arrow

Depredador 2 (1990)

Depredador 2
Trailer
5,0
14.014
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un grupo de policías de Los Angeles se enfrenta a un misterioso asesino que descuartiza a sus víctimas con un salvajismo inusitado. Pronto, el jefe del grupo, el capitán Harrigan, descubrirá que su enemigo es un alienígena llegado a la Tierra con el único propósito de practicar la caza. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Predator 2
Duración
108 min.
Guion
John Thomas, Jim Thomas
Música
Alan Silvestri
Fotografía
Peter Levy
Productora
20th Century Fox
Género
Ciencia ficción Fantástico Acción Extraterrestres Secuela
Grupos  Novedad
Depredador
7
Cuando el cine comercial nos mimaba...
La primera "Depredador", pensada inicialmente para la serie B, consiguió elevar su categoría a película mainstream, y el resultado fue redondo, cada pieza funcionando como un reloj. Con una premisa tan "pulp" como "alienígena visita planeta Tierra para irse de caza mayor: boinas verdes, medalla de oro: Arnold Schwarzenegger" la película se ha convertido en un clásico imprescindible del cine comercial y de entretenimiento del bueno, prueba de ello son las miles de veces que la pasaron en la tele durante 20 años en horarios privilegiados, era una apuesta segura.

"Depredador 2" es de 1990, aquel año indefinido entre los 80 y los 90, imposible de apuntársela a ninguna década, pertenece por igual a ambas; lo mismo le pasaría a Desafío Total. Las secuelas por aquel entonces buscaban diferenciarse lo más posible de la original, vease Aliens, Terminator 2, Batman Vuelve, Parque Jurásico 2, etc. Lo peor que podían decir de una secuela es que era igual que la primera, no como estos tiempos de secuelas tipo Hellboy, Spiderman, X-Men, Piratas del Caribe, etc. en que cualquiera diría que cada secuela se parece más a la anterior.

Por eso "Depredador 2" apostó por la vuelta de tuerca, llevar a nuestro cazador interestelar favorito de la jungla a las calles de una megaurbe. Pero claro, había que exagerar un poquito el panorama, ya que el morbo era llevarle a una ciudad de EEUU, y no a Rio de Janeiro, Tijuana o Medellín. Así es que se apostó por un futuro cercano (1997) en que la ciudad de Los Ángeles es una olla a presión de crimen, violencia, batallas campales en las calles y señores de la droga.

Perdemos a Schwarzenegger como el trofeo estrella a cambio de Danny Glover (sin el bigote de Arma Letal), no tiene la fuerza y presencia de Arnold, le falta carisma sin duda, pero queda más a juego con el nuevo entorno urbano, es parte de la diferenciación respecto de la primera, para lo bueno y para lo malo.

Por supuesto de la mano del "diferente" iba el "más", una secuela no sólo tenía que ser diferente, también tenía que ofrecer más cantidad de lo que fuera. "Depredador" fue una película violenta, con unos breves pero impactantes momentos de cuerpos despellejados y colgados cual patas de jamón. Por esa fidelidad al "más" podemos decir que "Depredador 2" es una de las películas comerciales más violentas que se han hecho jamás, de hecho yo diría que es un punto de inflexión en ese sentido, los 80 supusieron una gradación creciente de violencia explícita en el cine comercial mientras que los 90 fueron totalmente cuesta abajo, cada vez menos violencia explícita, más patadas y disparos eso sí, pero poca o ninguna gota de sangre.
[Leer más +]
75 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Ejemplos que confirman la regla
Tras el éxito comprensible de su antecesora "Depredador" de John McTiernan, la historia ahora se traslada a la ciudad de los Ángeles, donde el caos y la anarquía reinan a sus anchas en los barrios mas desamparados y peligrosos. Un perro viejo de la industria, Danny Glover, se encargará de desenmascarar una serie de brutales asesinatos que asolan la zona.

Perdido el factor sorpresa de la primera entrega, era necesario introducir alguna mejora, ya sea en profundizar en el origen del depredador, en las nuevas armas de combate de éste, aumentar la tensión en cada aparición fugaz...
Pero el mediocre Stephen Hopkins (Pesadilla en Elm Street 5, Volar por los aires...) no es capaz de imprimir la intensidad dramática que trasciende las barreras del mero espectáculo como lo hizo el señor McTiernan.
Recuerden sino aquella: la cacería del depredador deshaciéndose de ellos uno por uno; los nervios a flor de piel cuando Arnold se arrastraba sobre las hojas muertas del suelo y el predator le perseguía con sus cuchillas preparadas...
Ésto se hecha bastante en falta en la secuela.
Las armas son mas sofisticadas, su inteligencia ha evolucionado, pero la mala costumbre de Hopkins de situar la acción de noche o en habitaciones oscuras, junto con la pérdida de escenas explícitas, hacen que la utilidad de esta secuela quede reducida a la irrefrenable curiosidad de saber el origen del Depredador. Y se nos explica, todo sea dicho, de una forma un tanto superficial, que no nos aclara mucho nuestras preguntas, aunque nos da respuestas a otras.
Siempre se suele decir popularmente: "Segundas partes nunca fueron buenas".
Aunque intentara sostener una sofisma a favor de un personaje tan interesante, el vacío que deja McTiernan en la dirección y que no suple como debería Hopkins, el acercamiento tan nimio hacia el ser espacial, y la impresión sensorial de haber disfrutado mas con la original, hacen que éste sea uno de los ejemplos que confirman esa frase común.
[Leer más +]
46 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil