arrow
Críticas de Txarly
Críticas ordenadas por:
Black Panther
Black Panther (2018)
  • 5,9
    22.387
  • Estados Unidos Ryan Coogler
  • Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong'o, Danai Gurira, ...
7
Hablaron The Mongers
Si es que da hasta gracia pasarse por las críticas mejor posicionadas de este buen film súper heroico. La mayoría desconocían de la existencia del personaje, primer súper héroe negro allá por principios de los 70, haciendo su debut en las páginas de Los 4 Fantásticos. Patada en la boca a DC, o como la llamaba Dios (Stan Lee), la Distinguida Competencia, quién únicamente ha conseguido en 80 años fabricar a dos héroes, Superman (el más fuerte) y Batman (el más rico), epítome de la ideología rancia y fascista de según Stan, su distinguida competencia. Por ello Pantera Negra fue una patada en su culo Trumpiano, y tardaron diez años en "fabricar" su primer héroe negro. Para entonces Marvel ya dibujaba al primer súper héroe homosexual (Estrella del Norte) y a su primera lesbiana (Dragón Lunar). Y este primer párrafo preliminar no es otra cosa que una pequeña lección comiquera para tanto rancio que sigue pensando que se han inventado al personaje, y coño, por la satisfacción que da que la hayan nominado a mejor película, le hayan dado 7 nominaciones y se haya levantado 3 Oscars. Zas en toda la boca!

Mucho me temo que la mayor parte de las valoraciones positivas a esas críticas analfabetas (sobre Marvel) obedecen a un acto mecánico que sigue la máxima del... "si es una peli de súper héroes seguro que tienen razón, porque suelen ser una mierda, que me vi la del Daredevil de Ben Afleck..."

Pues no, esta es una película que puede disfrutar cualquier persona de 7 a 80 y que ignora lo que es el Universo Marvel. Una cinta de acción bien cimentada, con un guion bastante fiel al comic original y con unos actores, un vestuario, una fotografía y una banda sonora (hay un tío que decía que era una mierda, Oscar y Zas! en toda tu p... boca) de quitarse el sombrero. Si a ello le sumamos unas interpretaciones que no caen en la pose y el histrionismo de otras producciones súper heroicas y además nos congratulamos de la ausencia total de sentido del humor (gracias a Dios), obtenemos una gran película taquillera que hasta el más gafas reconoce que no le disgusta, que está bien elaborada. Salvo los nuevos monguers, aquellos que dan por hecho que lo irrelevante es malo.

Lástima que ya no me pase por aquí a escribir, hace una década convivía con gafapastas, me desyunaba a 3 todos los días. Ahora el perfil ha cambiado, milenials con tics de inmediatez que buscan el aplauso fácil escriban en una página de Cine o en una de cocina coreana, sin comprender ni lo uno ni la otra. En confianza, me quedo con los de antes.
[Leer más +]
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Juego de tronos (Serie de TV)
Juego de tronos (Serie de TV) (2011)
  • 8,6
    108.272
  • Estados Unidos David Benioff (Creator), D.B. Weiss (Creator), ...
  • Lena Headey, Peter Dinklage, Maisie Williams, Emilia Clarke, ...
10
Bendito Rey Joffrey
Sí, bendito sea. Una amiga me dijo una vez que lo peor que se podía ser en esta vida es tonto y mala persona. Y Joffrey lo clava. Si además añadimos la cobardía como notable rasgo de su personalidad, obtenemos por derecho al mejor personaje de Juego de Tronos, y probablemente, a uno de los mejores villanos que han poblado nuestras pantallas planas durante la última década. Al fin y al cabo, Ramsay Bolton no era más que un sustituto vacuo, el sucedáneo sin chispa que reflejaba, en mi opinión, los desesperados intentos de la productora ante la búsqueda de un relevo de garantías que cupiese en el podio de los más malotes de la serie. Y no funcionó, al menos conmigo. Yo echaba a Joffrey de menos. Cuando otorgas inteligencia a la maldad, la despojas de su inocencia. Se convierte en algo mecánico, planificado. ¿Un malvado inteligente? vaya novedad, ¿pero... y si es idiota? Eso lo cambia todo, porque funciona. Consigues odiarlo al instante. Un tonto con poder. ¿Les suena?

Jack Gleeson, actor que interpreta al rey Joffrey Baratheon, declaró a la prensa su alivio ante las negras perspectivas que le auguraban durante la cuarta temporada. Decía sentirse cansado e incómodo ante la multitud de improperios, insultos y lanzamientos varios que sufría en las calles de Cork, ciudad de su Irlanda natal. Joder, y me pregunto yo: ¿no es acaso la evidencia de lo cojonudo del personaje? ¿de su interpretación? Y si además añades ese rostro a lo Muñeco Diabólico de Poniente... ese Chucky de la Pradera... pues sí, le caen hostias como panes, lo cual me lleva a reflexionar sobre la globalización de la serie y la estupidez colectiva del ciudadano medio menos cultivado, incapaz de distinguir la realidad de la ficción, solidarizándome con un chico de 18 años cuyo único delito ha sido el de encarnar al mejor Rey de ficción para algunos de nosotros.

Recemos para que esta masificación en torno a la serie no culmine en su octava temporada con un giro a lo Disney, en el que la justicia prevalezca, los buenos se impongan, y el cansino Jon Nieve de los cojones asiente sus posaderas en un trono demasiado grande para un lila como él. Cersei Lannister, como dijo una amiga, la Angela Channing de la serie, y añadiría que la mejor intérprete actual, luce en el Trono de Hierro con mucho mayor porte y dignidad del que algunos pretenden asignar al bastardo de los Stark o a la reina dragón.

Si dependiese de mí, en el primer capítulo de la octava temporada me cargaría al puto enano, personaje cansino donde los haya y en el segundo a Jon Nieve y a Daenerys Targaryen. En el tercero resucitaría a Khal Drogo para que reinara en el Norte. En el cuarto el Rey de la Noche muere por una infección bajo la atenta mirada del nuevo Rey en el Norte mientras ríe en Alto Valyrio. Para el quinto Gusano Gris ya está asentado en el Trono de Hierro, llamado ahora de los sin verga, y como culmen de estos ocho años, en el último capítulo los pueblos del otro lado del mar se lanzan en masa a la conquista de Poniente, desde Invernalia a Dorne, masacrando a todos los personajes que hemos conocido salvo a uno, Gusano Gris, quien reinaría desde el Trono de los sin Verga. Lamentablemente no ocurrirá nada de esto, y tengo la sensación de que la última entrega servirá para contemplar un ejercicio de maniqueísmo elevado al cubo, y así contentar a las masas incultas que insultaban al Rey Joffrey mientras paseaba por su Cork natal.

Y sí, claro, yo también tengo mi lista de personajes favoritos:

1- El Rey Joffrey. Absoluto puto amo de Poniente. Creo que no hizo ninguna cosa decente en 32 capítulos. No hay nadie peor. Un 10.

2 - Arya Stark. La heroína juvenil de las novelas de Dumas, como atina con acierto mi compadre Servadac. Una mujer libre en el cuerpo de una niña. Refrescante.

3- Meñique. Con él empieza todo. Encarna la ambición desmedida y la inteligencia más cruel. Gana enteros a medida que las temporadas avanzan. Irrepetible.

4 - Oberyn Martell. Libertino, espadachín, follador incansable y hombre de honor, cualidades que forjan un protagonista único. Formidable.

5 - Sir Brown del Aguasnegras. Siempre toma ventaja de situaciones adversas. Matarife favorito de la serie y el único con sentido del humor.

6 - El Gorrión Supremo. De mendigo samaritano a máximo poder de Poniente. Nos recuerda la falsa autoridad y la crueldad más impune. Adorablemente destestable.

7 - Stannis Baratheon. El mejor sociópata de Poniente. Un tipo atribulado con el don del "efecto túnel". Nunca pierde su objetivo, nunca se rinde, nunca cede. Necesario.

8 - El Rey Tommen. Desencadena acontecimientos que lo superan. Es magnífico contemplar como esa carita adorable puede darte bien por el culo.Todos los países europeos han sufrido reyes similares. Adorable.

9 - Olenna Tyrell. Peso pesado de los Siete Reinos. La inteligencia al servicio del poder. Una de las mejores actrices de la saga junto a Cersei.

10 - Ned Stark. Vínculo invisible entre El señor de los anillos y Juego de Tronos. El tipo más honorable de Poniente hasta la temporada 7. Su recuerdo perdura. Imprescindible.

Mención especial a John Nieve. Peor personaje de la serie y peor estratega de Poniente, sin honor ni palabra. Cansino y tristón da una pereza infinita. Somete el Norte a una invasora extranjera porque según él, es lo que debe hacerse. Supongo que los que se opongan terminarán como siempre, con su cabeza en una pica. Meñique le salva el culo en la batalla de los bastardos pero le muestra nulo agradecimiento. En fin, si este gilipollas se sienta en el Trono de Hierro algún día, tan sólo los de su cuerda lo agradecerán.

Mención especial a Tyrion Lannister. Sí, el enano, el putero, el personaje más plasta y estúpido de toda la saga. Puta Globalización.

Un saludo.
[Leer más +]
59 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
Interstellar
Interstellar (2014)
  • 7,9
    92.530
  • Estados Unidos Christopher Nolan
  • Matthew McConaughey, Anne Hathaway, David Gyasi, Jessica Chastain, ...
8
Notable pérdida de tiempo
Uno, que es un simple aficionado a la física de partículas, y que ha llegado ya al convencimiento de la inmortalidad del espíritu humano a través del mediano entendimiento del átomo, he revisado este filme y no he podido evitar una media sonrisa al recordar la última final de GH Vip, que rompió al parecer todos los récords de audiencia. Me preguntaba cuántos paletos de la esfera de Tele 5 asiduos a ese tipo de formatos de telerealidad habrían visto esta peli. Indudablemente el esfuerzo intelectual de Nolan caerían en balde. En los USA todavía es peor que en Castilla La Mancha: Forjado a fuego, el precio de la Historia, Donald Trump, el programa de las Kardashian, Locos por los autos, Justin Beaver, Beyonce o el programa del Partido Republicano ya nos indican de sobra los tiempos en los que nos movemos. Y ojo, que para ser justo con Tele 5 coloco en el mismo saco la ideología de Pablo Casado que el cutre posicionamiento de contenidos de la cadena amiga. Cuando revisas una película como esta todo va en el mismo saco. Desde Facebook a Trump, de Tele 5 a Casado, de las Kardashian a Putin, de Instagram al LG5 o a un Barça-Madrid. Una puta mierda de mundo epiléptico de postureo y analfabeto que supongo que entendió esta película como un ejercicio de amor entre un padre y su hija.

Y por ello afirmo que el intento de Nolan de realizar un alegato cinematográfico que sirviera de faro para el entendimiento de nuestra aparente inmortalidad cayó en saco roto desde que lo pergeñara. La imbecilidad y la instantaneidad se han elevado exponencialmente durante los últimos cuatro años. Cuando los ciudadanos ya no son capaces de regar de sangre las calles luchando por un futuro mejor para ellos y para sus hijos, es indudable que la estulticia se ha adueñado en la época en la que más datos disponibles sobre cualquier materia ha tenido jamás el ser humano a su disposición. Y hábilmente dirigidos por los grupos de poder se han enfangado en direcciones como la superficialidad, el yo, la imagen y todo el espectro de lo superfluo y analfabeto: ¿a alguien le interesa verme hacer una paella en el monte con los colegas un domingo por la mañana después de un fiestón? Pues al parecer a millones de personas. La verdad es que 15 años atrás no contaba con este giro de guion. Una pena.

Y aunque la película me ha gustado el doble tras una revisión, creo que Nolan se equivoca al dirigir sus esfuerzos narrativos a una explicación del espacio-tiempo más o menos personal, e incluso a insinuar que es el átomo (la materia) y no Dios (¿el espíritu?) quien lleva el adn de la inmortalidad intrínseco en su comportamiento, desde el entrelazamiento cuántico a los universos paralelos o a la ecuación de Hawking sobre los agujeros negros. Ese derroche de energía es pasado por alto por el 95% de las personas a las que he consultado sobre este filme: "Uhau tío, se ve hasta lo que parece un agujero negro." O... "cuanto más lejos vas más envejeces..." y cosas por el estilo.

Hubiera quedado mejor con McConaughey embutido en un traje a lo Robocop, repartiendo estopa en algún mundo alien repleto de clones de Belén Esteban, Kiko Matamoros, las Kardashian y Mila Ximenez, ejecutando al instante a todos aquellos que se cruzaran en su camino blandiendo por bandera un "mentiendes" o un "yo voy de cara", y aún quedara tiempo para introducir su puño robótico en todos los ojales de los Jorge Javier Vázquez (soy actor y hago obras de teatro) que se encontrara por el camino. Y sí, de vez en cuando soltar socarronamente alguna ley de Newton o un teorema matemático mientras viola bucalmente al último expulsado de GH. No hubiera arreglado nada, pero al menos me hubiera reído algo. La peli? Un notable.
[Leer más +]
47 de 72 usuarios han encontrado esta crítica útil
Perdidos (Lost) (Serie de TV)
Perdidos (Lost) (Serie de TV) (2004)
  • 7,9
    110.780
  • Estados Unidos J.J. Abrams (Creator), Damon Lindelof (Creator), ...
  • Matthew Fox, Evangeline Lilly, Terry O'Quinn, Josh Holloway, ...
2
Idiotez absoluta escrita por publicistas
Por la mañana me pillo las chanclas, el desodorante y dos kilos de heroína y paso tranquilo la aduana en Barajas. Camino de Nicaragua y en pleno océano Atlántico, el avión se va a pique y nos estrellamos en una isla pequeña y deshabitada. En estado de shock voy dando órdenes aleatorias a los pasajeros que todavía no la han palmado; salvo a una gorda del ataque de un Tiranosaurius Rex, aso dos pollos al ast y después me pongo con una sesión de pilates en la orilla de la playa.

Tras dos semanas en la isla ya le voy pillando el tranquillo. Cambio el jaco por dos latas grandes de bonito del norte. Aparece David Lynch y me reta a una partida de ajedrez. Tras introducirse una de las torres por el ano, tira las piezas de un manotazo y las cambia por conguitos. Me da jaque y se come seis. Veo un humo negro que va reptando por el suelo. Lo sigo y me lleva a una especie de bunker. Hay mucha gente fumando y no veo nada, así que decido salir. Un tío calvo y escocés me espera sentado sobre un tronco y pregunta si creo en Dios. Cuando voy a responder que sólo creo en Luis Arconada, aparece un velocirraptor y lo decapita de un bocado.

Un arquero mongol le lanza una flecha a una liebre. La compartimos. Se ha estrellado otro avión. La isla se llena de más gente rara. Más tarde descubrimos una estatua de poliespan de diez metros de Elvis sobre una enorme plasta de rinoceronte que señala al sur. Los pasajeros del otro vuelo que... y tal y tal... bla bla bla...

Esto es lo que ocurre cuando las series de televisión se dejan en manos de publicistas. Otros ejemplos que se han servido de Lost son Homeland, La Cúpula o Falling Skies. La fórmula consiste en vestir de seriedad un argumento disparatado, que la gente hable sobre ello y flipe a más no poder. Que los índices de audiencia nos respalden, y luego, luego... ¡qué coño! ¡somos los amos! ya terminaremos la serie cómo nos dé la gana. O que están todos muertos, o que la culpa de todo la tiene el de la coleta de Podemos. No importa el final, sólo el principio. Este es el fascinante mundo de personas sólamente capacitadas para contar una historia en 20 segundos, no en seis años. Y de ahí la catástrofe.
[Leer más +]
71 de 93 usuarios han encontrado esta crítica útil
El lobo de Wall Street
El lobo de Wall Street (2013)
  • 7,5
    94.534
  • Estados Unidos Martin Scorsese
  • Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Kyle Chandler, ...
10
Rayas y centellas
Un colega mío escribía acertadamente que tras verla en el cine volvió a casa con tal mono que había volcado el azucarero en la mesa de la cocina y había pillado a su mujer y la había... bueno, la había dejado dormir. En mi opinión, es la mejor peli de Scorsese desde La última tentación de Cristo y su afamado Goodfellas, época dorada de creatividad del director neoyorquino. Su musa se sale (quizá el mejor papel de Di Caprio hasta hoy), y los secundarios gordos, frikis, y enfarlopados hasta las cejas, dibujan un excelente y alocado vodevil cinematográfico. Es imposible que te caigan mal.

Y ahí reside una de las virtudes de la cinta, Di Caprio santificado como procer de una sociedad que ineludiblemente camina hacia ese final: el triunfo (dinero) fácil (sin esfuerzo). Lo sabemos y lo aceptamos, al menos durante las casi tres horas que dura la película. Luego ya es otro cantar, y uno se pregunta si sería capaz de estafar a trote y moche si estuviera en el lugar del italoamericano y tuviese la capacidad de lograrlo. Cuando uno mira la sociedad actual ve reflejado a Blesa, ex presidente de Bankia, un tipo con menos glamour que una aceituna y que con esa cara de gañán, sorprendentemente, ha arruinado a medio país llevándoselo crudo. Y al parecer quedará impune.

Todo tipo de reflexiones buyen después de ver está película, sobre todo la de que se puede ser así de miserable y triunfar en la vida, ya que nuestro héroe no termina solo y olvidado en un calabozo de Sing Sing, sino que continúa sus días realizando charlas por todo el mundo sobre "cómo triunfar", como si la estafa, el engaño, el robo y el atraco fueran sinónimos de trabajo honrado y eficaz. Y no me extraña, soportando como lo hacemos a políticos tipo Magdalena Álvarez, ex mimistra de fomento del gobierno socialista, de verbo fluído y analfabeto, que entre otras perlas nos dejó aquella de "el dinero público no es de nadie", y que ahora, imputada por el caso de los ERE cobra mayor relevancia si cabe.
Scorsese se disfraza de genio y nos manda un mensaje claro: os voy a hacer reír, aunque no os haga ni puta gracia. Y sin nadie fumando en la oficina.

Sobresaliente.
[Leer más +]
67 de 86 usuarios han encontrado esta crítica útil
Rush
Rush (2013)
  • 7,2
    34.969
  • Estados Unidos Ron Howard
  • Chris Hemsworth, Daniel Brühl, Alexandra Maria Lara, Olivia Wilde, ...
9
El tío con más pelotas de la Fórmula 1
Cinco son los momentos que tengo grabados a fuego en mi matrimonio con la Fórmula Uno. El primero de ellos se remonta al que trata esta película, y de cómo siendo un niño observaba atónito desde el salón de mi casa cómo a uno de mis súper héroes se le quemaba la cara, seguramente, y aún no lo sabía, a mi súper héroe favorito. La muerte del gran Gilles Villeneuve durante los entrenos en Bélgica fue el segundo recuerdo imborrable, y el tercero el no menos trágico accidente mortal de "maravilla" Senna, empotrándose contra el muro de Ímola a más de 300 km/h y dejándome "distraído" durante toda la semana siguiente. El cuarto instante que tengo grabado es la épica victoria de Olivier Panis en Mónaco, una de las mejores carreras de la Historia, siendo el quinto y último gran recuerdo de la F-1 contemplar flipando como durante la última carrera del mundial y durante la última vuelta en el circuito de Inter Lagos, un negro montado en un Mc Laren (una visión surrealista 30 años a) se aprovechaba de un diluvio universal que duró sólo esa vuelta, para remontar 28 segundos en apenas cinco mil metros y llevarse su primer Campeonato del Mundo. Lo nunca visto, digno de cualquier peli de superación de Disney.

Cinco como decía, son mis recuerdos favoritos, y tres (como los mosqueteros) mis pilotos. En mi niñez admiraba al gran Alan Jones, pero sobre todo, a la increíble parrilla que componía la Fórmula 1 de entonces: Mario Andretti, Michelle Alboreto, Nelson Piquet, Gilles Villeneuve, Andrea de Cesaris, Emerson Fittipaldi, Carlos Reuteman, Niki Lauda, James Hunt, Alain Prost o el mismo Alan Jones. Nunca ha habido una constelación de estrellas como entonces, tíos que se jugaban los huevos en cada trazada, y en el que tener el mejor coche no era sinónimo de victoria como lo es a día de hoy. Años más tarde, y como todo hijo de vecino, admiraba a Senna. Sus duelos con Prost conseguían que el galo nos cayese mal a todos, tal y como Hunt lograba con Lauda y que Howard plasma fenomenalmente en la película. Mi último héroe es asturiano. Su único defecto es no haber nacido en Zizurkil y apellidarse Alonsotegi, pero todo no se puede tener. "Magic" Alonso es una máquina de conducir y posee el carácter más parecido a Lauda de toda la parrilla actual.

Pero volvamos a Niki Lauda. Recuerdo en aquella lejana televisión en blanco y negro de la transición como el comentarista de turno ya nos lo pintaba como un tipo serio y hosco, rayando lo desagradable. A mí me caía bien, pensaba que alguien que tuviera nombre de camiseta no podía ser un mal tipo, y menos con ese aspecto de Fantasma de la Ópera que se le había quedado. La pena y la admiración se mezclaban en lo que sentía sobre aquel piloto, y aún así, mi favorito seguía siendo Jones.

La caracterización y las interpretaciones de los dos personajes es perfecta. Sus diálogos, las miradas que se entrecruzan, ese rollo macho-alfa-teparto-lasputaspiernas-nenaza, mola un montón. La rehabilitación de Lauda con esofaguitis doble incluída te deja la piel de gallina. Los huevos que le echa el tío para volver a la pista a partirle la cara a Hunt, la inoportuna pregunta de aquel periodista y el encuentro en el hangar son algunos de los momentos memorables que atesora Rush, la película perfecta para todos a los que nos gusta conducir a más de 45 Km/h, alejada infinitum de estupideces protagonizadas por Cruise, Diesel y demás morralla motorizada.

Pues bien, 35 años después, Howard ha conseguido con esta gran película que rememore sentimientos que andaban escondidos dándome la perspectiva que me faltó en aquellos tiempos de mi niñez, y que afirme sin ningún tapujo que el piloto más grande de toda la Historia de la F-1 ha sido Niki Lauda. Su tercer campeonato del mundo, que ahora recuerdo mejor, fue apoteósico. Como lo es verle hoy por el paddock responder con esa anti flema británica que le caracteriza a cualquier pregunta incómoda sin cortarse un pelo, repartiendo a quien haga falta, Alonso incluído. Un grande del motor que consiguió en sus días que el díscolo Hunt fuese aún más piloto de lo que en realidad fue, y teniendo la gallardía de reconocer abiertamente que ha sido del único piloto que ha tenido envidia en su vida, lo que no es de extrañar contemplando las fotografías en las que salen juntos. Yo también la hubiera tenido.

Muy recomendable como parte indispensable de la historia deportiva del siglo XX y ejercicio práctico de cómo rodar "una de acción" sin caer en los clichés y estupideces del género.
[Leer más +]
111 de 124 usuarios han encontrado esta crítica útil
La ley del hampa
La ley del hampa (1927)
  • 7,2
    541
  • Estados Unidos Josef von Sternberg
  • George Bancroft, Evelyn Brent, Clive Brook, Fred Kohler, ...
7
Amistades y destinos
Notable película, La ley del hampa, que consiguió el primer Oscar a un guión original. Dos virtudes destacan en la película; la primera es la historia de amistad entre los dos protagonistas, la cual adquiere verdadero empaque en la manera de tratar el triángulo amoroso que se va formando con un tratamiento cuando menos elegante. La rectitud moral con la que se dota a los sentimientos que surgen entre el trío es uno de los grandes aciertos de la obra. La segunda el escenario claustrofóbico que Sternberg maneja con habilidad, mostrando los bajos fondos como un lugar sórdido, alternando de manera eficaz los claroscuros entre gigantescos bloques de cemento como sinónimo de angustia y soledad entre los altos rascacielos de la gran ciudad. El distinguido uso del montaje, de la música y de la luz, facilita al espectador la integración en la historia y consigue que 85 años después pueda disfrutar desde mi sofá de la que se afirma es la primera película sobre gangsters y que culminará un exitoso camino décadas después con filmes como El Padrino o Scarface.

Es posible que uno no pueda escapar de su destino, aunque es la manera de enfrentarlo lo que nos hace grandes o lo que nos hace extraños. Recomendable.
[Leer más +]
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gravity
Gravity (2013)
  • 6,9
    84.862
  • Estados Unidos Alfonso Cuarón
  • Sandra Bullock, George Clooney, Ed Harris
8
Ejercicio de trigonometría
Kubrick, que era un perfeccionista, amaría esta película si viviera. No voy a extenderme demasiado en machacar a los supuestos intelectuales a los que Cuarón ha dejado KO con este ejercicio visual. Elaboran teorías sobre la ausencia de argumento, que la película es plana, que si a los americanos les salvan los chinos, comparaciones aburdas con 2001 etc, etc... incapaces de comprender que un director pueda rodar una película con un compás y un cartabón. Debe joder que un tío tan insignificante como Cuarón te muestre cómo es exáctamente, y recalco exáctamente, un paseo espacial a 300 kms sobre Barbate.

Gravity trabaja ante el espectador como un espejo que refleja notablemente sus dos cualidades máximas: la perfección visual (geométrica) y la interacción subjetiva de la acción (con gafas 3D o sin ellas). Posee la noble y complicada condición de introducir al auditorio en la energía cinética que desata su cámara y los admirables efectos especiales no hacen sino custodiar fotograma a fotograma la idea básica sobre la que pivota esta película: "quiero mostraros cómo es el espacio y cómo ruedo yo un drama en él." No hay más que valorar sobre la obra en cuestión. Hay quien justifica que este tipo de Cine no le gusta porque lo suyo son los finales abiertos, los dobles mensajes, la moralina filosófica de primer nivel o Solaris en 3D.

El mensaje de esta película es obvio, y por supuesto no opta ni por ser la décima cuestión más importante en esta obra, y dice así: "No te rindas nunca, lucha por tu vida y que los sacrificios de los demás no sean en vano. Sé fuerte." No hay más. Oda súperlativa al "héroe" de siempre. Lo que les jode es que algo tan simple pueda llegar a ser tan bueno. Y ahí reside lo complicado.

Les recomiendo verla como un ejercicio de acción visual sin precedentes. Un juego de la Oca espacial en el que Sandra Bullock lanza los dados y avanza casillas para intentar llegar a la meta. Además goza del privilegio de lo didáctico, cualidad semi perdida en los tiempos del Cine actual salvo en obras "ejem" maestras como Primer.

Kubrick la hubiera gozado, como nosotros lo hicimos con sus monos y monolitos bastante tiempo ha. Para enmarcar la secuencia de los perros y los últimos 20 segundos de peli. En Gravitiy hay más Cine del que muchos quieren admitir. En esta página el único mensaje es que hay personas que saben disfrutar del gran Cine...

...y otras no.
[Leer más +]
88 de 121 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lobezno inmortal
Lobezno inmortal (2013)
  • 5,3
    32.118
  • Estados Unidos James Mangold
  • Hugh Jackman, Tao Okamoto, Rila Fukushima, Hiroyuki Sanada, ...
6
La escena sobre Nagasaki es una obra maestra
Una secuencia increíble que cualquier director de peso hubiera firmado pero que, ironías de la vida, descansará siempre entre las tramas y subtramas insulsas de este alocado pastiche mutante.

Brillante escena rodada impecablemente que justifica de sobra el dinero que de antemano ya sabes que te van a robar, lo que añade importancia a 30 segundos magníficos que demuestran casi 70 años después que Stalin fue buena gente, Mao un benefactor social y Pol Pot un amigo del pueblo.

Al lado de la escoria estadounidense, hasta el violador del ensanche parece un santo varón.

De visión obligatoria. Luego se puede salir (si se quiere) de la sala.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
El Hobbit: Un viaje inesperado
El Hobbit: Un viaje inesperado (2012)
  • 7,0
    81.804
  • Nueva Zelanda Peter Jackson
  • Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Ken Stott, ...
4
Menú + Siesta: 23,30 euros (IVA incluído)
Menú:

-Sopa de verduras y miso
-Pastel de mijo y calabaza
-Pasta con frutos del mar
-Tarta de queso vegana
-Un cañón

15 euros (IVA incluído)

Nota: calidad-precio un aprobado alto. Además me invitaron a la cerveza.

Siesta:

-Fila 12
-Butaca 2
-Pasillo

8,30 euros (IVA incluído)

Nota: calidad-precio, matrícula de honor. Jackson nunca me falla. Ésta es ya la cuarta vez.
[Leer más +]
54 de 106 usuarios han encontrado esta crítica útil
El fraude
El fraude (2012)
  • 5,8
    11.102
  • Estados Unidos Nicholas Jarecki
  • Richard Gere, Susan Sarandon, Tim Roth, Brit Marling, ...
8
La cumbre del buen gusto
Hace algún tiempo un honorable miembro de esta página que responde al ficticio pseudónimo de Gilbert, se sorprendía ante un comentario mío sobre Richard Gere. Defendía yo en aquellos días las virtudes de la cinta "Bailamos" de la que él era protagonista y sostenía que uno de los méritos de aquella película es que Richard Gere salía muy guapo. Lo verdaderamente increíble es que 7 años después, el tío se ha superado.

Si con cincuenta y pico tacos ya lo partía en Bailamos, lo cierto es que con 63 castañas recien cumplidas Don Richard está impresionante. Y lo digo sin ningún ánimo homosexual. Me limito a constatar un hecho. Un tipo con ese peinado de 200 dólares, ese cutis y esos trajes de 3.000, no puede ser una mala persona. En realidad la película es lo de menos, no hace falta subir al Everest o pisar la Luna para darse cuenta de nuestra insignificancia en relación al Cosmos. Con mirar a un tipo de 60 y pico que está más que estupendo, tu propio cerebro se replantea tu papel en este mundo, es decir, hay que cambiar de hábitos, de pareja, de coche o de condado, que lo demás es perder el tiempo. El fin es llegar a esa edad con ciertas garantías de plenitud, lo demás es irrelevante.

¿Y el personaje? Bueno, lo cierto es que lo hace magistralmente. Interpreta a uno de esos tíos que en un día tonto con un par de llamadas de móvil, tres o cuatro toques con el ratón y 9 hoyos de golf después, consigue que dentro de un año estés a 6.000 kms. de distancia durmiendo debajo de un puente porque te han echado del curro y no has podido con la hipoteca de la casa. Pues te jodes. Por anormal. Al menos te quedará el consuelo de haber sido desahuciado de por vida por un tipo como Richard, que tiene glamour, y no como, por ejemplo, el Botín del Santander, que al lado del neoyorquino fascina tanto como una canica al lado de la pirámide de Kefren.

Mención especial para el papel de Tim Roth. En realidad sólo iba a aparecer originalmente durante diez minutos en pantalla al comienzo de la peli, tomando unas cuantas notas y diciendo alguna frase palera de poli mentecato entre plano y plano, para luego no volver a salir y dedicarse a poner multas a alguna negra gorda en el East Village. Entonces la pregunta sería... ¿por qué coño insiste en perseguir a Richard si el tío no ha hecho nada? Pues por envidia señores. Pura y simple envidia. Nuestro ex reservoir dog también lleva traje y corbata, también intenta peinarse, y también lleva cutis, aunque inteligentemente lo cubre con una barba de color melaza. Pero seamos serios, no le queda igual. Y Tim lo sabe. Por tanto, el equipo de producción de la película tuvo que soportar una notable presión por parte del actor para aparecer más minutos en pantalla y dotar de más relevancia a un personaje tan segundón como insípido. Al final lo consiguió y ahí están los resultados, que cuando comparten secuencia Tim Roth está todo el rato tirándose pedos y eructando delante de Richard Gere. Ya sé que igual no se aprecia bien, pero es que hay que fijarse un poco, kontxo!!

Y así, cuando de repente te encuentres en un bar hablando sobre la peli y algún fontanero o estibador o entrenador de paddle te responda que a él también le queda igual de bien un traje de 3.000 dólares, si portas algún tipo de botellín en la mano derecha durante esos instantes, te sugiero que se lo partas en la cabeza y salgas después del garito con tranquilidad, recordando que tú no discutes con lunáticos.

En definitiva, película que destapa el culmen de la belleza masculina y que dejará un buen sabor de boca en tus retinas. O no. Y además es un padre estupendo. No se le puede pedir más.
[Leer más +]
41 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Abraham Lincoln: Cazador de vampiros
Abraham Lincoln: Cazador de vampiros (2012)
  • 4,2
    11.689
  • Estados Unidos Timur Bekmambetov
  • Benjamin Walker, Mary Elizabeth Winstead, Dominic Cooper, Rufus Sewell, ...
1
En España no hay cojones
Miguel de Unamuno: Traficante de opio en Salamanca
Isabel La Católica: Prostituta del Reino de Granada
Felipe González: Juez de linea
Francisco Franco: Piloto de pruebas
Gustavo Adolfo Becker: Fontanero en Orense
Pablo Picasso: Francotirador de Stalingrado
Esperanza Aguirre: Senadora por Bildu
Juan Sebastian Elcano: Chapero en Bilbao
Antonio Machado: Levantador de pesas
Agustina de Aragón: Descubridora del átomo
Fernando Alonso: Columnista de La Razón
Reina Sofía: en busca de un griego profundo
Hernan Cortes: Campeón mundial de ajedrez
Mariano Rajoy: Gobernante
Princesa Letizia: Presentadora de la ETB
Salvador Dali: Desaparecido en Combate 4
[Leer más +]
107 de 150 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bestias del sur salvaje
Bestias del sur salvaje (2012)
  • 6,5
    15.088
  • Estados Unidos Benh Zeitlin
  • Quvenzhané Wallis, Dwight Henry, Levy Easterly, Lowell Landes, ...
5
The Moñas Times
"En ocasiones toman forma películas milagrosas, realizadas por personas de las que nunca has oído hablar, con caras desconocidas y que te ciegan con su genio creativo. 'Beasts of the Southern Wild' es una de las mejores películas del año (...) Puntuación: **** (sobre 4)" (Roger Ebert: Chicago Sun-Times)
----------------------------------------
"'Beasts of the Southern Wild' es un cambio innovador que te emociona de nuevo por el cine. La estrella Quvenzhané Wallis es una sorpresa total (...) Puntuación: **** (sobre 4)" (Peter Travers: Rolling Stone)
----------------------------------------
"Un film independiente excepcional (...) Una de las películas más sorprendentes que se hayan estrenado jamás en Sundance (...) una evocación poética de una forma de vida en peligro" (Todd McCarthy: The Hollywood Reporter)
----------------------------------------
"Las películas que mezclan magia y descarnado realismo casi nunca funcionan, pero Zeitlin, que ha realizado un prometedor debut en la dirección, lo logra con asombrosos resultados (...) Puntuación: **** (sobre 4)" (Lou Lumenick: New York Post)
----------------------------------------
"Un debut impresionante" (Peter Debruge: Variety)
----------------------------------------
"En los últimos tiempos cualquier novedad cinematográfica se convierte ad decretum en sublime para la crítica moderna. Los críticos a un paso de la estupidez más mortal. Una niña analfabeta que juega a ser Descartes consigue que no se hunda todavía más un proyecto tan escaso como estrafalario, cuya magia consiste en unos peluches gigantes mitad cerdo mitad toro (...) ***** (sobre 10)" (Txarly: Filmaffinity)
[Leer más +]
49 de 84 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los mercenarios 2
Los mercenarios 2 (2012)
  • 5,9
    21.163
  • Estados Unidos Simon West
  • Sylvester Stallone, Jason Statham, Dolph Lundgren, Randy Couture, ...
2
Tan mala como lo que parece
Me la han jugado. Cuando leí que Sly iba a cuidar los detalles de la segunda parte pensé en que iba a rodar algo similar a Sospechosos Habituales. Desgastada una más que aceptable primera parte, trabajar en lo mismo de nuevo para hacerlo peor es tomar el pelo al personal. Entendemos las carencias creativas en lo relativo al guión, pero para esta segunda parte su obligación era subir el listón, no mantenerlo, porque para escuchar al Chuache decir Yipi ka yei o aquí falta Rambo, y a Willis "ya voy yo, que tú ya has vuelto demasiadas veces", no se necesita ningún tipo de guión. Y la excusa cierta de la primera parte no es valida para esta segunda, que podría haber crecido en leyenda si alguno de los descerebrados que parieron esta idea con todos sus penosos diálogos de pabellón de parvulario, hubiesen dedicado al menos dos horas de su tiempo en contarnos algún tipo de trama más solvente que esta historia de mierda, en la que Europa sale retratada como los suburbios del distrito negro de Chicago (París inclusive), insulto, descuido o desconocimiento tan basto como la servilleta del Mc Donnals donde escribieron todo el jodido guión de esta desangelada y por momentos vergonzosa segunda parte.

Qué fácil hubiera sido disculparlos o habérmelo tomado con humor.

Imposible, eso ya lo hice con la primera.
[Leer más +]
42 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
Prometheus
Prometheus (2012)
  • 5,7
    64.678
  • Estados Unidos Ridley Scott
  • Noomi Rapace, Michael Fassbender, Charlize Theron, Idris Elba, ...
9
Si te gustó Alien pero no Prometheus, tranquilo, sólo sufres un severo retraso mental.
A día de hoy ya pocas cosas te sorprenden después de ver una película, y supongo que es ésa y no otra la cualidad máxima a la que aspira el Cine contemporáneo. La fabulosa The Artist sería el ejemplo más reciente, denostada por supuestos puristas de vaya usted a saber qué. Hoy he visto la misma película que hace treinta años. La misma!!! Lo cual obviamente no es un defecto, sino más bien una virtud.

¿Autohomenaje? ¿Precuela? ¿Secuela? ¿Alien VI? ¿Disentería? Quién sabe... o lo que es más oneroso... ¿qué cojones importa?

La película posee la misma fuerza narrativa que su antecesora, si bien visualmente y a pesar de los avances tecnológicos me decante por la antigua. No es un tema transcendente. Prometheus define a la perfección el significado de esencia, de alma, del trabajo bien hecho. Copiar lo incopiable y conseguirlo sólo está al alcance de unos cuantos.

Que copiar es gratuíto lo hemos escuchado en infinidad de ocasiones, y en muchas de ellas el resultado es muy inferior al original. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando tal máxima no se cumple? ¿Cuando te ríes de todo el mundo repitiendo lo que mejor sabes hacer? ¿Sodomizando ad aeternum a los empalmados seguidores de la película a lo Commando que rodara después el señor Cameron? ¿Dejando patente con esta película que tu idea, tu historia, tu película y tu trabajo superaban cualquier secuela posterior? Para eso hay que tenerlos bien puestos, porque lo normal, lo corriente, hubiera sido un resultado soso y taquillero. Y de ésos ya existe una escuela muy amplia.

Aquí a la peña le da por COMPARAR esta película con la anterior, llenándose la boca con paralelismos creados por su mente deficiente lanzando epítetos al señor Scott del tipo senil, fotografía videoclipera, cutrez narrativa y chorradas similares recogidas, I supose, del manual del perfecto imbécil que siempre descansa en la mesita de noche desde hace ya bastantes años, y que no se deja de repasar caiga quien caiga. Ser un lelo también ha de ser duro, digo yo.

La secuencia de la cesárea bien vale por Alien II, III y ochenta y ocho. Prometheus repite la esencia, no la película, que convirtió a la película de Sigourney Weaver en una cinta de culto. Y rodar dos veces la misma historia desde diferentes enfoques resultando un producto similar o igual al original, es digno de estudio. Ahora bien, recurrir a una excusa tan manida y putrefacta como la comparación para darle caña a algo que te supera es tan sólo un recurso de pobres o de miserables. Siempre he defendido que al Cine se va con la mente abierta o no se va. Es desperdiciar tu dinero sobre el ocio.

El que se queda con que sale una nave muy grande, un gigante muy malote, que los científicos son unos cutres aunque pisen otro planeta y se estén haciendo caquita, o que un señor de 35 años aparente 80 con el maquillaje de la srta. Peppins (se llama homenaje, no mal maquillaje) pero luego resulta que endosa los mismos dieces a las mismas películas casposas (e idénticas) de hace 5 o 6 décadas... amigos... si viviéramos en un mundo culto, sería condenado a trabajos forzados de por vida.

Es duro defender un producto que te parte la boca. Lo normal es buscarle defectos y hacerse el gracioso poniéndolo a parir. Aunque lo realmente penoso es suspenderla para en el primer, cuarto o tercer párrafo aclararnos a todos que a ti Alien en su día te gustó o es una de tus obras favoritas. Por eso tu libro de cabecera sigue adornando tu mesita de noche. Y luego está FA.

Purga, ya!!!
[Leer más +]
67 de 122 usuarios han encontrado esta crítica útil
El caballero oscuro: La leyenda renace
El caballero oscuro: La leyenda renace (2012)
  • 7,5
    95.252
  • Estados Unidos Christopher Nolan
  • Christian Bale, Anne Hathaway, Tom Hardy, Joseph Gordon-Levitt, ...
5
Tres horas de tostón espectacularmente realizadas
De todas las películas que sobre el hombre murciélago se han realizado, esta última, que se asemeja a un rompecabezas, es en la que se profundiza sobre la existencialidad del héroe. Y no compensa después de vista ni tanta expectación ni tanta gaita hasta el día de su estreno.

Batman, el héroe más pijo de los cómics (típico de DC), no aparece en su película. Aparece el Sr. Bane, un buen malote de ficción peor malote en el Cine, cuyas apariciones sirven para soltar discursos de pega y que no entiende ni cristo, con lo que gana un montón cuando está con la boquita cerrada.

El murciélago aparece en dos ocasiones, y en ambas es para filosofar con Bane. La supuesta crisis del señor Wayne se desdibuja durante las tres horas de película. Lo cierto es que te importa bien poco el sufrimiento del niño rico. Lo que vota la gente es que se pegue a los malos, como sí hizo en la segunda entrega contra el gran Joker, no que barra los suelos de Gotham con capas de desilusión y amargura que añaden de por sí bastante más tedio al producto pergeñado por Nolan.

Bastante plomiza, a años luz de la segunda entrega.
[Leer más +]
36 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sucedió una noche
Sucedió una noche (1934)
  • 7,9
    15.329
  • Estados Unidos Frank Capra
  • Clark Gable, Claudette Colbert, Walter Connolly, Roscoe Karns, ...
4
Lo increíble es que sucediera
Recuerdo una de esas fantásticas críticas de Sines_Crúpulos en la que concluía sentenciando respecto a un supuesto clásico... "¿eran tontos nuestros antepasados o qué?". Creo que le dedicaba el dardo a uno de aquellos grotescos films musicales protagonizados por Sinatra & cia sobre los que nadie entiende bien cómo 6 décadas después todavía le sobreviven "campesinos" que los consideran un clásico.

Sucedió una noche es el mismo parto de la misma pera. Los primeros abortos del sonoro debían convertirse en clásicos nadie sabe bien por qué. 80 años después de su estreno su defensa es simplemente ridícula así como su ataque un deber para con todos los futuros incautos que quizá se asomen por sus desfasados fotogramas con la ocurrencia de pasar un buen rato.

Amigos míos, las obras que no son atemporales, es decir, magistrales/universales, se las va cargando el tiempo sin piedad alguna, exceptúando claro está, al mínimo grupúsculo de enterados que se empeñan en defender obras como esta porque practican el ficticio corporativismo de pertenecer a una masa informe y desfasada que responde al nombre de "¿¿¿¿cultura????" mientras observan con cierto indisimulado orgullo el logotipo "Capra" en la carátula de su cd.

Antes de escribir esta crítica he estado recapacitando sobre el brillante comentario que a esta película le atiza el bueno de Leon Newman: "Algunos dirán que es una película tierna, deliciosa, encantadora, que ya no se hace cine como éste. Afortunadamente. Todos esos adjetivos suelen enmascarar el tedio, la decepción, el "me he aburrido como una ostra pero joder, es un clásico, hay que defenderlo."

Exacto.

Dicho esto y cinéndonos a lo extrictamente cinematográfico el tema de la obra ya indica un recorrido apasionante: "Basada en un argumento de la revista Cosmopolitan". Es decir, que ni el mismísimo Heidegger hubiese podido competir con tan magna obra. Hablar ya sobre la alucinante actuación de Claudette Colbert (quizá la peor de su carrera y por la que se llevó un Oscar) es ya presagiar la compra-venta de estatuillas de manos de las productoras que se mantiene ochenta años después consiguiendo a su pesar llevarnos hasta el presente y contextualizar admirablemente 78 años de atropellos defendidos por dos castas, la de los críticos a sueldo y la de los críticos de todo-gratis-pero-mira-lo-bien-que-escribo. O eso creen.

Mi más sincero desprecio y vómitos para los de siempre.

La película favorita de Chabeli Iglesias.

Y de Tamara Falcó.
[Leer más +]
27 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
Shame
Shame (2011)
  • 6,8
    37.321
  • Reino Unido Steve McQueen
  • Michael Fassbender, Carey Mulligan, James Badge Dale, Nicole Beharie, ...
4
Jugando a ser autor
No he podido evitar al verla una clara semejanza con Lost in translation. La soledad, la búsqueda, el conflicto... es decir, todo muy mascado ya, y si a eso le sumamos que este director anula la conexión médico-paciente, consigue que el feedback con el espectador no exista, ya que su falta de oficio al rodar distancia al espectador del héroe, cuando este santo varón pretendía lo contrario. Por tanto, ensalzar esta chusta dirigiéndose con loas al señor director es sólo un ejercicio vergonzante más de todos los gafas que la han podido ver antes de su estreno en las salas, entre los que por supuesto, es imposible encontrarme a mí. Yo las gafas las llevo en el culo.

Envidiar a un tío porque folla es como envidiar a Stallone porque mata, no la hace mejor película. Caso aparte merece la actuación de Carey Mulligan, o Mongolan, que hace de hermana y no aporta nada ni a la personalidad del héroe (era insulso al comienzo, mediocre en el desarrollo y risible al final) ni enriquece el personaje de Fassbender. Si McQueen pretende hacernos ver que es un cabrón egoísta, desde luego no lo consigue. La disputa que mantienen en la salita de la casa del prota es bochornosa interpretativamente hablando.

Para el recuerdo el destrozo de la mítica New York New York de Sinatra por parte de la hermana del single, un plano fijo que agota al espectador y que graciosamente tampoco transmite una mierda, aparte de que la voz de C. Mulligan está más acorde para participar en una película en la que salgan triunfitos que en un proyecto supuestamente serio. Todavía tengo un tímpano que no me carbura bien.

Hablar aquí de drama o de habilidad dirigiendo es únicamente un ejercicio de snobismo al alcance de varios, de los varios de siempre, claro está. Película mediocre, de modernitos que anhelan, bien una polla digna, bien un polvo con una tipa que no sea como la novia de Freddy Kruger. Para todos los demás seres humanos aconsejo que pierdan su tiempo en otra cosa, como intentar dividir el átomo. De nada.
[Leer más +]
67 de 118 usuarios han encontrado esta crítica útil
Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres
Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011)
  • 7,0
    33.339
  • Estados Unidos David Fincher
  • Daniel Craig, Rooney Mara, Christopher Plummer, Stellan Skarsgard, ...
10
ÚNETE A LA RESISTENCIA!!!
De un par de años a esta parte Filmaffinity ya no es lo que era. La página se ha abarrotado de adjetivos presuntuosos, relamidos y agradecidos, del tipo panfletario a lo Fotogramas o lo que es peor, del Cahiers du ¿Cinema? Esas mismas plumas son las que defienden los abortos fílmicos de autoproclamados dioses soviéticos del séptimo arte como el Tarkovsky de los cojones, los pedos que se tiraba Gertrud, las nulas maneras cinematográficas de su nuevo Hídolo de masas en La delgada línea roja o un engendro new age como Lost in Translation. A películas como Millennium las suelen degollar primero para después hacernos pasar a los demás por tontos. Sus argumentos son tan banales como su sesera, aunque vayan encriptados en adjetivos presumidos y ostentosos.

COMBÁTELOS!!!
QUE NO TE DOBLEGUEN!!!

-Cuando hagan referencia al libro, recuerda que tú no lo has leído (¿es obligatorio?)

-Cuando hagan referencia al remake, recuerda que desconocías que lo era. ¿Es importante?

-Cuando describan lo poco perturbadoras que son sus imagenes, tú incide en ese ritmo croquetero (como dice Listocomics), pero croquetero de caviar. Sin altibajos. Emocionalmente distante, esto es, absolutamente emocionante.

-Cuando persigan comparaciones imposibles a lo Club de la lucha o Seven, insiste en que Millennium es bastante mejor. Y exige argumentos.

-Cuando juzguen a los intérpretes, recuérdales que sólo raspan la superficie, que lo bueno reside en la historia, la haya escrito Abraham, Ramses II o el mismísimo Napoleón, y reclama ese mismo criterio interpretativo para otras obras de dudoso gusto que ellos apoyan.

-Cuando leas epítetos como impersonal, acuérdate de lo personal que son películas como Stalker o Solaris, defendidas por estos sujetos de ambigua pluma.

DISPARA A MATAR!
ÚNETE A LA RESISTENCIA!!!

Visualmente intachable y de ritmo pausado a la par de trepidante. Rooney Mara se come la pantalla. Daniel Craig deja de ser 007 para convertirse con muy buena nota en 001, sutileza que resultaría demasiado dura o literalmente imposible para otros compañeros de profesión. Hipnótica y acertada banda sonora. Y cuando esperas un fundido en negro y dos últimos minutos de película, te regalan quince más. Y de altura.

Que no te coman el tarro, posiblemente sea el mejor trhiller desde El silencio de los corderos. Defendiendo un Cine de calidad en las antípodas de experimentos a lo David Lynch, esperemos que los gafapastas pasen de largo en esta ocasión. La película les supera y su pataleo tan sólo sería superfluo. 9.8

-"Hace 39 años que recibo una flor enmarcada por mi cumpleaños."
-"¿Y quién envía las flores?"
-"El asesino de Harriet."
[Leer más +]
120 de 206 usuarios han encontrado esta crítica útil
El viaje a ninguna parte
El viaje a ninguna parte (1986)
  • 7,7
    10.273
  • España Fernando Fernán Gómez
  • José Sacristán, Fernando Fernán Gómez, Juan Diego, María Luisa Ponte, ...
4
Fantasmas del buen rollo
Película complaciente y simplona de corte socialista pergeñada por el grupo de "la ceja" del aquel entonces jefe de los GAL, que apela al sentimentalismo de los perdedores como cortina de humo que disimule sus graves carencias narrativas e ideológicas; vamos, como si fuera la Carme Chacón de hoy en día.

Comprendo perfectamente la ansiedad del crítico de Filmaffinity al enfrentarse a esta película: española, con presupuesto (a buen seguro subvencionado por todos nosotros), un panfletillo izquierdista disimulado pero molón y con actores competentes, unido todo ello a una supuesta dirección diestra y crítica... ¿¿¡¡le pongo un 8!!??

Una notable actuación como la de José Sacristán, eje sobre el que pivota El viaje a ninguna parte, no es óbice para siquiera aprobar una obra que adolece del elemento primordial que se espera de cualquier ensayo: que mantenga el interés. Y no lo hace porque se hace eterna, se dobla sobre sí misma, se para y se obstruye. Eso sí, sin perder esa aureola de Cine español seriamente rodado aunque nos hayan vendido una patata del quince y carezcáis de los redaños suficientes para cascarle la nota que en vuestro fuero interno sabeis que merece. Salvando las distancias y exagerando un rato, me ha recordado a un cruce chungo entre Forrest Gump y Cinema Paradiso. O eso o el bacalao pil-pil que me he zampado antes de verla se me ha atravesado entre la cuarta y la quinta lo que sea.

Así es la vida, tengo que bajar hasta el fondo de la pirámide de utilidad de la crítica de esta película para contaros que si no estais agusto con vosotros mismos, el suicidio ritual y en masa siempre es una respetable salida. Y además me ha dado tiempo para darle al SI a la crítica de Taylor, aunque el pobre la haya escrito o bien borracho o bien medicado con los típicos medicamentos socialistas que generan falsa euforia y apelan a los sentimientos humanos, porque si no, no se explica ni la nota ni la crítica, pero un colega es un colega y un servidor, a pesar de mear bechamel encima de Chacón, Rubalcaba y cía, también tiene sentimientos. En este jodido país de m... al parecer sólo se puede ser de derechas o de izquierdas, aparcando el librepensamiento a la espera de que el Estado nos eduque por nosotros. Pues vale, un peñazo del 39. No va más.
[Leer más +]
37 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil