arrow

Cerca de mi corazón (1951)

6,2
73
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El periodista Brad Sheridan (Ray Milland) y su esposa Midge (Gene Tierney) no pueden tener hijos. Midge se inclina por la adopción y se somete al igual que su marido a las rigurosas exigencias de las agencias de adopción. Cuando se entera de que un niño ha sido abandonado en una comisaría de policía, Midge solicita la custodia pero Brad se niega a secundar los planes de su mujer mientras no averigüe algo sobre los padres de la criatura. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Close to My Heart
Duración
90 min.
Guion
James R. Webb, William Keighley (Novela: James R. Webb)
Música
Max Steiner
Fotografía
Robert Burks (B&W)
Productora
Warner Bros. Pictures
Género
Drama Adopción
7
¿ de dónde vienen los niños?
Interesante drama bien interpretado por una pareja de guapos y buenos actores, Ray Milland y Gene Tierney, sobre el tema de la adopción y de como el padre se obsesiona por conocer los orígenes de su futuro hijo adoptivo, llevando tensión a su relación marital ( hay que ser tonto para enfadar a un bellezón y partidazo como Gene Tiereny..) ya que la madre se opone totalmente a conocer los orígenes del bebé.

Con una excelente fotografía en blanco y negro que resalta la belleza de Gene Tierney ( queda claro que es mi musa en el cine, ¿no?) "Cerca de mi corazón" reúne elementos del cine negro, ( esa investigación obsesiva que hace Ray Milland como periodista que es) y del melodrama (Gene Tierney teme que su marido no querrá al niño si averigúa algo que no le gusta).

Es curioso ver también a Gene Tierney (¿ pero ha habido alguna mujer más guapa que ella en la historia del cine?) desear ser madre, cuando en 1945 hacía el rol opuesto en la fenomenal "Que el cielo la juzgue".

En suma, una película más que digna y muy bien interpretada. Recomendable.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Tierna y tierney (la bella ternura en noir)
Olvidadísima película, que entre las muchas virtudes que la acompañan, además del reparto, dirección o guión se hallan el metraje exacto. Minusvalorada por la edulcorada visión de un matrimonio en busca del hijo que no pueden tener y el melodrama que supone de la adopción de un bebé abandonado.
La principal virtud es a mi entender tratar el tema de "modo noir", es decir tras el trasfondo principal hacer una investigación casi criminal, que acaba encontrando al culpable. Habrá quien se quede con el pastel, o con lo ácido de la crítica social moral que claramente propone la historia. Yo me quedo con los dos. Muy buena.
William Keighley, tan olvidado como sus películas, algo inmerecido, pero claro yo no soy Truffaut ni Godard, fue un americano, que se codeó con la crême en los años 30 y los 40, Cagney, Bette Davis, Errol Flyn... y con bastantes películas destacables ("La calle sin nombre", "Agente especial", o "El hombre que vino a cenar"), no ha tenido la suerte de otros de ser considerado un genio a reivindicar. Así que dos años antes de retirarse definitivamente y aún en plenitud con su bella esposa en Paris, hizo esta película.
La ternura de Gene, sigo insitiendo cada vez que me pregunta el espejito mágico, en que es para mi gusto, la más bella de entonces. Y aquí me parece real como si no interpretase. Recordemos su triste final y enfermedad mental. "Desnortada", y con la mirada perdida en una dulzura infinita llevará el peso del amor por su hijo deseado y el amor por su marido (Ray Milland) obcecado en la búsqueda de los verdaderos padres , en un equilibrio de dolor. Todo, en su poderosa jaula de bienestar, casa acomodada y auto último modelo. Los ricos también lloran, se llamaba una serie. Tierna de otros mundos, los clásicos, Gene Tierney se erige en campeona del sacrificio y caemos rendidos a sus batas blancas escaleras abajo con el rubio bebé de ocho dientes.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil