos se viene abajo. Su matrimonio es una farsa, la infidelidad de su marido pesa sobre ella como una losa funeraria; se siente muy sola en su bonita y decente casa mientras el hombre al que ama se aleja; nota sobre sí la mirada severa de su hermosa madre, hacia la que no experimenta ese calor ni esa confianza que debería haber entre madre e hija; eclipsada siempre por la belleza de su madre y de sus hermanas, aunque ella es demasiado sencilla para darle demasiada importancia; rodeada de tentaciones, de vecinos alegres y promiscuos, de mujeres explosivas que derraman una sensualidad despampanante, de amigos con ideas peculiares… Buscando respuestas, dejándose llevar hacia videntes que la inquietan más aún confirmándole sus insatisfacciones personales, solicitando ayuda profesional para espiar las andanzas de su marido…
Giulietta se encuentra sumergida en una marea que intenta alejarla de las orillas, en la que todos sus espíritus interiores le hablan y se confunden con su inquieta imaginación.
[Leer más +]
26 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil