arrow

Dejad de quererme (2008)

Dejad de quererme
Trailer
7,1
4.412
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Antoine, un publicista de éxito, está casado, tiene dos hijos, vive en una bonita casa no lejos de París y sus relaciones con los vecinos son excelentes. La discreta relación que mantiene con la guapa Marion no es tan seria como para perturbar su equilibrio. Sin embargo, un buen día su vida experimenta un vuelco. Durante una reunión con un cliente importante, pierde los estribos y, de paso, el proyecto. Su socio le propone que se tome unos días de vacaciones para descansar, pero Antoine, que ya ha decidido abandonar su trabajo, le ofrece su parte en el negocio. Cuando regresa a casa para pasar el fin de semana, empieza a destruir sistemáticamente todo lo que ha construido durante años. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Deux jours à tuer
Duración
85 min.
Estreno
1 de agosto de 2008
Guion
Jean Becker, Eric Assous, Jérôme Beaujour (Novela: François d'Épenoux)
Música
Alain Goraguer, Patrick Goraguer
Fotografía
Arthur Cloquet
Productora
ICE3 / Studio Canal / France 2 Cinéma
Género
Drama Familia Drama psicológico
"La eterna fuerza del melodrama acude al rescate y transforma (y eleva) esta historia, aparentemente tópica (...) llevándola al terreno de la perdurable conmoción."
[Diario El País]
"Cuando aparecen los títulos de crédito (...) es imposible no sentirse conmovido por una extraña sensación de bienestar, la que produce el buen cine incluso cuando nos mete los dedos en los ojos"
[Diario ABC]
8
Decir adiós
La última propuesta del fabuloso Jean Becker, es uno de esos extrañísimos films que se presentan cada temporada casi sin quererlo, sin armar jaleo, de puntillas y con elegancia.

Su arranque, es uno de los mejores que he visto durante mucho tiempo en un cine: Becker se acoge al cinismo y sarcasmo de su protagonista, que derrocha mala baba, y descoloca al espectador con un par de afilados y punzantes diálogos, que hablan al espectador sobre un ser que ha dado por terminado un ciclo, y lo despacha a lo grande, sin medias tintas, queriendo derrochar todo aquello que logró durante años y años de esfuerzo sin cortarse ni medio pelo. A muchos podrá parecerles una introducción brusca, estridente e, incluso, excesivamente cruel, pero deben reconocérsele los méritos de esos primeros minutos al cineasta galo, pues "Deux jours à tuer" deja pendiente de un hilo al espectador por saber que sucederá con esa historia y cuales son los motivos que han impulsado al protagonista a actuar así.

La soberbia interpretación de un Dupontel entonadísimo da un tono de contundencia magnífico a su primer tramo, tanto que durante alguna de sus rotundas aseveraciones a servidor no le quedó otra que encogerse en la butaca y tragar saliva ante tal brutal declaración de intenciones. Y todo eso sin oír la voz real del actor. Ni me lo quiero imaginar en VO.

Tras esos momentos tan aplastantes y sorprendentes, a uno no le queda otra que seguir el camino marcado por Becker y saber que nos deparará la historia de Antoine, ¿un loco? ¿Una persona que quiere romper con todo? ¿Alguien incapaz de decir la verdad?

(La segunda parte sigue en el spoiler por entrar en la parte "conflictiva" del film)
[Leer más +]
84 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Profunda y lograda reflexión sobre la vida y la muerte
En una época en la que las personas se dejan arrastrar por una sociedad materialista que da demasiada importancia a cosas que no la tienen, aparece de nuevo en el panorama cinamatográfico una luz brillante que nos hace pensar en el sentido real de las cosas, en la dirección que deberíamos tomar. Una película que nos hace, aunque a muy pequeña escala y de forma transitoria, reordenar nuestra escala de valores. "Dejad de quererme" es una inteligente historia, bien dirigida y con un guión notable, que en un principio puede recordar a "American Beauty" de Sam Mendes, aunque un giro argumental en el último tramo del metraje hace que la película alcance una dimensión más profunda.

Ciertamente, "Dejad de quererme" es uno de los mejores dramas existenciales que se han estrenado en los últimos años, muy superior a los "Elegy" de Coixet, y demás películas que pretenden alcanzar una trascendencia que acaban por no conseguir. En "Dejad de quererme", Jean Becker se pone el listón bien alto. Jean Becker escribe y dirige, quiere conmovernos con su historia, quiere hacernos pensar, quiere que nos demos cuenta de cómo son las cosas, y lo consigue.

Además, Becker evita caer en esa odiosa pretenciosidad académica en la que suelen tropezar este tipo de películas. Jean Becker pone sobre la mesa una historia que hace hincapié en las cosas sencillas de la vida, con personajes creíbles, y con diálogos costumbristas que huyen de esa pedantería y de ese querer demostrar "que sé mucho".

Mi más sincera enhorabuena por esta película. Es de aquellas que te sorprende en positivo. Por último también especial mención a Albert Dupontel, que hace una interpretación muy correcta y creíble. Su papel es de aquellos que dan al actor la oportunidad de lucirse, y Dupontel no la deja escapar.

Es una lástima que esta película, al menos por Barcelona que es dónde yo vivo, no vaya a estrenarse en los grandes centros comerciales. He ido a verla a un cine de barrio, donde suelen poner películas europeas, más independientes y menos comerciales. Pero me da pena que mucha gente se va a perder esta excelente película porque ni siquiera va a tener la oportunidad de saber de ella. Un punto menos para estos grandes cines, que no paran de vender a la gente mierda vestida de lino y franela, y cuando hay una película que sí merece la pena ver no le dan la promoción que se merece. En una industria que no valora el arte sino el potencial para recaudar dinero, el cine es como la música: para lo bueno tienes que fiarte del boca a boca.
[Leer más +]
74 de 92 usuarios han encontrado esta crítica útil