arrow

La mujer del año (1942)

La mujer del año
Trailer
7,1
2.374
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ésta es la primera película de la famosa pareja formada por Spencer Tracy y Katharine Hepburn. Él es un periodista deportivo, ella, una periodista política que necesita que le recuerden los placeres simples de la vida. Una inteligente comedia de lucha de sexos llena de química y encanto. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Woman of the Year
Duración
114 min.
Guion
Ring Lardner Jr., Michael Kanin
Música
Franz Waxman
Fotografía
Joseph Ruttenberg (B&W)
Productora
MGM. Productor: Joseph L. Mankiewicz
Género
Comedia Romance Comedia romántica Periodismo
8
El comienzo de una gran amistad...
Aquí comenzaba uno de los romances más famosos de la historia del cine. Se cuenta que, cuando se inició el rodaje, el director del film, George Stevens, tenía una relación sentimental con la mismísima Hepburn. Pero aquello no podía durar mucho tiempo a juzgar por la química que, desde un primer momento, surgió entre la pareja protagonista.

Tracy & Hepburn están realmente soberbios durante todo el metraje de esta historia que trae a colación la lucha de sexos, tema que sería el pilar de otra celebrada cinta protagonizada por ambos actores, "La costilla de Adán".
La temática resulta actual, ya que nos presenta una pareja en la que ambos trabajan y en la que, curiosamente, la mujer tiene mayores éxitos profesionales que el marido. Se plantea el dilema de si la esposa, al convertirse en tal, debe abandonar su carrera laboral en beneficio de la relación matrimonial. Una idea resulta revolucionaria para la época, y es que el protagonista masculino, en un momento del film, aboga porque la mujer sea capaz de compaginar ambas funciones, trabajo y hogar, en un equilibrio compensatorio.

En definitiva, un guión fresco y dinámico, lleno de frases y situaciones divertidas, al más puro estilo de la comedia hollywoodiense de la época. Y unas interpretaciones magistrales, en las que tanto Spencer Tracy como Katharine Hepburn demuestran sus increíbles dotes para la comedia, entre otras muchas. Muy recomendable es no perderse la secuencia final del desayuno, porque no tiene desperdicio.

Pocas parejas fílmicas han tenido una vida profesional tan fructífera, desde "La mujer del año" hasta "Adivina quién viene esta noche", la última en la que intervinieron juntos, que también sería la última del actor, ya que murió poco después de finalizar el rodaje. Una historia de amor que, hasta la muerte del actor, constituyó un gran secreto a voces. Tracy, casado y católico, nunca pidió el divorcio de su esposa. De todas formas, mantuvo con Hepburn una relación estable y profunda en la que su amigo común, el director George Cukor, fue su gran confidente y protector.
[Leer más +]
24 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Retrógrada.
89/17(21/04/12) Sobrevalorada tragicomedia, que posee un buen arranque pero que a medida que avanza se vuelve rancia y retrógrada, y es que el paso del tiempo la ha maltratado. Fue la primera ocasión en que la pareja Katharine Hepburn y Spencer Tracy trabajó junta, el relato tiene como escenario Nueva York, y se centra en Sam Craig (buen Spencer Tracy), un periodista deportivo que tiene un enfrentamiento por medio de artículos con otra periodista, Tess Harding (buena Katherine Hepburn), dedicada con mucho éxito a la actualidad internacional, y una gran militante feminista, son dos polos opuestos que al conocerse se sienten atraídos y deciden casarse, pero sus dos personalidades chocan una y otra vez, el gran protagonismo de … hace que … se sienta anulado, lo que es un increscendo de problemas. La cinta está partida en dos, en su primer tramo parece ser una comedia de estilo ‘screwball’, donde la lucha de sexos hace brotar diálogos frescos y situaciones divertidas, destacando la escena en el partido de beisbol, todo un alarde de ingenio humorístico, este bloque si merece muy mucho la pena, promete una comedia ágil y fluida, pero cuando mejor estaba la historia da un giro total para tornarse en un melodrama casposo en el que se critica veladamente que una mujer tenga éxito en su vida profesional y que se olvide de su marido, al que por supuesto está obligado a cocinarle, es de un machismo arcaico, encima para dar argumentos a esto se añade un escabroso tema de adopción, algo que se trata de modo nefasto, fuerzan la situación hasta resultar vomitivo, algo tan serio se aborda trivialmente, el marido como ella no lo cuida y el no tiene intención, pues lo devuelvo al corral, como si un animal fuese, patético, para llegar a un final que parece salido de un documental pedagógico del NO&DO, esta parte destroza todo lo bueno, y es que lo que me queda de está paleolítica crítica social, es un esposo celoso de una mujer triunfadora y que lo que anhela es que no salga de casa y que le ponga las pantuflas al volver este del curro, mezquino, y es que el mundo cambiaba y no se puede parar. Que el guión obtuviera el Oscar es para hacérselo mirar. Reseñable es la gran química del dúo, destilan una enorme compenetración, los dos poseen un gran carisma que en las escenas compartidas se potencia de modo magnífico, fue el comienzo de uno de las grandes parejas del cine y trabajaron en siete ocasiones más juntos, lo de su romance tras las cámaras es vox pópuli. Este film solo lo recomiendo por su primera parte y por la anécdota del primer trabajo conjunto del binomio. Fuerza y honor!!!
[Leer más +]
27 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil