arrow

El enigma de otro mundo (1951)

7,0
7.312
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Un visitante hostil de otro planeta es detectado por una estación de radar situada en el ártico. Película de culto dentro del género, todo un clásico con excelentes interpretaciones y un insoportable suspense. Famosa cinta de ciencia-ficción en la que el productor Howard Hawks planificó y supervisó todo el rodaje. En 1982 John Carpenter dirigió un conocido remake, titulado "La cosa". (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Thing from Another World
Duración
87 min.
Guion
Charles Lederer (Historia: John W. Campbell)
Música
Dimitri Tiomkin
Fotografía
Russell Harlan (B&W)
Productora
RKO Pictures. Productor: Howard Hawks
Género
Ciencia ficción Fantástico Intriga Terror Extraterrestres Serie B Película de culto
Grupos  Novedad
La cosa
7
Cualquier tiempo pasado fue mejor
Si les digo el nombre de Christian Nyby a muchos no les sonará en absoluto, pero si les digo "Kojak", "El Fugitivo", "Bonanza" o "Perry Mason" entre otras, seguro que les dice mucho más. Todas estas series y alguna más fueron dirigidas por el señor Nyby.
Es un director con una filmografía cinematográfica muy escasa ya que se dedicó a la televisión, sin embargo tenemos la suerte de esta pequeña obra maestra que es "El enigma de otro mundo" del año 1951. La verdad es que existe polémica sobre la autoría de la cinta puesto que Howard Hawks fue el productor y en muchos momentos se percibe la mano del maestro. Un ejemplo de ello son los diálogos, sacados de cualquier comedia de Hawks como "Luna nueva" o "La fiera de mi niña". La presencia del periodista que quiere dar la noticia a toda costa es un personaje muy Hawksiano.
Fue una de las películas que primero y mejor unieron la intriga con la ciencia-ficción. En los años ochenta, John Carpenter, dirigió un remake de esta cinta titulada "La cosa".
La película tiene muchos momentos inquietantes, que dan cierto miedo y que abrieron la puerta a lo que más tarde serían los sustos espasmódicos del cine de terror.
Quizá algunos personajes están demasiado caricaturizados, en especial, el del científico, que se nos presenta como un ser alejado de la realidad y fanático, cuando resulta curioso observar lo razonables que son en comparación con la gente.
Ahora podemos disfrutarla en una restauración magnífica en DVD.
En resumen, película imprescindible para amantes del cine fantástico y muy recomendable para pasar una noche viendo una película entretenida para aquellos que dicen que el cine de antes era aburrido.
[Leer más +]
45 de 57 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
CLAUSTROFOBIA Y PARANOIA
Esta primera adaptación de la novela de Campbell, con Howard Hawks pilotando entre bastidores, es sobria y estilizada (al principio, parece incluso diseñada por animación). Todos los actores aportan oficio. El guión, tan funcional, hecho de diálogos rápidos e incisivos, crea enseguida un clima de intensa expectativa, a la que responderán unos cuantos sustos, repentinos como fogonazos.

Cuando elementos de una base norteamericana en el Polo norte capturan a un tripulante de un platillo estrellado, lo trasladan en un bloque de hielo que a la vez lo oculta. Todo es posible entonces, porque nada se sabe a ciencia cierta sobre esa entidad totalmente extraña. Ni siquiera su aspecto real puede distinguirse. Y como las instalaciones de la base son un mundo estanco, repleto de pasadizos y rodeado de la desierta llanura polar, el planteamiento queda listo para disparar la tensión al máximo.

Científicos, militares y un periodista allí acuartelados sostienen fuerte debate entre tanto, cada uno mirando por su intereses: el periodista, difundir una información sensacional; los científicos, investigar el fenómeno y obtener conocimientos revolucionarios; los militares, mantener la seguridad y actuar por la vía rápida (convertir al marciano en humeante hamburguesa, para entendernos). Luchan dialécticamente entre sí de manera agria, intentando cada uno limitar las iniciativas ajenas.

La acción se impregna cada vez más de ideología y subtexto. El alienígena es un ser antropomorfo, sí, pero ha evolucionado, y mucho, por la vía vegetal, y no por la animal. Tiene savia y se reproduce por esporas cultivables, aunque se alimenta de sangre de mamífero, lo que insinúa un rasgo vampírico.
Saturado de claustrofobia y paranoia, todo se carga de propaganda hasta la soflama final, que llama a vigilar y seguir vigilando un cielo preñado de amenaza. Con apenas subliminal arenga, se exalta la vía militar que insta a armarse contra el enemigo exterior, procedente del frío.

======

Tras la reconciliación con los marcianos en “Encuentros en la tercera fase”, Carpenter sacó de “La Cosa” enorme provecho cinematográfico, al despojarlo en 1982 de la carga política y escamotear los rasgos concretos de ese ‘otro’ amenazante. Lo hizo más ultramundano y metafísico, por así decir: un agente invasivo de la identidad, de mayor potencial terrorífico.
[Leer más +]
24 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1