arrow

The Deep Blue Sea (2011)

The Deep Blue Sea
Trailer
5,8
4.408
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En la puritana sociedad londinense de los años 50, Hester Collyer (Rachel Weisz), la esposa de un juez del Tribunal Supremo Sir William Collyer (Simon Russell Beale), lleva una vida privilegiada. Pero todo cambia cuando, para asombro de todos, decide dejar a su marido para irse a vivir con Freddie Page (Tom Hiddleston), un joven y apuesto ex piloto de la RAF del que ha caído profundamente enamorada. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
The Deep Blue Sea
Duración
98 min.
Estreno
7 de septiembre de 2012
Guion
Terence Davies (Obra: Terence Rattigan)
Fotografía
Florian Hoffmeister
Productora
Coproducción Reino Unido-Estados Unidos; Film4 / UK Film Council / Lipsync Productions
Género
Romance Drama Drama romántico Años 50
7
El sinsentido del amor
Terence Davies no es uno de los cineastas británicos más conocidos pero goza de cierto prestigio entre la crítica y los festivales de cine. Sólo con sus tres primeros cortometrajes ya había demostrado mucho más que otros realizadores con varias películas pero si eso no era suficiente, se puso en el mapa definitivamente con su fantástica "Distant Voices, Still Lifes" (1988). Desde entonces ha realizado pocas películas pero todas ellas han estado centradas en la mirada al pasado para construir una narración entre lo clásico y lo moderno, desnudando las ciudades en las que éstan tenían lugar y convirtiéndolas en un personaje más. En "The Deep Blue Sea" recupera su mejor nivel aunque sin alcanzar a la citada película de 1988, conformando un hermoso y trágido drama romántico que nos educa sobre el sinsentido del amor.

Protagonizada por una radiante Rachel Weisz, la película nos cuenta la historia de una mujer bien situada, casada con un banquero, pero que de un día a otro se enamora de un joven ex-piloto (un irregular Tom Hiddleston) y decide irse con él. Su vida cambia radicalmente pero no le importa: el amor está por encima del confort. Weisz consigue que casi entendamos esa febril forma de actuar y entrega la que es su mejor interpretación en años, tras hacer el ridículo en películas absurdas como la flojísima "The Lovely Bones". Pero aquí también destacan muchas otras cosas, entre las que se encuentran su sobria fotografía, que se apoya muchísimo en un juego de luces basado en elementos naturales, sin artificios, como el uso de velas para iluminar zonas específicas y no todo el plano, y sobre todo, una dirección ajustadísima de Davies, que aún demuestra saber cómo mover la cámara. Para el recuerdo, instantes como el flashback del túnel y algunos planos largos que demuestran que la imagen, sin diálogos, puede transmitir tanto como la palabra. Recomendable aunque por su tono (no tanto parsimonioso como melancólico) no es para todo el mundo.
[Leer más +]
34 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Como humo que se desvanece...
Es muy difícil explicar la naturaleza del amor, y menos aun cuando cada cual tiene su propio concepto de algo tan profundo, complejo y subjetivo. ¿Es equilibrio, paz y tranquilidad? ¿Es una tormenta de la que no se puede escapar? ¿Es sacrificio? ¿Es riesgo? ¿Es altruísmo? Encontrar la respuesta a esa pregunta es una búsqueda que el ser humano persigue durante toda su vida, una respuesta única y personal que para algunos es dulce como una gota dorada de miel y para otros una realidad amarga como la hiel, pues el amor no es sinónimo de felicidad. La pregunta es, si el amor es como un profundo mar azul ¿Te dejarías arrastrar por la marea incluso si te inunda y te ahoga?

El notable director británico Terence Davies se pone tras la cámara para dirigir un drama romántico que escarba en la vida y los sentimientos de una mujer que lo abandona todo por amor, incluso a sí misma. Con una indudable precedencia teatral "The deep blue sea" es una historia asombrosamente profunda contada con la sutileza del batir de alas de una mariposa, narrada en un tono melancólico y elegantemente paciente, que quizás algunos confundiran con la parsimonia.

Hester es una mujer joven y hermosa que está casada con William Collyer, un rico y poderoso juez que le dobla la edad. ¿La ama? Sin duda alguna, pero para ella no es suficiente, se siente vacía. Hester conoce entonces a Freddie, del que se enamora con todo su ser. En medio de la amarga e hiriente monotonía que es su vida, Hester inicia una aventura a espaldas de su marido que finalmente él termina por descubrir. Abandonando el lujo y la comodidad al que estaba acostumbrada, Hester se va a vivir con Freddie a un apartamento alquilado. Hester ama tanto a Freddie que no le importa que éste no la quiera, siempre y cuando esté con ella. Pero la realidad no cambia ni desaparece por mucho que se cierren los ojos.

Aunque Terence Davies hable de la pasión humana en un lenguaje tan sobrio y comedido que roza la gelidez, se admira que busque reproducir el eco de los sonidos interiores, aquellos que a pesar de ser mudos retumban con más fuerza que un tañir de campanas.

Sus interpretaciones son profundas y poderosas, con una radiante Rachel Weisz que nos demuestra con creces que una imagen (suya) vale más que mil palabras. Sin exageraciones ni histrionismos, cada cual borda su papel con una elegancia y dignidad mas propia de una representación teatral. Su fotografía es sobria y adecuada para representar la Inglaterra de los años 50, dominada por luces mortecinas, un juego de colores y sombras basado en la naturalidad más dolorosamente nostálgica e hiriente.

"The deep blue sea" es una pequeña joya inglesa cuyo aire frío y parsimonioso no convencerá a todo el mundo.
[Leer más +]
25 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil