arrow
Crítica de Miquel
Palma (Mallorca), España
8
Los paraguas de Cherburgo
Los paraguas de Cherburgo (1964)
  • 7.4
    4,895
  • Francia Jacques Demy
  • Catherine Deneuve, Anne Vernon, Nino Castelnuovo, Ellen Farner, ...

Fascinante ópera pop

54 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
Escrita y dirigida por Jacques Demy, rinde homenaje a los musicales de Stanley Donen y Vincente Minnelli y a la pintura sensual y de colores puros de Henri Matisse. Se rodó casi integramente en Cherburgo en el verano de 1963. Obtuvo 5 nominacios a los Oscar. Ganó la Palma de oro de Cannes, el premio Louis Delluc (actriz) y otros. Fue producida por Mag Bodard y se estrenó el 19-II-1996 (Francia).

La acción tiene lugar en la villa portuaria de Cherburgo entre noviembre de 1957 y junio de 1959, con un epílogo en la Nochebuena de 1963. Narra la historia de Genevieve Emery (Catherine Deneuve), de 16/17 años, soñadora y romántica, que se enamora de Guy Faucher (Nino Castelnuovo), de 20 años, mecánico, de carácter espontáneo, distraído y poco previsor. Ella trabaja en la tienda de paraguas de su madre, llamada "Les parapluies de Cherbourg", y él en un taller de reparación de coches. El romance se ve interrumpido cuando Guy es llamado a filas y destinado durante 24 meses a Argelia.

La película está pensada como un drama romántico musical, integramente cantado, que forma parte de las obras más genuinas de la Nouvelle Vague. Está realizada como una ópera pop, que incorpora los postulados estético del momento. Glosa cuatro ideas centrales: no todas las historias de la vida real tienen final feliz, el azar es importante y juega caprichosamente con las personas, los sueños de juventud son frágiles y el destino ofrece segundas oportunidades, mejores o peores que las primeras. Las palabras no bastan para expresar las emociones fuertes que depara la vida. Por ello es necesario recurrir a la música, el baile, el ensueño y la fantasía. La acción se desarrolla en un mundo mágico, irreal, artificioso y fascinante, puesto al servicio de la expresión de la realidad. Merecen atención espedial la escena inicial de un picado cenital sobre el empedrado del puerto de Cherburgo mientras la lluvia arrecia sobre los paraguas de colores diversos que se mueven en distintas direcciones dentro del cuadro escénico hasta que algunos se detienen en hilera para salvar el paso de una madre con un cochecito de bebé, la despedida en la estación del tren y la escena en la estación de servicio, amarga, triste y dolorosa.

La música contiene melodías que evocan la alegría de los enamorados y la melancolía de la separación. Sobre una textura jazzística, ofrece canciones memorables, como "Je t'attendrai" (motivo central del film) y "Je ne pouvrai jamais vivre sans toi", considerada por algunos una de las 50 canciones originales más destacadas del cine. La fotografía mueve la cámara con espectacularidad y se apoya en decorados de Bernard Evein, de gran fuerza visual y cromatismo irreal. El guión explica una historia romántica sencilla, de referencias cotidianas y provincianas. Usa numerosas elipsis, que elevan el tono del relato. La interpretación de Deneuve trasmite emoción y ternura. La dirección crea un mundo de ensueño, sincero y libre de sentimentalismos.

SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama.

¡Haz que tu opinión cuente valorando la crítica!
Ver más críticas del usuario Miquel
Ver más críticas de la película Los paraguas de Cherburgo