arrow

Recuerdos (1980)

Recuerdos
Trailer
6,9
4.304
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Sandy Bates, director de cine especializado en comedias, asiste a una revisión de su obra en un hotel de la costa. Mientras a su alrededor todo el mundo quiere conocerlo y colmarlo de halagos, Bates se refugia en su interior para repasar los instantes más significativos de su vida sentimental y encontrar un sentido a su vida dentro de un mundo que cada vez le resulta más extraño e inhóspito. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Stardust Memories
Duración
90 min.
Guion
Woody Allen
Música
Varios
Fotografía
Gordon Willis (B&W)
Productora
United Artists
Género
Drama Comedia Cine dentro del cine
8
El hombre que duda
Décimo largo realizado por Woody Allen. Escrito por él, se rueda en New Jersey (Ausbury Park, Belmar, Ocean Grove, etc.) con un presupuesto de 10 M dólares. Es nominado a un WGA (comedia escrita directamente para la pantalla). Producido por Robert Greenhut, se estrena el 26-IX-1980 (EEUU).

La acción tiene lugar en NY y alrededores en 1979. El realizador de cine Sandy Bates (Woody Allen) reflexiona sobre su obra, vida y relaciones. Producido tras "Interiores" (1978) y "Manhattan" (1979), es un film muy notable, poco conocido, que contiene referencias autobiográficas, un homenaje a Fellini y a su "8 y 1/2" (1963), apuntes autocríticos de la obra realizada hasta entonces y una respuesta velada y jocosa a las críticas recibidas ("Interiores").

La película es uno de los primeros trabajos serios del autor. Combina elementos de comedia y drama, que envuelve en un contexto de humor, con trazos de crítica social, confesión personal (medicación de litio) e introspección. Demuestra su afición al cine con citas entusiastas ("Ladrón de bicicletas", De Sica, 1948), guiños de simpatía ("Los viajes de Sullivan", P. Sturges, 1941), profesión de admiración (Fellini) y simples referencias ("Los crimenes del museo de cera", De Toth, 1953). Cita a realizadores (Orson Welles), actores (Vincent Price) y cómicos (Bob Hope, Laurel y Hardy, Hermanos Marx). Menciona grandes nombres del teatro (Shakespeare), novela (Proust), pensamiento (Schopenhauer) y música (Beethoven y Bach). En la decoración de los escenarios incluye esculturas del artista pop George Segal y pinturas de Max Cole. Aparece la figura del mago, que retoma en obras posteriores ("Scoop", 2006). Expone una visión pesimista del género humano, que subraya con una estremecedora ampliación de la instantánea de una ejecución sumaria en Vietnam. Asume, además, una concepción pesimista del Universo, sometido a una degradación continuada que provocará su desaparición.

La música, dirigida por W. Allen, aporta una banda vibrante y variada que incorpora 3 composiciones para piano de Dick Hyman ("Easy Love", etc.), fragmentos de jazz e interpretaciones memorables de grandes figuras ( "Stardust" de Louis Armstrong, "Moonlight Serenade" de Glenn Miller y "If Dreams Come True" de Chick Webb). La fotografía, de Gordon Willis, en B/N como la de "8 y 1/2", proyecta sombras en la pared (secretaria), crea composiciones surrealistas (paraíso del jazz, elefante en la playa), realza los números de magia, incorpora sueños (su propia muerte), marca contrastes inquietantes (gaviotas/basurero) y ofrece secuencias dedicadas a Fellini (interior del vagón). Las interpretaciones de Charlotte Rampling, Jessica Harper y Marie-Christine Barrault son loables. Debuta en un pequeño papel Sharon Stone (vagón de los ricos).
[Leer más +]
45 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
I-M-P-R-E-S-C-I-N-D-I-B-L-E
Probablemente esta película, tan magnífica como olvidada, sea una de las comedias más melancólicas, dramáticas, personales e introspectivas de toda la carrera de woody allen.

En ella se narra la vida de Sandy Bates, un director de cine cansado de hacer películas cómicas, que aunque gustan a todos sus seguidores, no le llenan. (Como dice el en una escena de la película "I don't feel funny"). Tras acudir a recoger un premio a un certamen donde se expondrán sus films, se reencuentra con su infancia, sus temores más profundos y sus fracasos sentimentales.

Rodada en blanco y negro, contiene alguna secuencia que en lo onírico homenajea (no muy sutilmente, todo hay que decirlo) a la gran 8 1/2 de Federico Fellini.


I-M-P-R-E-S-C-I-N-D-I-B-L-E

Un Saludo
[Leer más +]
23 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil