arrow

Sherlock Holmes y la mujer araña (1944)

6,2
348
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Inglaterra, Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Sherlock Holmes finge estar muerto para poder investigar sin trabas una serie de presuntos suicidios que tienen un punto en común: en todos los casos los cadáveres presentaban picaduras de araña. Sus sospechas acaban centrándose en la atractiva, pero muy peligrosa Andrea Spedding. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Spider Woman
Duración
63 min.
Guion
Bertram Millhauser (Personajes: Arthur Conan Doyle)
Música
Hans J. Salter
Fotografía
Charles Van Enger (B&W)
Productora
Universal Pictures
Género
Intriga Thriller Crimen Sherlock Holmes
Grupos  Novedad
Sherlock Holmes
6
Rutinaria aventura de Holmes
Basil Rathbone fue probablemente el Holmes más ajustado a los relatos de Arthur Conan Doyle, tanto en lo que se refiere al físico, como en los gestos, la vestimenta y la actitud. A nivel personal, todavía me quedo con el Christopher Plummer de "Asesinato por decreto", que está actorazo total, pero reconozco que el Sherlock de mi cabeza es más parecido al protagonista de "Sherlock y la mujer araña". Lástima que las producciones filmadas con este actor no fueran demasiado lucidas y rozaran el territorio de la serie B, con unos villanos más bien ridículos, como la protagonista de esta película.

El guión es poco inspirado y lo mejor aparte de la eterna pareja es un final bastante curiosillo y la ambientación, que sin ser un lujazo respeta al milímetro el mundo descrito por Conan Doyle.

Los holmesianos más acérrimos (como fantomas) no podrán por menos que admirar la fidelidad en cuanto a personajes y diálogos que se brinda a los originales literarios. Pero incluso en este respecto, "Sherlock Holmes y la mujer araña" no sería jamás una de sus mejores aventuras.
[Leer más +]
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
LA MALDAD Y EL NIÑO QUE CAZABA MOSCAS
Nuevamente es Roy William Neill quien dirige otra más de la saga de Holmes-Watson, interpretados por Basil Rathbone y Nigel Bruce respectivamente, y quien vuelve a ofrecernos una pequeña joya cinematográfica sin mayor pretensión que la de entretenernos y hacernos cómplices de las misteriosas y fascinantes aventuras que ocupan la vida de Sherlock Holmes y su fiel doctor Watson. Y William Neill casi siempre lo consigue; por su esmerada puesta en escena, su excelente ambientación y el alto grado de empatía que tenemos con los entrañables personajes de Watson y el inspector Lestrade. Añadámosle, esta vez, una excelente trama ideada por Conan Doyle, una mala (Gale Sondergaard) en estado de gracia y un niño (magnífica interpretación) más raro que un perro verde y más peligroso que un político frente a una caja fuerte y... el disfrute en nuestro sillón favorito será máximo. Eso sí, de golpe cercenado por la escasa duración de la cinta.
No puedo obviar ni un segundo más la colosal escena de mujer y niño en el despacho de Holmes. La maldad de Andrea Spedding no conoce límites. ¡Ojo al dato!

1.- Aparece en el despacho de Holmes para cachondearse de él.
2.- Usa al niño como la pista falsa más alucinante del mundo.
3.- El niño caza moscas con la mano y va dando saltitos.
4.- El niño se declara culpable mostrando sus pies a Watson.
5.- La pérfida Andrea y el niño se alejan del despacho carcajeándose de Holmes y Watson (les han dejado un buen regalo).

No se ha mostrado ni una gota de sangre pero más mala que esta señora no creo que la encuentren en la historia del cine.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil