arrow

Appaloosa (2008)

Appaloosa
Trailer
6,2
17.146
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En 1882, en Nuevo México, el sheriff Virgil Cole (Ed Harris) y su socio Everett Hitch (Viggo Mortensen) reciben el encargo de pacificar Appaloosa, una ciudad sin ley que vive de las minas y que está dominada por Randall Bragg (Jeremy Irons), un despiadado y poderoso ranchero. Pero la llegada de Allison French (Renée Zellweger), una atractiva viuda, amenaza con destruir la larga amistad entre Virgil y Everett. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Appaloosa
Duración
107 min.
Estreno
21 de noviembre de 2008
Guion
Ed Harris, Robert Knott (Novela: Robert B. Parker)
Música
Jeff Beal
Fotografía
Dean Semler
Productora
Warner Bros. Pictures / New Line Cinema / Groundswell Productions
Género
Western Drama Amistad
9
"Hace mucho tiempo que nos conocemos..."
¿Cual es la palabra que estoy buscando, cual...? La palabra que estoy buscando es brillante.

Ed Harris recupera la compostura del género de géneros huyendo del nuevo western, obtuso y a menudo sobrevalorado, y aunque no dogmatiza resuelve instintivamente los hechos que aquí acontecen, aportando su grano de arena que en algunos instantes se asemeja a un peñón. Por tanto, sería un error hablar aquí de más de lo mismo. Los personajes, dibujados secamente, vibran con sus acciones y no son la comparsa de ningún guión. Son vitales, están vivos y trasladan fácilmente al espectador sus emociones. Por otro lado, el tratamiento de los giros y la consecución de éstos agranda más si cabe los minutos pasados delante de la gran pantalla. Los guiños (que los hay) ni molestan ni sobran y Appaloosa por sí misma nos relata una bella historia en la que todos los ¿"tópicos"? del cine de vaqueros cobran una vida distinta, refrescante, embriagadora... narrando en imágenes una fuerza y una vitalidad de la que disfruta por todos y cada uno de los que se han embarcado en este viaje se han obstinado en otorgarle. Ya durante el primer minuto de la película el cine se quedó mudo, y conseguirlo filmando un western en el 2008 sigue siendo una genialidad.

La química entre Viggo Mortensen y Ed Harris es absoluta. Lo ayuda la inteligente habilidad del director para compartir un único plano con su amigo durante la mayor parte de la obra. Miradas infinitas llenas de calor. Renée Zellweger encarna la frescura y lo voluble, contrastando de manera abierta y sin disimulos con la torpeza y el rigor de sus acompañantes. Cuando un western no pierde la identidad y además añade con habilidad trazas de suspense y humor... te hace disfrutar. Y cuando el malo es un cínico y se llama Jeremy Irons nada de lo que pueda ocurrir te importará porque estarás servido por ambos bandos.

Los duelos, los amaneceres, las sillas, los sombreros (benditos sombreros), los indios, el final... son obra y gracia del señor Ed Harris, un hombre con la inteligencia suficiente para no estafar al espectador y no defraudar a los que nos lo pasamos pipa cuando el western se viste de lo que realmente es, es decir, de un espectáculo llamado Cine. Argumentar sobre tópicos en esta película es ignorar los caminos que antes que Ed, tomaron muchas celebridades para aupar este género al más alto rango cinematográfico. No se la pierdan; sus diálogos, su ritmo y su pasión merecen mucho la pena. Palabra de honor.

...sí western, hace mucho tiempo que nos conocemos, y hoy has saldado la cuenta que tenías pendiente. Gracias.
[Leer más +]
123 de 157 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Con un par.
Con un par de disparos. Así es como se resolvían las cosas en el viejo oeste. Disparos secos y raudos, secundados por tipos que no dudaban ni un segundo en desenfundar, si era menester. Y aunque "Appaloosa" nos cuente la historia de un tipo con principios, uno de esos sujeto a sus propias leyes, y sólo preparado para desenfundar cuando fuese necesario, también logra transportarnos a ese oeste rudo, intenso, bucólico. Ese oeste donde los tiroteos se sucedían con una rapidez inaudita, en los que no había cuartel, y todo se desenvolvía con agilidad, pero con la aspereza de un terreno tan árido como las mismas miradas y los propios gestos de los que empuñaban las armas, y tiraban a dar, las veces que fuese necesario. Un tiro, otro, otro y otro más. Y punto a parte.

Con un par de cojones, como Ed Harris, en su "Appaloosa", como un tipo que tiene los suficientes redaños para iniciar un western con ese cauce cómico, para otorgarle otro peso, otro cariz, y sonsacar la sonrisa del espectador más cauto para, acto seguido, continuar con esa relación tan sana, tan entrañable, continuar con ese personaje secundario (Zellweger) que, en otra situación habría resultado un estorbo, y aquí sirve para madurar una obra, para que sus protagonistas empuñen diálogos firmes y sorprendentes sobre el paso de dos rudos tipos por temas como la soledad propia o el intransferible camino a tomar. Temas que muy pocos se habrían atrevido a, si quiera, insinuar.

Con un par de actorazos, como Ed, como Viggo. Uno que a su edad sigue estando en forma, y da veracidad, pulso y una templanza absolutamente portentosa a su caracterización, y lo logra sin apenas despeinarse, sin necesidad de radicalizaciones de ningún tipo. Otro que ha salido a la palestra tras años y años de anonimato, de secundarios que eran como granos de arena minúsculos para construir un montículo que le ha llevado a estar entre los mejores, allí donde merece estar, y con serenidad y estilo nos da las guías para otro personaje leal, serio y honesto como pocos.
Y secundados por Jeremy Irons, por si fuera poco.


(Sigue en el Spoiler)
[Leer más +]
89 de 113 usuarios han encontrado esta crítica útil