arrow
Críticas de fantomas
Críticas ordenadas por:
Wicked Woman
Wicked Woman (1953)
  • 6,3
    24
  • Estados Unidos Russell Rouse
  • Beverly Michaels, Richard Egan, Percy Helton, Evelyn Scott, ...
8
Cowgirl de medianoche
El drama de una mujer que va de un sitio a otro dando tumbos intentando salir adelante para establecerse de una vez por todas.

El relato visual es preciso, y los andares de Beverly Michaels son muy lentos, pero también precisos. Deslumbra la rubia con sus 2 metros de estatura, al menos en comparación con el Hans Toppo que sale pretendiéndola.

Richard Egan a la par, agudiza la tensión con profesionalidad.

La cámara apunta con exactitud en los pocos escenarios habidos. La expresividad de ella es crucial para entender sus estados emocionales: la apatía ante el acosador, la sonrisa malévola, la esperanza de que cambie la suerte... Con lo que hay que tragar a pesar del orgullo.

Russell Rouse no aparece en la lista de los 720 directores de cine de Augusto M. Torres, Ed. Ariel; pero aquí deja un trabajo meritorio, una película rotunda en realismo, que además produce y escribe a medias.

Herb Jeffries interpreta la canción de presentación, parecía un poco Dean Martin, pero claro, seguro que me confundo porque no ando bien del oído.

Triste panorama para la mujer errante.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Laughing Gravy
Laughing Gravy (1931)
  • 7,0
    27
  • Estados Unidos James W. Horne
  • Stan Laurel, Oliver Hardy, Harry Bernard, Charles Dorety, ...
8
Los perritos también pasan frío
Este tierno mediometraje forma la segunda parte de la película Los calaveras, de la misma fecha, siendo la primera el titulado ¡Be Big!

En el de Be Big, los dos amigos engañan a sus respectivas para en vez de ir a la playa con ellas, asistir a una fiesta que sus colegas celebran en su honor. Descubiertos, sus mujeres se divorcian de ellos.

Así pues acaban en una pensión en compañía de un perrito que tienen escondido porque el casero no admite animales en las estancias. El perrito es uno más, un ser indefenso, un ser vivo con corazón que también sufre, y fuera nieva, y se puede apreciar con tanto decorado de nieve el intenso frío que puede hacer. Que se lo digan a Oli en camisón cuando se cae por la ventana. Sólo un ser odioso puede enviar a un perrito a la calle en una noche como esa. Por eso esta aventura además de cómica se hace más angustiosa.

Una nueva sucesión de desgracias para la pareja, calamidades sin fin, con efectos colaterales para el casero, el caso es que el perrito duerma calentito esa noche, si es que alguien llega a dormir.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Diamantes para la eternidad
Diamantes para la eternidad (1971)
  • 6,1
    5.866
  • Reino Unido Guy Hamilton
  • Sean Connery, Jill St. John, Charles Gray, Lana Wood, ...
7
La Eternidad queda un poco lejos
James Bond no es machismo y menos es política. Es una figura creada para la distracción juvenil y adulta que por el tema argumental se inclina más hacia el espectador masculino, por eso las mujeres deben cumplir ciertos requisitos. Sólo es eso. No hay desprecio ni machismo, es sencillamente, un punto de vista evadido de la realidad, un punto de ensoñación personal, si se quiere, pero nada más.

Tiffany, que es Jill St John, aparece todo el rato en ropa interior o con bikini, por dentro debía estar molesta, incómoda, es normal. Por esta circunstancia cómo chica Bond no me ha resultado muy allá, le ha faltado encanto, picardía, simpatía.

Este es el episodio en que un par de tíos bastante desagradables, supongo que una pareja gay, van dando pasaporte a quien se le pone por delante. Tampoco me han parecido de la talla adecuada pero asumo que es una película de 007.

Lo que más me gusta es el rato que aparece Bernard Lee, al principio. Es “M”, el jefe de Bond, que tiene línea directa con el Ministro, y trata a Bond con una paciencia infinita, como el padre que tiene que soportar a un hijo sin seso, ese hijo que se las da de sabiondo que no pierde ocasión para presumir lo que entiende de jerez, vinos, diamantes y del mundo en general, y se calla que acaba de destrozar un coche, o está diciendo tonterías a Moneypenny en horas de trabajo. Pero le quiere en el fondo como a un hijo, porque le ve simpático y listo como ninguno y que al final se comerá el mundo.

Por lo demás, la aventura no es de las más deslumbrantes, los efectos técnicos quedan anticuados, y sigue siendo un producto exclusivo para aficionados a la saga. Lo bueno es que cualquiera puede apuntarse y el que pasa a ser un fan, ya lo es para siempre.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mula
Mula (2018)
  • 6,9
    3.164
  • Estados Unidos Clint Eastwood
  • Clint Eastwood, Bradley Cooper, Dianne Wiest, Michael Peña, ...
7
Nada que declarar
No hay fronteras para Clint, como actor.

Llego al cine y tal día como hoy, día del feminismo, o de la mujer, no sé, perdonar pero no estoy al día de nada, debería entrar a ver la Capitana Marvel, pero como soy animalista (nunca como opción política pues ahí no hay más que lobos con piel de cordero) entraré a ver la Mula a ver que se cuenta Clint.

Y sorprende. Se encuentra muy bien. Y ha realizado una buena actuación, se ha distanciado de aquel sumo rollo de Golpe de efecto y se acerca a la mejor Gran Torino, en la medida de interpretar a alguien como él y siguiendo una estructura argumental parecida, podíamos decir. Sigue siendo el personaje cortante, problemático, con eso de llamar negritos a los negros, con sus convicciones a las claras, retando a sus fieles admiradores con su ideario republicano tajante como la vida, y rodeado de una familia con la que choca, es algo debido seguramente a su experiencia; Sondra, la pobre, sabría algo de esto.

Nos habla de las buenas relaciones que tienen los americanos con Méjico en el aspecto económico, gracias a la floreciente industria del transporte, para contarnos una historia que se hace creíble, hasta cierto punto, bien llevada, sin más, rudimentaria, con toda la parafernalia de los cárteles, pero con obviedades que cantan. Buenas carreteras y tal y tal. La policía muy amable y más con Bradley Cooper, con quien se debe llevar muy bien, colaborador asiduo, y además queda bien de poli, y lo que más me ha gustado: la aparición del Sr García. Niquelado. Es que tiene pinta de capo el cabrón.

Se puede ver tranquilamente sin terminar decepcionado.
[Leer más +]
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nocturno
Nocturno (1946)
  • 6,3
    111
  • Estados Unidos Edwin L. Marin
  • George Raft, Lynn Bari, Virginia Huston, Joseph Pevney, ...
9
Corbata arrugada, traje sucio y zapatones: Poli de serie B.
La gente decepciona por regla general, menos mal que no son todos. No hay uno que no diga que la película es serie B por su bajo presupuesto, yo: ni puta idea, pero el caso es que no se dan cuenta que ya por ello la nota debe aumentarse: economía de medios y máximo rendimiento; corresponde: mayor reconocimiento.

La serie B en el cine negro es un estilo, es una marca, es un vicio, es como el que colecciona objetos de época, los mima, los vive y en seguida quiere otro, no es nada más que eso y este Nocturno tiene lo que hay que tener: su poli duro y su tía misteriosa más su derroche de glamur y sus frases ocurrentes. El poli duro no cambia el gesto porque no hay quien se lo cambie, a ver si nos enteramos. Sí, vive con su madre pero así son los polis duros, y les gustan las tías femeninas pero cortantes, con estilo, las que te sueltan algo así como: “¿Por qué no coges tu patinete y te largas?” Y el espectador debe responder con generosidad ante este estilo para no parecer un rácano como un vulgar músico montado en un piano con ruedas.

Aquí hablan de buenos detalles técnicos en la peli y luego se guardan los puntos como el que está en la barra de un tugurio, se toma su whisky y le jode pagar 10 centavos. Pues no, hay que ir y si te gusta el whisky dejas propina y si no te gusta la pianola, la rompes; y si tu colega te jode, le hostias. Cada día hay más gilipollez, lo tengo claro, porque no hacen más que pintarte un mundo de colorines cuando cada día está más negro.

El cine negro es muerte. Un muerto y a partir de ahí, a incordiar a todo cristo. Si uno responde mal, al agua. Es estar solo, e ir contra la Jefatura si es necesario. Y este Nocturno es puro, hay un muerto y George Raft se encabezona, se encabrona, hablemos claro. Y estamos con él. Se mata porque uno se queda solo, porque la gente vive en su soledad y cuando un listo presume de estar con alguien, pues se le mata. Y las mujeres piensan igual, para que lo sepas, seamos genéricos. George, te debo una.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Camino del oro
Camino del oro (1957)
  • 6,5
    57
  • Estados Unidos Hubert Cornfield
  • Gene Raymond, Jeanne Cooper, Wayne Morris, Elisha Cook Jr., ...
7
Policías y ladrones
Es difícil hacer una valoración de una película que brilla por una dirección magistral, a mi parecer, y por unas actuaciones que nos hacen creer en este robo al tren y todo lo que va a suceder, cuando si hacemos un breve examen mental, juicioso e imparcial, podemos llegar a la conclusión que lo aquí acaecido es harto... frustrante. No quisiera tampoco pecar de incrédulo ni ser riguroso, pero es la típica película que la salva lo bien hecha que está.

Son planos continuos de los ladrones en los camiones, fijos, el del volante solo o acompañado por otro, o dos más, los vas viendo y sus presencias son ajenas a la cámara de la forma más convincente. La fotografía es excepcional. Las actuaciones son soberbias, te hace contemplarlos con intriga, los ves pendientes de la carretera, de la radio, de si viene la policía o si hay un control más adelante, aunque están a un palmo de la cámara, mientras tú esperas si saldrán adelante o no, como sucede cuando no haces otra cosa que verlos ante ti, que de alguna manera estás siendo cómplice de sus actos.

Y en el fondo ya deseas que se vayan con las 9 toneladas de oro que han robado, por eso, porque los has acompañado en todo el trayecto y te han hecho trabajar. En ese aspecto, la película está conseguida.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
48 horas más
48 horas más (1990)
  • 5,1
    5.822
  • Estados Unidos Walter Hill
  • Eddie Murphy, Nick Nolte, Brion James, Kevin Tighe, ...
8
Para qué discutir si puedes pelear
Ése debe ser el principio del agente Cates (Nick Nolte). Un alocado policía muy confiado pero bruto como nadie, a punto de perder el empleo, con los de Asuntos Internos tras él, sin mujer ya, y sin caso resuelto tras 2 años de investigación. Se diga lo que se diga, 48 horas más, consigue que pasados largos años, los dos mismos protagonistas logren crear el mismo rollo que su predecesora, y eso también se deberá al director Walter Hill, muy bueno para este estilo de películas.
Ésta y la anterior son la Boddy Film por excelencia. La relación entre ellos es difícil de igualar y podría decirse que verlos es como contemplar a una pareja a regañadientes siempre pero con un profundo amor entre ellos incapaces de mostrarlo. Ése es el truco. No será tan buena como la primera por eso, por ser la segunda, pero desde luego es injusto diferenciarla con más de dos puntos entre ellas porque son iguales.
Si te gustó la primera, no te arrepentirás de volver a verlos. Ya no se hacen películas como estas.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Panorama para matar
Panorama para matar (1985)
  • 5,8
    5.547
  • Reino Unido John Glen
  • Roger Moore, Christopher Walken, Tanya Roberts, Grace Jones, ...
7
Ambicioso proyecto de Industrias Zorin
Aquí, como en otras de JB, lo que más llama la atención es la idea del loco de turno. En este caso se trata de un hijo bastardo y experimental del III Reich, Max Zorin, muy bien puesto físico por Christopher Walken. Este caballero ya es millonario a espuertas pero su idea es no parar y llegar mucho más lejos. Tiene palacios, caballos de pura sangre a los que dopa por medio de micro chips, una mujer exótica como ninguna que le mete caña, Grace Jones, que tenía que haber cantado La Vie en Rose para deleite de algunos, y un montón de operarios a su disposición, pero, no harto, su ocurrencia para dar salida a toda su producción de micro chips es, ni más ni menos, que borrar del mapa Silicon Valley, literalmente, o sea, hacerlo desaparecer por medio de canalizaciones bajo tierra y explosiones a mansalva a lo largo de un inmenso territorio del Oeste de EEUU. Evidentemente, algo exagerado; pero es que es una película de JB.

Zorin lo tiene todo para vivir cómodamente, pero como es un loco, su ambición no tiene límites y ahí estará JB para impedir su descabellado plan. Ante esa falta de escrúpulos y esa ambición desmedida, la práctica de competencia desleal y su forma de dirigir tiránicamente a sus trabajadores, en la que se adivina la carencia de sindicatos del sector, que los habrá, pero sólo para chupar del bote, como aquí, nos parece un insulto mayor a la conciencia del ciudadano y por eso estamos y estaremos siempre al lado de personajes como JB, sean fachas, hetero, machistas, chulos o prepotentes (que JB no lo es pero los de izquierdas le acusan de ello), porque si tenemos que esperar a que las autoridades y demás fuerzas del Estado arreglen la situación, vamos listos.

Y JB es Roger Moore y diremos que la película está a su servicio para que no tenga que moverse mucho, a pesar de la cantidad de veces que aparece su doble, pero es el mejor, aunque se le vea ya cascado por los años. La ironía que utiliza con Patrick McNee haciéndole pasar por su criado es para partirse, cómo le putea, tiene el mejor sentido del humor de todos los 007, es el que mejor daba el pego de inglés estirado, y el único que parodiaba a su personaje, el que se lo tomaba más en broma, a pesar de mostrarse indulgente y muy serio con los malvados cuando se pasaban de la raya.

Exclusivamente para aficionados a la saga.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
007 al servicio secreto de su Majestad
007 al servicio secreto de su Majestad (1969)
  • 5,6
    4.635
  • Reino Unido Peter Hunt
  • George Lazenby, Diana Rigg, Telly Savalas, Ilse Steppat, ...
7
Royal beluga del norte del Caspio
Muy en la dinámica de las aventuras del antiguo Bond con paisajes y escenas bien cuidadas. Especial atractivo en el marco funcionarial de Bond, en el Ministerio, sale incluso su despacho, algo novedoso, cuando llena la maleta con recuerdos de sus anteriores aventuras. La acción no es el fuerte de la película, pero las persecuciones quedan bien. También muy llamativo el papel del supuesto Conde Blofeld, Telly Savalas, y su mayordoma, Ilse Steppat (que falleció en diciembre del mismo año de la película). Ambos forman una pareja de malos muy caricaturesca, al estilo de los cómics.

La película parece que va a cansarte, que se va a alargar, por suerte mantiene el ritmo hasta el final.

George Lazenby cumplió como 007 digan lo que digan, aunque le pasen cosas, como dice al principio, que al "otro" no le pasaban. El caso es que cuando prueba el caviar te sabe decir de dónde proviene. La relación con la chica Bond, Diana Rigg, es la más sincera habida por lo que también ahí queda perfecto.

Exclusivamente para aficionados a la saga.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
A la mañana siguiente
A la mañana siguiente (1986)
  • 5,7
    1.271
  • Estados Unidos Sidney Lumet
  • Jane Fonda, Jeff Bridges, Raul Julia, Diane Salinger, ...
9
Conspiración ¿Quién te ha dicho que vivo sola, qué rompo discos, qué estoy fatal?
Ha llegado a mis inocentes manos esta película por mera casualidad, como llegan las cosas importantes de la vida. Si la busco no hubiera sido igual. Cuando uno espera lo mejor, lo más normal es que se lleve una decepción, en cambio de algo que aparece de la nada, por casualidad, un producto ochentero sin más, no sería raro que te llevaras una agradable sorpresa.

De acuerdo que Sidney Lumet pinta bien, suena de Serpico, de Tarde de perros y de sus suaves intrigas pero es que además me encuentro con Jeff Bridges y Jane Fonda, a la que no tengo el gusto de ver mucho y es toda una mujer por siempre y más, una actriz de las buenas y guapa como ninguna, por lo que el señuelo no puede ser mejor. Y efectivamente, de lo mejor. De acuerdo que la película tiene alguna trampa, que por otra parte me ha dado igual porque pronto me he dado cuenta de qué iba esto, y de lo que iba es de una sensible relación.

El señor Lumet se ve que ha rodado una especie de comedia acerca de una conspiración de andar por casa, y nunca mejor dicho, en la que se van a encontrar una actriz en horas bajas con problemas de alcohol y un ex policía. No es exactamente una comedia pero podría pasar si tenemos en cuenta que lo más importante es el rollo que se trae la pareja. Se nota que el director la ha hecho con un ajustado presupuesto y que ha sacado de esta pareja de grandes actores lo máximo. El resultado es una película de lo más agradable, por lo menos a mí me lo ha parecido, y me ha encantado. Por otro lado hay que tener en cuenta que mis opiniones no valen nada y lo más seguro es que a los demás no les guste. Yo he disfrutado con ese rollete de cuando uno empieza a salir con alguien, de que se gustan pero no se aclaran, igual por culpa de los muchos reveses que llevan a cuestas. Como la vida misma.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cita con la muerte (Serie de TV)
Cita con la muerte (Serie de TV) (1964)
  • 7,1
    44
  • Reino Unido Don Chaffey, Michael Truman, ...
  • Patrick McGoohan, Peter Madden, Earl Cameron, Zia Mohyeddin, ...
8
Tipo peligroso
Impulsora del género de espías, junto otras series como Yo, espía, con Robert Culp; Misión Imposible con Peter Graves y el matrimonio Martin Landau y Barbara Bain; El agente de CIPOL con Robert Vaughn y David McCallum, El Santo con Roger Moore, Los Vengadores de Patrick McNee y Diana Rigg, incluso El prisionero, con el mismo que esta Cita con la muerte: Patrick McGooghan, marcaron un hito gracias a la época de la Guerra Fría. Los tiempos mandan. Los escenarios se enclavan en cualquier lugar del mundo y los temas varían pero el poso es el mismo en todas, eliminar inconvenientes de dos patas.

Hoy, las series de TV obvian los espías por la desaparición del Telón, son policiales, y ofrecen actualización en equipos: móviles, armamento especializado, satélites, rastreadores, ordenadores, total, que tienen la mitad del trabajo hecho. Además, los protagonistas suelen estar acompañados de visionarios, expertos en medicina forense, sagaces escritores, etc; el caso es dar algún atractivo. Se usan rápidos planos en los que predominan la teórica, las ralentizaciones, y los saltos atrás y adelante. Antes se basaban en la personalidad y el carisma del protagonista, en este caso un Patrick McGoohan metido en su papel hasta el tuétano, y la perspicacia del protagonista apoyado como mucho con una brújula, una cajita con algún petardo y el indispensable micrófono. No hace falta eligir pero sin duda, las series de aquella época tienen un encanto especial, como si estuviera todo más en su sitio, como el saber a qué atenerse. Cita con la muerte es el agente Drake, del servicio secreto inglés, listo para abortar los planes destructivos del enemigo allá donde esté. Un antiguo colega de los cero cero.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Kansas City Massacre (TV)
The Kansas City Massacre (TV) (1975)
  • Estados Unidos Dan Curtis
  • Dale Robertson, Bo Hopkins, Scott Brady, Matt Clark, ...
5
Enemigos públicos números uno.
Al son de Charleston, nos aparece gente como Niño Bonito Floyd, Dillinger, Baby Face Nelson, Miller, de los clanes de los Baker y de Clyde Barrow y otros tantos. Los años 30 fueron una época convulsa en USA por la gran depresión y la Ley Seca y proliferaron los gangsters obligados por la pobreza a salir adelante como fuera.

El ambiente está conseguido por las imágenes y el tipo de película usado con el color decadente de los 70 que le va muy bien y, además, un tono acertado de personajes aunque queden bastante superficiales y apenas se diferencien, siendo el agente del FBI, Melvin Purvis, el mejor esbozado. El ritmo es adecuado para lo que se dispone siendo un film para la televisión. A pesar de ello la dirección no es muy osada y los tiroteos resultan poco vistosos cuando deberían haber sido el punto fuerte, son poco espectaculares por lo que la mitad del encanto se va fuera.

La película está basada fielmente en cuanto a lo que el título refiere, a los asesinatos que se produjeron el 17 de junio de 1933 a la salida de la estación de Kansas cuando llevaban preso a Vernon Miller ante los juzgados, y unos gangsters desconocidos dispararon de pronto sobre él y la policía que le custodiaba.

Como anécdota decir que John Dillinger murió justo un año después. Esta gente arriesgaba mucho porque tenían una vida corta.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Destroyer. Una mujer herida
Destroyer. Una mujer herida (2018)
  • 6,0
    618
  • Estados Unidos Karyn Kusama
  • Nicole Kidman, Sebastian Stan, Tatiana Maslany, Toby Kebbell, ...
4
Nicole, vete al médico y pide la baja
Que digan que Nicole hace una buena actuación no es suficiente para decir que está bien, y eso que hace dos, el antes y el después, que se van intercalando. Pero no está bien porque no permite que te quites de la cabeza la cantidad de actores que has visto haciendo de policías de vuelta y media, estando para el arrastre, en el acabose, pasando del tema, cuesta abajo, rechazados por los compañeros, podríamos nombrar haciendo memoria uno detrás de otro, los que se correspondieran con las muchas películas del mismo tema pero con mil veces más intriga y muchísimo más atractivo. Que tiene un aspecto diferente..., igual para algunos, para otros eso será lo menos importante, porque el truco de hacerlo penoso para dar un aire de importancia al tema..., así no funciona. Si quieres dar importancia al tema, hacerlo muy trascendente, haz una película al viejo estilo Tony Scott o Antoine Fuqua, con valor, con ganas, con una y otra escena variada, y no dando vueltas al tema sin avanzar nada, a paso de tortuga, y menos todavía con... (ver spoiler que descubro escena)
Luego dirán que si feminismo y tal pero la escenita no veo por dónde cogerla, jeje, perdón por el chiste. No he visto nunca a Bronson, o a Bruce Willis o al Sr. Eastwood estando en las últimas como polis, deprimidos, de vuelta de todo y de todos, que se degradaran de esa forma para conseguir información, en cambio a Nicole, toma, a cumplir. Qué sí, qué será válido, pero no había necesidad; el viejo estilo es mejor: ¡Toma y toma! Un par de hostias y andando.
Han puesto a Nicole muy fea y deprimente en un tipo, y luego otro tipo, y en las dos ha hecho el avión. Y el guion no ofrece nada nuevo ni atractivo, es una pena pero poco se puede aprovechar. Requería más dinamismo y menos bajón, y por supuesto sobran esas tomas oníricas de nieve y slow motion "patinete" que no tiene ninguna referencia a descubrir.
[Leer más +]
11 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Watchmen
Watchmen (2009)
  • 6,8
    73.974
  • Estados Unidos Zack Snyder
  • Jackie Earle Haley, Malin Akerman, Patrick Wilson, Billy Crudup, ...
10
La mejor película de superhéroes
He visto la versión de 215 minutos que incluye el relato del Navío Negro en dibujos animados, y dicho apéndice intercalado me ha parecido innecesario.

Y me atrevo a decir, aún así, que es la mejor película hecha de superhéroes a pesar del aprecio que tengo al Soldado de Invierno, a Nick Fury, al Spiderman de Raimi..., pero no por ello los dejo atrás. Pero es que Roschach me ha llegado al corazón. Y lo mismo digo del Comediante, sí, que es un nazi, un maltratador nato, pero por eso mismo, porque me ha llegado al corazón; vaya auténtico logro del señor Snyder conseguir que un ser odioso como el Comediante pueda llegar tan fuerte hasta mis fibras sensibles. Es fácil entenderlo: Siento predilección por los buenos personajes, me refiero a los personajes a los que les puedes notar sus sentimientos de odio, desprecio y violencia y, al mismo tiempo, sus escondidos miedos, ese aspecto tierno tan fuertemente oculto bajo miles y miles caparazones de acero blindado pero que aún así, tenga un rato para llorar; y por eso he cogido un aprecio especial hacia este ser tan vil, algo extraño pero muy válido.

-Unos ladrones entraron a robar a su casa y le mataron.
-¿Unos ladrones? ¿Al Comediante? No me lo creo.

Y me ha encantado el misterioso Roschach, al mismo nivel que el Comediante, su brutalidad tan a las claras, su transparente código ético, su sufrimiento por la especie humana, por ese tesón continúo en el que la justicia y la verdad deben prevalecer. Por carecer de debilidades morales, por su empeño, por su compañerismo a pesar de la falta de fe en la convivencia humana, y por ser un lobo solitario. Lo mismo explicado antes, esa férrea disciplina en su personalidad tan a las claras representada, ese atractivo absorbente, me han llegado muy adentro y me ha conquistado deseando saber todo sobre él.

-El muy estúpido iba detrás de mí pidiéndome que le pegara. Le dije: Déjame en paz. Lo mismo fue diciendo cuando se encontró con Roschach.
-¿Y no le pegó?
-Le cogió y le tiró por el hueco del ascensor.

Creo que es una película impresionante con alma auténtica. Con un casting perfecto (en especial el Comediante y Roschach, y también los demás ¿por qué no? Impresionante Carla Gugino en su rol) y unas interpretaciones acordes a lo que el espectador desea, sin saber ni sobreentender. Y es grandiosa porque a lo largo de sus muchos pero cortos minutos nos lleva desde el poder destructor acaparado irracionalmente en una sola persona, un Nixon en este caso, cuyo dedo puede apretar el botón del exterminio total, hasta la mísera esquina más escondida de Nueva York donde un desconocido chaval lee todos los días un cómic y el kioskero se dedica a protestar, como hace todo el mundo, de la asquerosa vida política que nos engulle. Todo se compagina a la perfección; desde el poder cuasi divino de un ser que puede plantarse en Marte a construir castillos en el aire, en este caso aire inexistente, hasta una pobre habitación donde el último pensionista vuelve a sufrir un ataque por los pandilleros de siempre que asolan el mundo.

Y todo hilvanado con un estilo depurado a viejo cómic, sin perder el aspecto solemne y profundo de los diálogos, ya sean de unos u otros, que es el fondo y el espíritu que en esos tebeos debe prevalecer sobre tanta fantasiosa viñeta; y con unas imágenes impresionantes dando el ambiente requerido de leyenda a sus historias imposibles, justo lo que piden las viejas glorias disfrazadas que lucharon contra el crimen inagotable.

Alan Moore, el escritor del cómic, no tenía clara la adaptación del cómic al cine y llegó a renegar de la película, pienso que no tiene razón, creo que vería a sus personajes, que estaban inspirados en otros anteriores, como prostituidos, como si perdieran algo de su condición por pasar del dibujo a la imagen real, y creo que se equivoca porque son opciones y realidades dispares que pueden, y de hecho es así, convivir. Lo mismo pasa con los entusiastas de la obra gráfica, ésta u otra, que al verla en cine se quejen de lo poco, o menos poco, que se parecen los personajes a los de las viñetas.

Hay que apreciar las cosas por separado sencillamente porque hay que respetar la labor de un creador y también la del que aprecia esa labor, en este caso la de un director que se ha tomado muchas molestias y mucho tiempo en ofrecer un producto excelente y, por eso, seguramente ha tenido que cambiar muchas cosas, pero lo que cuenta aquí es la película, y la película es, técnicamente, una maravilla de la fantasía, con una factura de poema épico, y adquiere en su conjunto con gran acierto lo que representaba el espíritu de los superhéroes, su espíritu altivo… y sus miserias como cualquier hijo de vecino.
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
La isla del pecado
La isla del pecado (1956)
  • Estados Unidos Edward Ludwig
  • Yvonne De Carlo, Howard Duff, Zachary Scott, Kurt Kasznar, ...
6
Besos y regalos.
Un auténtico culebrón, un drama con migajas de intriga e incluso leves tintes de cine negro como incursión obligada a una mayor emoción. Un drama que gira alrededor de su protagonista, Ivonne de Carlo que es el mayor esplendor del film. Un bonito colorido para unas imágenes con mucho glamour. Ella es una mujer ambiciosa que almacena un secreto, o varios, tal vez con un pasado demasiado extenso para la edad a la que se nos predispone, sin llegar a los 30, y que despide deseo por todos los poros de su piel, y que aquellos que se acercan a ella se quedan embriagados de esa piel, de sus encantos y de su sensualidad. Parece un film algo moralista pero no creo que lo sea. Se puede seguir sin esfuerzo.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Toda la verdad
Toda la verdad (2002)
  • 5,7
    7.812
  • Estados Unidos Carl Franklin
  • Ashley Judd, Morgan Freeman, Jim Caviezel, Amanda Peet, ...
3
Y nada más que la verdad: Más que floja.
Y la verdad es que es mala. Dicen por ahí que ni siquiera el señor Freeman salva la película, yo diría que ¿cuándo ha salvado el señor Freeman una película? Este pluriempleado del Ayuntamiento que aparece hasta en la sopa, que no viene ni el Tato pero él sí, que un día te le vas a encontrar en tu cuarto cuando te vayas a acostar, que no tiene más que un registro pero muchas pecas en la cara, esa cara que no cambia la sonrisita ni siendo Dios ni siendo el presidente USA (en este caso es que igual es la misma), que sonríe de la misma manera a tu tía la del pueblo que a Perico de los palotes, que le da lo mismo ser el colega de Robín de los bosques que abogado con un perro de socio, todo lo interpreta igual, con la misma parsimonia de hombre feliz; pues lo que hay que decir es que la película no la salva ni Ashley por más empeño que ponga la pobre. Dice otro que el guion tiene un giro muy bueno, se nota que ha visto menos cine que el coyote del correcaminos, si no hay más giro que el que se da la gorda en la cama; pero vamos a ver una película protagonizada por Jim Caviezel lo dice todo nada más verlo; mala.

Y si encima es de militares americanos, pero no bélica, tomados ellos muy en serio, la película pasa a ser de lo más aburrido que hay, y lo digo porque los únicos militares a los que se les puede aguantar son los de las cabras, y si encima es de militares americanos en juicios militares ya es el acabose. Se necesita mucho aguante para esta tontería, que la pongo un 3 por Ashley que ni sé porqué, bueno sí, porque quiero subir un poco mi nota media.
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los tres días del cóndor
Los tres días del cóndor (1975)
  • 7,0
    6.770
  • Estados Unidos Sydney Pollack
  • Robert Redford, Faye Dunaway, Cliff Robertson, Max von Sydow, ...
9
Yo sólo leo libros
Ha pasado la época del cine negro, llegan los 70 y surgen nuevos intereses, ya no se trata únicamente de vigilar al enemigo de detrás del Telón, ahora llega la época de las Conspiraciones. Dice el analista: Yo no soy un agente de campo, yo sólo leo libros. Pero no, ya no hay inocentes, todos tenemos parte de culpa en el funcionamiento del sistema, todos somos culpables mientras no se demuestre lo contrario. Ahora hay gobiernos que dirigen al gobierno, una CIA dentro de la CIA, maniobras en la sombra, lo que se dice: conspiraciones. Y nadie como Robert Redford plasmó al ciudadano medio metiendo las narices en estos temas: Brubaker, Todos los hombres del presidente, y otras tantas.

En Los tres días del cóndor nos presentan un caso ficticio que podía ser verdad, y nos lo presentan de una forma espectacular. En un ambiente que recuerda el estilo británico se producen unos asesinatos de esos que prevés que nunca se aclararán. Y un hombre escapa por casualidad, por no estar donde tenía que estar en el momento preciso. Así es la gente. El centro lingüístico no es más que una tapadera, allí leen todo lo que se publica en el mundo, lo leen para saber que se cuece por otras tierras, porque algo de lo que se escriba, puede ser una conspiración. Allí no se estudia la novela histórica, ni en la Compañía exportadora se dedican al comercio, y el cóndor no es un pájaro, es un nombre en clave, y el ruiseñor es una encargada del registro, y el cartero no es un cartero. Todo son tapaderas.

Extraordinario film de Sydney Pollack. Faye Dunaway era una presencia casi obligada por ser estrella indiscutible entonces, se requería un rostro serio como el de ella, duro, que no llevara el argumento a un romance agradable que confundiera los graves hechos por suceder, en una relación simpática. Max von Sydow encaja su papel de manera perfecta, posee las maneras y presencia exacta a los del frío asesino que requiere una conspiración, y Cliff Robertson parece llevar toda la vida en esos despachos de las torres gemelas haciendo crucigramas. Los tres días del cóndor es el ciudadano medio en medio de una conspiración sin querer estarlo, a ciegas. El hombre desvalido contra los estamentos secretos, el hombre que quiere salir de esa conspiración y ver la luz, pero no es inocente, es un analista y está metido en el ajo y hay que ir a por él, porque para que una conspiración funcione, como es lógico, debe mantenerse en secreto.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desafío en la ciudad muerta
Desafío en la ciudad muerta (1958)
  • 6,7
    748
  • Estados Unidos John Sturges
  • Robert Taylor, Richard Widmark, Patricia Owens, Robert Middleton, ...
9
Coyotes o comanches
Aceptemos que es un argumento sencillo dentro del Western, ahora bien, un argumento magistralmente construido para mantener la intriga. Cada plano es un aumento de la tensión. Todos están juntos pero cada uno va por separado, es la clave para mostrar unos personajes con calado. Eso sí, todos se dedicaron al próspero negocio de los bancos. El de robarlos.

Todo es conciso y preciso, el caso es que tienen que gustarte los Western, tienes que saber que ofrecen pocas variaciones, que aquí el lenguaje es el revólver y que los sentimientos sobran.

La fórmula es invariable y John Sturges conoce el secreto de la fórmula. La aplica para el mejor despliegue de indios comanches. La mejor combinación de ataques a un puñado de pistoleros. Y al fin, la máxima pureza para el clásico desafío que engrandece el género.

Jack Wade, el pasado te busca, desentiérralo.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La ciudad desnuda
La ciudad desnuda (1948)
  • 7,4
    1.580
  • Estados Unidos Jules Dassin
  • Barry Fitzgerald, Howard Duff, Dorothy Hart, Don Taylor, ...
7
EL RELATOR
Este film utiliza la figura de El Relator para ir informando y comentando la acción. El tono empleado no es el del documental, como en otras películas policíacas o de cine negro de esas fechas se ha hecho al inicio para poner en antecedentes al espectador, si no que durante toda la película, eso sí, sin molestar, comenta las secuencias más importantes con frases del orden de: “Eh, fulanito ¿por qué no haces eso ahora?” “Busca, inspector, no debe andar muy lejos”. El tema está en que esa voz en off no ralentiza el ritmo y, aparentemente, no incide en el drama de la acción, pero me he fijado especialmente que la película tenía un argumento lo suficientemente sólido o normal para que transcurriera sin necesidad de ese Relator.

Los personajes están bien definidos, a Barry Fitzgerald le sobra personalidad para dar vida a un teniente de la policía de buenas maneras pero tajante. A su alrededor se mueve gente con eficacia gracias a una buena labor de dirección, y los de enfrente, los fuera de la ley, o son mentirosos muy creíbles o asesinos escurridizos.

La película es un caso de asesinato como miles hay en una ciudad de ocho millones de habitantes (entonces) como Nueva York, esté desnuda o vestida, y la consiguiente investigación policial que basa su mayor logro en estar rodada en escenarios reales con gente de la calle y un final emocionante.

Lo de El Relator, por opinar algo, lo veo un recurso innecesario y no sé si mejora la película o no, pienso que no hubiera hecho falta pero igual, como la ciudad está en bolas, han tirado de él para taparla un poco y, finalmente, añadir valor a la historia, pero no.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Todos pueden matarme
Todos pueden matarme (1957)
  • Francia Henri Decoin
  • François Périer, Peter van Eyck, Anouk Aimée, Dario Moreno, ...
9
La banda del pastís
Cine negro francés con matices, digamos que rozando el cine negro, al igual que el género denominado Drama, ya que difiere en algunos tramos. El argumento es tomado con seriedad, lleno de intriga e implicando al espectador, creando complicidad con un buen pretexto romántico, y con muy buenas maneras en cuanto a interpretación y dirección. No obstante, flota en él durante todo el metraje un aire italiano de fatalidad, de comedia negra abocada al pesimismo existencial, aunque no por ello se aparte del escenario y planteamiento francés.

Advierten al principio que las escenas carcelarias son mera ficción, pero debemos señalar que cumplen en cuanto credibilidad, y que tanto el régimen administrativo y el supuesto orden reglamentario tienen una base en la realidad cierta. A pesar del género dramático, no inmerso en él como hemos dicho, el director de la cárcel, que es un lujo de interpretación, debemos decir que deriva en un personaje que limita en la comedia a consecuencia de los hechos que van a suceder, e invitan a un humor soterrado, irónico, que es una delicia seguir. Un tipo a disfrutar por los que sepan apreciar los buenos guiones hechos con una sorna muy somera. Aún así, advertir que dicho personaje, no por ello, pierde credibilidad, ni mucho menos, ni se convierte el argumento en algo rocambolesco, si no que sigue la marcha de los acontecimientos dentro de la lógica, la que puede existir entre estos ladrones de poca monta, unos individuos a la espera de un golpe de suerte que les salve del mísero futuro en puertas.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil