arrow

Bajo el manto tenebroso (1946)

Añadir a listas
Sinopsis
John Martin lidera a un grupo de paracaidistas que deben lanzarse en la Francia ocupada para destruir un túnel de vital importancia para los nazis. La operación no sale como estaba prevista y algunos de los miembros de la operación son capturados por la Gestapo. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
O.S.S.
Duración
105 min.
Guion
Richard Maimbaum
Música
Daniele Amfitheatrof, Heinz Roemheld
Fotografía
Lionel Lindon (B&W)
Productora
Paramount Pictures
Género
Drama Bélico II Guerra Mundial Espionaje
7
Romance en tiempos hostiles.
Tanto en dirección, como en argumento y actuaciones nos encontramos ante una interesante película de espías durante la IIGM. Se inicia la acción dando a conocer la creación de la OSS, la Oficina de Asuntos Estratégicos, puesta en marcha para entrenar a los futuros espías. Su primer objetivo es urgente: la Francia ocupada por los alemanes para sabotear la labor del enemigo. Así nos presentan a un equipo de 3 hombres y una mujer que lanzándose en paracaídas se adentrarán en una peligrosa y mortal tela de araña.

La intriga está asegurada con la marcha de este grupo esquivando la desconfianza innata de la Gestapo. Alan Ladd y Geraldine Fitzgerald, vivirán un idilio que irá en aumento en la misma medida que va creciendo el peligro y la acción. Alan Ladd no goza del mayor de los prestigios pero su trabajo como galán y en películas noir y de acción es siempre eficaz, y lo voy certificando cada vez que veo una película suya. En concreto en ésta, tenemos una utilización puntual de medios y escenarios, situaciones límite y personajes oscuros muy bien perfilados. Intriga y drama que se cruzan, el rostro sereno de ella y la desesperación de él hacen del manto que se cierne sobre ellos de lo más tenebroso.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
La CIA, en su principio
Tal como indica el título original, O.S.S., Oficina de Servicios Estratégicos, o sea el servicio de espionaje de Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial. La película es un flagwaver al uso, con mucho sacrificio y mucha patria y mucha banderita, pero que elige el tono más ligero de la película de espionaje con nazis cruelísimos y abnegados agentes franceses y yanquis. Por supuesto, en cuanto vemos a llegar a Geraldine Fitzgerald ya sospechamos lo que va a pasar, pero los 105 minutos dan para mucho y nuestros héroes capean muchas vicisitudes. Alan Ladd pone la cara habitual de panoli (cuando no tenía a Veronika Lake al lado la cosa se mustiaba), Fitzgerald está competente, y Patric Knowles es el cínico jefe del equipo, que manda a su gente a la muerte como quien tira una colilla en la calzada. Hay mucho "stock shot", señal de que el presupuesto no era muy holgado, Lionel Lindon fotografía con acierto los momentos angustiosos de la intriga, mientras Irving Pichel, actor y director de una treintena de títulos, aporta su experiencia. Realizador no muy brillante, la Historia del cine le reserva un lugar especial por su primera obra, El malvado Zaroff, que los fans del fantastique nunca dejaremos de ensalzar.
Por fin, nadie ha caído en la cuenta de quién es el guionista y productor de esta película. Se llamaba Richard Maimbaum. ¿Os suena? 16 años después de esta modesta cinta de espías, crearía al más famoso agente secreto de todos los tiempos. ¡Sí, exacto! Bond, James Bond. Qué vueltas da la vida, ¿verdad? Maimbaum escribió los guiones de Dr. No, Desde Rusia Con amor, Goldfinger, Operación Trueno, y así hasta sumar doce. Nadie lo diría viendo O.S.S., pero tal vez le picó el gusanito.
En suma, poquita cosa, pero agradable de ver.
[Leer más +]
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil