arrow

Los paraguas de Cherburgo (1964)

Los paraguas de Cherburgo
Trailer
7.4
4,871
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Geneviève es una joven que vive con su madre y le ayuda en la tienda de paraguas que tienen en Cherburgo. Está enamorada de Guy, un joven mecánico, con el que piensa casarse a pesar de la oposición de su madre, que considera a Geneviève demasiado joven y a Guy demasiado pobre. Para pagar una deuda, la madre se ve obligada a vender un collar a un rico joyero que se enamora de Geneviève desde el primer momento. Mientras tanto, Guy tendrá que ausentarse dos años para ir a Argelia a hacer el servicio militar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Les Parapluies de Cherbourg
Duración
88 min.
Guion
Jacques Demy
Música
Michel Legrand
Fotografía
Jean Rabier
Productora
Coproducción Francia-Alemania; Madeleine Films / Parc Film / Beta Film GmbH
Género
Musical Romance Drama Años 50 Melodrama Drama romántico Nouvelle vague
9
Je ne pourrai jamais vivre sans toi...
Jacques Demy rodaba en 1964 su tercer largometraje, “Los paraguas de Cherburgo”. Revolucionaria en su momento, constituyó un experimento que Demy catalogó de Cine-Música, sin ningún referente anterior ni posterior en la historia del cine. Con todos los diálogos -absolutamente todos- cantados, “Los paraguas de Cherburgo” es un film que se adentra en un terreno extremadamente resbaladizo. Transitando permanentemente por el filo de la navaja, y con el peligro de caer fácilmente en la más absoluta cursilería, milagrosamente no lo hizo. Historia de amor, de un intenso y fatalista romanticismo, con un esquema solo en apariencia clásico, sin embargo Demy la reconduce y explora con acierto temas como el del destino, de las historias truncadas, y de las segundas oportunidades, con un cierto atisbo para la esperanza, no exenta de amargura, por lo que pudo haber sido y que por circunstancias del destino no pudo ser.
Convertida en una película de culto y en una de las cumbres del cine romántico de todos los tiempos, vista hoy, permanece como una experiencia única capaz todavía de emocionarnos y de tocar las fibras más sensibles y profundas de nuestro corazón. Con una inteligente utilización dramática del tratamiento cromático del film, y una brillante partitura que pivota alrededor del bellísimo tema de amor de M. Legrand, “Los paraguas de Cherburgo” cuenta sin embargo con uno de los finales más duros, amargos y contundentes que uno recuerda haber visto en una pantalla de cine, amen de lanzar al estrellato a una jovencísima C. Deneuve, el resto ya es historia.


Francesc Chico Jaimejuan

Barcelona 30 de septiembre de 2005
[Leer más +]
81 de 89 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Fascinante ópera pop
Escrita y dirigida por Jacques Demy, rinde homenaje a los musicales de Stanley Donen y Vincente Minnelli y a la pintura sensual y de colores puros de Henri Matisse. Se rodó casi integramente en Cherburgo en el verano de 1963. Obtuvo 5 nominacios a los Oscar. Ganó la Palma de oro de Cannes, el premio Louis Delluc (actriz) y otros. Fue producida por Mag Bodard y se estrenó el 19-II-1996 (Francia).

La acción tiene lugar en la villa portuaria de Cherburgo entre noviembre de 1957 y junio de 1959, con un epílogo en la Nochebuena de 1963. Narra la historia de Genevieve Emery (Catherine Deneuve), de 16/17 años, soñadora y romántica, que se enamora de Guy Faucher (Nino Castelnuovo), de 20 años, mecánico, de carácter espontáneo, distraído y poco previsor. Ella trabaja en la tienda de paraguas de su madre, llamada "Les parapluies de Cherbourg", y él en un taller de reparación de coches. El romance se ve interrumpido cuando Guy es llamado a filas y destinado durante 24 meses a Argelia.

La película está pensada como un drama romántico musical, integramente cantado, que forma parte de las obras más genuinas de la Nouvelle Vague. Está realizada como una ópera pop, que incorpora los postulados estético del momento. Glosa cuatro ideas centrales: no todas las historias de la vida real tienen final feliz, el azar es importante y juega caprichosamente con las personas, los sueños de juventud son frágiles y el destino ofrece segundas oportunidades, mejores o peores que las primeras. Las palabras no bastan para expresar las emociones fuertes que depara la vida. Por ello es necesario recurrir a la música, el baile, el ensueño y la fantasía. La acción se desarrolla en un mundo mágico, irreal, artificioso y fascinante, puesto al servicio de la expresión de la realidad. Merecen atención espedial la escena inicial de un picado cenital sobre el empedrado del puerto de Cherburgo mientras la lluvia arrecia sobre los paraguas de colores diversos que se mueven en distintas direcciones dentro del cuadro escénico hasta que algunos se detienen en hilera para salvar el paso de una madre con un cochecito de bebé, la despedida en la estación del tren y la escena en la estación de servicio, amarga, triste y dolorosa.

La música contiene melodías que evocan la alegría de los enamorados y la melancolía de la separación. Sobre una textura jazzística, ofrece canciones memorables, como "Je t'attendrai" (motivo central del film) y "Je ne pouvrai jamais vivre sans toi", considerada por algunos una de las 50 canciones originales más destacadas del cine. La fotografía mueve la cámara con espectacularidad y se apoya en decorados de Bernard Evein, de gran fuerza visual y cromatismo irreal. El guión explica una historia romántica sencilla, de referencias cotidianas y provincianas. Usa numerosas elipsis, que elevan el tono del relato. La interpretación de Deneuve trasmite emoción y ternura. La dirección crea un mundo de ensueño, sincero y libre de sentimentalismos.
[Leer más +]
54 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil