arrow

The Diary of a Teenage Girl (2015)

The Diary of a Teenage Girl
Trailer
6,3
4.149
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
San Francisco, años 70. Minnie Goetze es una chica de 15 años que aspira a ser artista de cómics. Con una insaciable curiosidad por el mundo que le rodea, es una adolescente bastante típica; el problema es que se acuesta con el novio de su madre. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Diary of a Teenage Girl
Duración
102 min.
Estreno
27 de noviembre de 2015
Guion
Marielle Heller (Novela: Phoebe Gloeckner)
Música
Nate Heller
Fotografía
Brandon Trost
Productora
Caviar Films / Cold Iron Pictures
Género
Drama Comedia Años 70 Adolescencia Familia Comedia dramática Cine independiente USA
7
El patito feo
Esta es la historia de un patito feo. No me refiero solo a la película en sí, que se centra en una adolescente en el punto de partida, la cual acaba de romper el cascarón y se siente perdida, fea e incomprendida. También es por su extraña carrera comercial al menos en España. Mientras hay películas que estrenan cientos de copias, la misma Sony, casi nada, decide estrenarla con nada más que media docena, de la manera más birriosa y casi de tapadillo, con escasa información y sobre todo sin promoción. Es un film independiente que distribuye Sony Classics, la sucursal de Sony que suele estrenar en USA la mayor parte del cine más célebre no hablado en inglés o bien producciones con interés cinematográfico creadas fuera del “mainstream”. Y es una pena, porque la película merecía correr mejor suerte comercial ya que se trata, al menos para mí, de una de las mejores de este año. No es una obra maestra, pero es un buen film arriesgado, honesto y con mucho encanto.
De entrada se ha dejado sin traducir su título, “The Diary of a Teenage Girl”, supongo con el fin de espantar cierto tipo de público que no se atrevería ni a intentar pronunciarla, los que, al traducirse, confundidos podrían entrar con sus hijas en familia como entrarían en "Días de vino y rosas” o “Pequeña Miss Sunshine”, porque el título es bonito y suena a cine comercial edulcorado. Nada más lejos de la realidad. Se ambienta en San Francisco, a mitad de la década de los setenta, en el ocaso de la estela hippie que impregnaba la ciudad y a parte de la cultura por aquel entonces vigente en el país, poco antes de una nueva era en la que irrumpiría la música disco, ente otros muchos cambios definitivos. Minnie convive con su madre, divorciada de su marido ahora con nueva pareja, y con su hermana pequeña, en un ambiente de relajada libertad. En su entorno no falta alcohol ni ningún tipo de drogas.
Su directora y también guionista, Marielle Heller, ha tenido el gran acierto de mirar todo esto con un punto de vista práctico, como si fuera el testimonio de una época, pero sin nunca emitir un juicio moral. No se enjuicia ni se adoctrina, tampoco hay apología de ello. Es un difícil equilibrio en el que pesa más el proceso de maduración, el paso personal de “de niña a mujer”, con interés por el sexo de forma desinhibida y la pasión por el mundo del cómic, al cual le gustaría dedicarse como dibujante, pero sin caer en arquetipos ni situaciones archiconocidas y que hubieran empobrecido su resultado.
Una vez más darles la enhorabuena a los profesionales más serios que hay por ahí por ese gran cásting, con unos actores y unas actrices, que no siendo conocidos o nada famositos, han apostado por todos, porque son estupendos, existiendo diferencia de edad pero ninguna a la hora de desenvolverse ante la cámara. Bel Powley es la protagonista absoluta en el papel de Minnie, demostrando, que a pesar de su juventud, tiene madera de la mejor actriz por ser versátil, sincera y con gran personalidad. Ya me gustaría, cosa bastante difícil, que tuvieran la honestidad de nominarla al Oscar por su notable trabajo, que pasará desapercibido para algunos, pero me alegro de que acabe de ser nominada a los Independent Spirit Awards.
Puede que en su parte negativa se note que es una adaptación literaria y que haya personajes, como el de la hermana de Minnie, que den la impresión de haberse quedarse algo colgados, sin tiempo a terminar de rematar, como que también que su estética a veces recuerde la corriente “in” de autores como Sofia Coppola, Spike Jonze o Charlie Kaufman. Pero Marielle Heller, al menos en esta ocasión, se revela como una autora mordaz, nada convencional y que sabe mirar con conocimiento lo que cuenta. Incluso ha cuidado detalle de ser fiel con la animación utilizada, que no tiene nada improvisada, y de saber utilizarla adecuadamente para ambientar “el viaje” según el tipo de droga que se tercia. Miedo me da ese sector reaccionario, al que antes aludíamos, cuando la vean, que serán los que emitirán los juicios más temerarios sin entrar en el análisis, si no que arremeterán contra ella por sus propios prejuicios. Es esa clase de público que tampoco espera al final de los créditos, y a los que les dedico el último plano (o dibujo) de los créditos finales. Por ejemplo, a la sesión que fui, en la que éramos cuatro gatos, nada más comenzar sus créditos finales, salía una pareja de quinceañeras, que comentaban en voz alta que no la habían entendido. A ellas también las incluyo en este mismo lote. Tampoco es apta para un público no formado mentalmente, aunque tengan la misma edad de la protagonista. Pero al fin y al cabo lo que importa es que el patito se acaba convirtiendo en un precioso cisne, y que en este caso, con el tiempo, se convertirá en un título más importante de lo que es ahora.
[Leer más +]
32 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
La lección de anatomía
"Ghost World", "La flor del mal", "Juno" e incluso la enloquecida y desastrosa "Nymphomaniac" nos mostraban a adolescentes femeninas activas y directas, lejos de esos infraseres descerebrados u objetos inocentes y algodonosos asediados, o simplemente pretendidos por garrulos e imbéciles, que suelen poblar la mayoría de la ficción que nos llega.
Esta película hace lo mismo. La chica adolescente es la protagonista. Tiene voz y voto. Ella cuenta y decide. Pide, exige y consigue. Sobre todo sexo. Mucho, todo el rato. Quizás demasiado, si eso fuera posible.
La premisa es interesante. Muy entretenida e inteligente. Provocadoramente frívola y juguetona.
El comienzo es bueno. Una narración desprejuiciada y desinhibida. Vemos a la chica con el novio de su madre. Probando, disfrutando. Es lista y está perdida. Con un padre ausente y una madre caótica. No tiene muchos referentes y los adultos que la deberían guiar están casi más desnortados que ella. A lo que hay que sumar el poder turbador de la San Francisco de los setenta, a contracorriente de la convención, más a favor del verano del amor y los paraísos artificiales.
Lo que sigue, menos. Una vez planteada la situación, la relación con el bello Skarsgard, se entra en un bucle cansino; en un dramatismo repetitivo y obvio. Se va cerrando el foco y casi todo se reduce a la exploración sexual de la chica. La historia se vuelve tediosa, demasiado evidente.
Sus otros intereses o relaciones, la pasión por el dibujo y las conversaciones con la hermana, la amiga y especialmente el padre son escenas escasas, famélicas, puramente superficiales.
Y ya en el final se atropellan las conclusiones y dramones, los golpes de pecho y trasformaciones, las moralejas, sentencias, lemas y otras modificaciones. Una prisa "ideológica" que contrasta con la anemia intelectual de buena parte de lo anterior.
La historia es la de siempre. La pérdida de la inocencia, el dificultoso y doloroso acceso a la madurez. De cómo una chica necesitada de cariño y atención solo cree posible encontrarlos mediante el sexo, utilizando "su poder femenino", su cuerpo juvenil como moneda de cambio en un mercado del que desconoce (casi) completamente las reglas del juego.
Y de cómo se va dando cuenta del funcionamiento del mundo, de la hipocresía de los mayores, de su estupidez y desvalimiento, de su debilidad y egoísmo, del valor real de las cosas, del juego del amor como peligroso terreno de caza mayor, donde es necesario hacerse fuerte para que lobos necios no te coman y se aprovechen de tu inexperiencia y candidez (en cierta manera, como falta de información más que como "buena intención").
[Leer más +]
28 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil