arrow

Infiltrados en clase (2012)

Infiltrados en clase
Trailer
5,6
18.618
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dos policías jóvenes se infiltran en un instituto, haciéndose pasar por alumnos, para desarticular una red de narcotráfico. Para Schmidt (Jonah Hill) y Jenko (Channing Tatum) ésta es una gran oportunidad para demostrar lo que valen. El problema es que todo lo que creían saber sobre la adolescencia, el sexo, las drogas y el rock and roll ya ha pasado a la historia: los chicos de hoy no se parecen en nada a los de antes. Adaptación cinematográfica en clave de comedia de "Jóvenes policías", una serie televisiva de los 80 protagonizada por Johnny Depp. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
21 Jump Street
Duración
109 min.
Estreno
11 de mayo de 2012
Guion
Jonah Hill, Michael Bacall (Serie de TV: Patrick Hasburgh, Stephen J. Cannell)
Música
Mark Mothersbaugh
Fotografía
Barry Peterson
Productora
Columbia Pictures / Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) / Original Film / Relativity Studios
Género
Comedia Acción Policíaco Colegios & Universidad Drogas Buddy Film
7
Ríete, pero funciona
Jenko: El popular y el matón del instituto. Un as en los deportes. Muy malo en los estudios.
Schmidt: El pringado recibe-palizas del insti. Un inútil en los deportes. El empollón de la clase.
Cinco años después coinciden en la Academia de policía. Sus caracteres complementarios y su madurez tras haber dejado atrás la edad del pavo, harán que se conviertan en grandes amigos. Una detención sin la lectura de los derechos correspondientes por parte de Jenko, les hará ser castigados yendo al 21 de Jump Street. Allí, les encomendarán su nueva misión: hacerse pasar por estudiantes de instituto (¡oh, no!) para desentrañar una red de narcotráfico.

Volver al instituto... volver a ser el hazmerreír o el más admirado. Volver y ver que ha habido una vuelta de tuerca en los roles. Ahora los inteligentes son los populares. Ésta es la primera de las hilarantes sorpresas que 'Infiltrados en clase' esconde. Porque sí, los traductores del título así como los diseñadores de los carteles, nos hacían prever otra comedia tonta de caca-culo-pedo-pis para adolescentes salidos. En esencia, lo es, pero te ríes. Y mucho.

El guión, co-escrito por Jonah Hill, depara lo esperable del prota de 'Supersalidos': humor absurdo, gamberro y escatológico, a menudo basado en gags visuales pero que funciona gracias a las numerosas sátiras y autoparodias. De hecho, es una revisión actualizada de la serie ochentera del mismo nombre (en el título original) protagonizada por Johnny Depp. Se ha creado algo diferente al cambiar radicalmente el género pues la serie era un drama y ahora nos encontramos con una comedia, con muchas referencias a la serie original. Así pues, la película es “estúpida” aposta, incluso se ironiza sobre lo viejos que son Tatum y Hill para ser unos adolescentes.

'Infiltrados en clase' tiene unas cuantas escenas destacables como las hilarantes y absurdas consecuencias de consumir drogas o la frenética persecución por las calles de la ciudad. No faltarán, cómo no, algunos tópicos como el del enamoramiento adolescente, el del amigo que te falla o la estereotipación de un policía negro cabrón, encarnado por un ridículo Ice Cube. Pero, si algo destaca por encima de todo es, sin duda, la química tan fuerte entre Jonah Hill y Channing Tatum. Su amistad se ve verdadera y funciona, como en otras “buddy movies” tipo 'Arma letal'. Sus personajes también dan lugar a la reflexión de cómo actuar en la actualidad, como adultos, tras haberse conocido en la secundaria y cómo se hacen inseparables en la academia de policía.

Chris Miller y Phillip Lord pueden estar contentos con el resultado de su comedia. Gustará principalmente al sector adolescente, que para algo es el público objetivo de la película. Pero, para los que somos algo más viejunos, si vamos sin ningún tipo de expectativas, nos sorprenderá. No deja de ser una comedia ligera, simpática, delirante sobre todo en su tramo final, con continuas parodias que, sin darte cuenta, te harán sonreír más de una vez.
[Leer más +]
43 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Pon un Cristo Coreano en tu vida
Ha sido la sorpresa de la temporada en EEUU y por ese motivo será condenada, destrozada, hundida públicamente y calificada por muchos como ‘otra estúpida película americana’. Es cierto que “Infiltrados en clase” no se toma en serio a sí misma (tampoco lo necesita) pero también tiene la capacidad de leerse y releerse desde sus primeras secuencias. En especial, cuando los protagonistas son enviados a ‘21 Jump Street’ y se les informa casi textualmente que se trata de un proyecto de los 80 sacado de nuevo a la palestra como si fuera algo novedoso cuando realmente no lo es.

No es que el filme de Philip Lord y Chris Miller quiera ser una mirilla crítica aplicada sobre un letal lanza-dardos, pero encuentra en su tono un look socarrón que oscila entra la autoparodia y el cliché impuesto por el género. Con 4 fases en los efectos de una nueva droga de instituto bajo la cultura de youtube y la MTV, reivindicaciones de la “La Jungla 3: La venganza” sobre todas sus partes (sale Samuel L. Jackson… ¡y punto!), humor explosivo, cameos como el Doctor Espacial de “30 Rock” y más sorpresas que nunca pueden ser reveladas, “Infiltrados en clase” alcanza cualquier corazón friqui definitivamente con la inclusión de un Cristo Coreano como nuevo icono cinematográfico postmoderno. El filme se suspende entre el detalle al homenaje y el elemento paródico. Los personajes saben que son clichés, que tienen que transitar por un arsenal de lugares comunes para dinamitarlos.

Inmediatamente el estilo visual de la cinta y argumental queda exhibido en un intento de hallar los enlaces entre “Arma fatal” de Edgar Wright y “Los otros dos” de Adam McKay. Ese equilibrio soñado y orgánico entre la referencia y el descerebre extremo. Como si fuera un diafragma que intenta palpitar entre dos extremos separados y al mismo tiempo unidos. Entre esa socarronería y un carácter revisionista, utilizando la parodia como arma de rescate humor, se consiguen pequeñas piezas icónicas y geniales. Los directores han conseguido moverse correctamente entre la gamberrada y la parodia sin quedar encasillados dentro de los movimientos de la comedia actual norteamericana: alejada de la factoría Apatow, sin llegar a ser una posible cinta de Will Ferrell ni acabar convertida en una burda parodia protagonizada por Dan Fogler. Sus licencias son des-leer los derechos para aprenderlos, reinventarlos y destruir los conceptos del género para empalmarlos en moldes previos. Sorprendentemente todo el berenjenal funciona.

Podemos rezar tranquilos a nuestros Cristos Coreanos: “Infiltrados en clase” apunta a ser la comedia ‘jódete-joputa’ del 2012.
[Leer más +]
35 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1