arrow
Críticas de el chulucu
Críticas ordenadas por:
Momentos de peligro
Momentos de peligro (1951)
  • 6,1
    127
  • Reino Unido Henry Koster
  • James Stewart, Marlene Dietrich, Glynis Johns, Jack Hawkins, ...
9
¡CUÁNTAS SORPRESAS EN EL BAÚL!
¡Peliculón! "Momentos de peligro" es una magnífica sorpresa, todo un descubrimiento en el enorme baúl de los clásicos, una muestra más del arte que fue séptimo para después extinguirse. Como dictan los cánones, Henry Koster nos ofrece un planteamiento, nudo y desenlace, claramente diferenciados. La habilidad y pericia del director, unida a la excelsa interpretación de James Stewart, permiten una transición suave y moderada entre las tres fases. La magnífica dirección de actores no sería tal si únicamente brillara Stewart (¡cómo no va a deslumbrar semejante actorazo!) pero es que Koster consigue una actuación dulce y conmovedora de la británica Glynis Johns y, lo que es más complicado, una actuación "humana" de la glacial Marlene Dietrich, y otra relajada y flexible del "Bulldogiano" Jack Hawkins. Se apoya Koster en un notable guión lleno de interesantes diálogos. Aún así, las miradas de Stewart, Johns y Dietrich expresan más que cualquier texto.
Como curiosidad, resaltar la secuencia en la que James Stewart deja el sombrero en la bola que adorna el pasamanos al comienzo de la escalera y sube a ver a su hija, que está en la cama tapada con el vestido recién regalado. Recuerda a la secuencia de la inolvidable "Qué bello es vivir" cuando el propio actor se queda con la bola de adorno en la mano para, a continuación, subir a ver a la pequeña Susie, que también está en la cama admirando los pétalos de la flor que adorna su mesilla.
[Leer más +]
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
El hermano orquídea
El hermano orquídea (1940)
  • 6,3
    147
  • Estados Unidos Lloyd Bacon
  • Edward G. Robinson, Humphrey Bogart, Ann Sothern, Donald Crisp, ...
8
BACON AND ROBINSON
¡Qué bárbaro! ¡Qué facilidad tienen algunos para hacer su trabajo tan bien! ¡Cómo interpreta Edward G. Robinson! ¡Cómo dirige Lloyd Bacon! Son dos tipos muy grandes, dos genios. Ambos rondan el centenar de películas y es muy raro que bajen del notable en sus respectivos cometidos. Vamos, dos máquinas.
En "Brother Orchid", Bacon permite a E. G. Robinson moverse a su antojo y, el pequeño hombrecillo malencarado y enérgico electrifica cada una de las escenas. Es como un látigo. Como James Cagney. ¡Qué dos grandes actores olvidados por los cinéfilos de nuevo cuño! Perdón, a lo que iba. Edward G. Robinson es como Xavi Hernández. No sólo es muy bueno sino que hace buenos a los de alrededor. Es talento y precisión. Fuerza y carisma. El pequeño hombrecillo lidera, manipula, manda, miente, maquina... y, si en un leve atisbo de sinceridad, queda desconsolado en el banco solitario del comedor, nos acercaremos (al igual que el Hermano Superior) y le diremos aquello de: "Cuando un corazón se sincera, necesita la respuesta de otro corazón".
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Alma solitaria
Alma solitaria (1950)
  • 6,1
    100
  • Estados Unidos Hugo Fregonese
  • Joel McCrea, Wanda Hendrix, John Russell, John McIntire, ...
8
PASABA POR ALLÍ
Fregonese no suele decepcionar. Parece que "pasaba por allí" y como, quien no quiere la cosa, hacía una buena película. Pero "Alma solitaria" es más que eso, es un ejercicio magnífico de precisión, de originalidad, de talento... en definitiva, de saber contar una historia. Una historia en la que combina géneros (western, humor, cine familiar, acción) de forma admirable; una historia llena de originalidad, de reacciones inesperadas, de personajes atípicos y misteriosos; una historia que se apoya en un brillantísimo guión y en un excelso uso del color; una historia contada, silbada y conducida desde la serenidad y la EMPATÍA del entrañable personaje que nos regala McCrea. Una historia preciosa y precisa del argentino de Mendoza que, únicamente "pasaba por allí".
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Julia se porta mal
Julia se porta mal (1948)
  • 6,2
    26
  • Estados Unidos Jack Conway
  • Greer Garson, Walter Pidgeon, Peter Lawford, Elizabeth Taylor, ...
9
EL COLOR PISTACHO DA MALA SUERTE
Julia se porta mal, sí. Pero peor se portan los que penalizan la excelente película de Jack Conway con tan paupérrimas notas. Como ya he dicho en alguna ocasión, flaco favor se hace al espectador que no la ha visto y que puede desistir de hacerlo si se fía a pie juntillas de las notas otorgadas.
Seamos serios y, al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios, y... a Greer Garson lo que es de Greer Garson. O sea, un reconocimiento absoluto por su formidable interpretación de la intrépida y alocada Julia. De excelso nivel es también la dirección de Jack Conway, incrementando el ritmo narrativo a medida que se van desarrollando los acontecimientos y, cediendo todo el protagonismo a la talentosa pelirroja. Conway se apoya en un notable guión lleno de diálogos memorables que potencian (o implementan como se dice ahora) las memorables actuaciones de los personajes secundarios (Freddy, su madre y la suegra de Julia).
Créame, mi querido espectador, "Julia se porta mal" es una excelente y divertidísima película.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
La esposa anónima
La esposa anónima (1936)
  • Estados Unidos Roy Del Ruth
  • Robert Taylor, Loretta Young, Basil Rathbone, Patsy Kelly, ...
7
¡QUÉ GALLETA TIENE EL MAYORDOMO!
Roy Del Ruth saca adelante la compleja trama de la historia a pesar de sucumbir en la combinación de géneros. No tiene fácil el buen director americano la mixtura de drama social, comedia, intriga (e intrigantes), romance, etc. etc. Es cierto que pierde este combate, pero el trío protagonista (Robert Taylor, Loretta Young y Basil Rathbone), en roles que les vienen como anillo al dedo, sale más que airoso del desbarajuste argumental y mantiene en alerta al espectador cuando éste no sabe a qué atenerse. Así las cosas, al final, nos olvidamos de movidas sociales y demás zarandajas. Sólo queremos el triunfo de la historia de amor entre Taylor y la adorable Loretta Young y, darle de bofetadas al mayordomo artero, canalla y despreciable, excelentemente interpretado por Basil Rathbone.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
No puedo vivir sin ti
No puedo vivir sin ti (1941)
  • 5,6
    60
  • Estados Unidos Clarence Brown
  • James Stewart, Hedy Lamarr, Ian Hunter, Verree Teasdale, ...
8
LAS SEÑALES DEL AMOR
Absolutamente injusta la nota que se le otorga a la película. Es una lástima, ya que si el lector de Film Affinity se deja guiar por dicha valoración, se quedará sin hora y media de agradable entretenimiento. Aunque hay mucho más que eso en "No puedo vivir sin tí", pues Clarence Brown impregna la emotiva historia de un exquisito lirismo que culmina con la aparición en escena de la entrañable casa de campo de la abuela de Bill. Brown crea las atmósferas precisas en la multitud de escenarios que se muestran (y son muchos: casas ostentosas, casas pobres, parques, bares, campo...) y se beneficia del extraordinario momento de James Stewart (acababa de ganar el Oscar por "Historias de Filadelfia") y de la mezcla de belleza y misterio de Hedy Lamarr.
Sin ninguna duda, película de sofá y manta para tarde lluviosa y para buscar, de cuando en cuando, en el techo del salón, los destellos intermitentes de la luciérnaga del amor.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Larceny, Inc.
Larceny, Inc. (1942)
  • 6,8
    76
  • Estados Unidos Lloyd Bacon
  • Edward G. Robinson, Jane Wyman, Broderick Crawford, Jack Carson, ...
8
UN DEPENDIENTE DELICADO
Lloyd Bacon, cada día me gustas más. Me dejaste con la boca abierta con la admirable "Frisco Kid" (1935), no la terminé de cerrar con la estupenda "Invisible stripes" (1939) y, evidentemente, continué con ella abierta debido a las carcajadas que me causó la hilarante "Los apuros de Sally" (1949).
Hoy me he vuelto a tronchar con esta encantadora "Larceny, Inc." (por cierto, Larceny significa robo). Además Bacon cuenta con la inestimable ayuda de ese fenómeno llamado Edward G. Robinson, que no tiene película mala o quizás, mejor dicho, que no tiene interpretación que baje del notable. Los enredos, engaños y situaciones disparatadas se van sucediendo hasta la traca final (nunca mejor dicho) y el espectador se lo pasa en grande. Edward G. Robinson está imponente envolviendo con "delicadeza" el regalo navideño. La misma delicadeza con la que, entre su socio y él, le lanzan las maletas a Broderick Crawford para que tape el agujero.
Por cierto, ¿no habrá copiado Woody Allen parte de este argumento para su "Granujas de medio pelo"?
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Campeones
Campeones (2018)
  • 7,0
    26.495
  • España Javier Fesser
  • Javier Gutiérrez, Juan Margallo, Luisa Gavasa, Jesús Vidal, ...
9
ENORME TRABAJO
¡Y llegó el gran día! Y ha sido uno de los directores menos renombrados de nuestro país. Javier Fesser ha filmado todo un peliculón. Una película extraordinaria en la que desparrama talento a raudales. Ha cogido por la pechera a directores, críticos y espectadores (los tres grandes colectivos del cine español) y les ha espetado en la cara: " Voy a daros una lección sobre cómo hacer una película sin usar efectos especiales, tacos y escenas de sexo. Voy a hacer una película llena de emociones (que son la esencia del cine); el espectador reirá y llorará, se indignará y se enternecerá; despertará al corazón dormido, surgirá la íntima reflexión. Voy a golpear conciencias sin un solo golpe, mostraré heridas abiertas sin una gota de sangre, exhibiré mentes y cuerpos imperfectos sin atisbo de pena, de drama o de compasión. Voy a hacer una gran película, no con dos cojones, sino con las dos T. La T del talento y, sobre todo, la T del trabajo." O sea, "Campeones"
Y, ¡mamma mía! ¡Cuánto trabajo! Y es exhaustivo, pormenorizado y pulcro. ¿Y el montaje? ¿Se lo imagina? " Y ahora... ¿qué plano coloco?, ¿lo podré sincronizar con el gesto de éste?, ¿y si le doy prioridad a la mueca de áquel?, ¿cómo voy a desechar aquella otra expresión?" A trabajar y trabajar y trabajar...
Y ¿el partido final?, ¿qué me dicen del partido final? ¿Saben cuál es la diferencia entre este partido de baloncesto y cualquier otro partido entre deportes de equipo que se haya filmado antes? La gran diferencia es que Javier Fesser ha sabido dar idéntico protagonismo a cada uno de los miembros del equipo de "Los amigos", es más, ha dado el mismo protagonismo a los componentes del equipo adversario. La mayoría de directores, en idénticas situaciones, se han limitado a destacar a dos o tres jugadores y a mostrar el balón entrando en el aro. Eso es lo fácil, lo que menos cuesta, lo rápido. Javier Fesser no. Lo tenía muy claro. Todos son necesarios y todos tienen mucho que enseñarnos.
[Leer más +]
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Silla eléctrica para ocho hombres
Silla eléctrica para ocho hombres (1959)
  • 6,9
    54
  • Estados Unidos Howard W. Koch
  • Mickey Rooney, Frank Overton, Michael Constantine, John Vari, ...
9
SALDRÉ A TOMAR AIRE FRESCO
Pocos leerán esta crítica. El que la valida (por razones obvias) y tal vez, algún despistado. Es una lástima. La película sacaría los colores a los cineastas y cinéfilos de nuevo cuño, vamos, a los de ahora. ¡Qué felices serían con semejante historia! El director prepararía planos inversosímiles y, sobre todo, muy mareantes; el guionista rasgaría su folio con la furia y el desprecio que dan los tacos; un par de camiones cisterna cargados de sangre para rodar media secuencia; silla eléctrica último modelo con casco incluido y, a ser posible, que achicharre muy poco a poco. Y, por otro lado, millones de cinéfilos babeando con la nueva 'masterpiece' de Tarantoide o de Martin Excursiones.
Pero resulta que la dirigió un tal Howard Koch en el año 1959 y no hizo nada de eso. El tipo usó cuatro decorados de mala muerte (nunca mejor dicho), una cámara del cine Exin y unas cuantas mesas y sillas que encontró de ocasión en algún garaje-trastero adyacente. Luego, eso sí, añadió grandes dosis de su talento, unos diálogos angustiosos, una gran fotografía y a un Mickey Rooney en estado de gracia. Y se limitó a darles el máximo protagonismo a unos personajes desesperados por su caótica situación y la crueldad de sus captores. El resultado es excelente y el espectador las pasa canutas desde el primer fotograma. Koch no nos da respiro. Tampoco al preso Mears. Éste, con mirada retadora, se encamina hacia la puerta y suelta: "Vosotros haced lo que queráis, yo saldré a tomar el fresco".
[Leer más +]
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Barreras invisibles
Barreras invisibles (1939)
  • 6,6
    92
  • Estados Unidos Lloyd Bacon
  • George Raft, Jane Bryan, William Holden, Humphrey Bogart, ...
8
BACON NO FALLA
Este Lloyd Bacon es bueno, muy bueno. Gran conocedor del oficio, le avalan estupendas películas en los muchos géneros que abordó. En el musical ("La calle 42"), aventuras ("Frisco Kid"), comedia ("Los apuros de Sally"). "Es difícil que Bacon falle" podía ser el lema a aplicar.
"Barreras invisibles" es una excelente película y una palmaria demostración del dominio absoluto de géneros y temas que poseía Bacon. No es sólo una peli de gángsters. En ella se aborda el tema de la familia, la siempre complicada reinserción a la sociedad del expresidiario en libertad condicional y la lealtad entre dos buenos amigos, compañeros de cárcel e incapaces de mentirse el uno al otro. Por si ésto fuera poco, magnífica interpretación de George Raft (a mi gusto mucho mejor en personajes más complejos y humanos que en sus habituales composiciones de gángster frío y envarado) y de Humphrey Bogart y, espléndidas las secuencias de la persecución de coches por las calles de la ciudad.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
El último gángster
El último gángster (1937)
  • 6,4
    155
  • Estados Unidos Edward Ludwig
  • Edward G. Robinson, James Stewart, Rose Stradner, Lionel Stander, ...
10
EDWARD G. ROBINSON ES IGUALICO QUE LOS ACTORES DE AHORA
Todavía sigo empapado por el fuerte aguacero que cae sobre la ciudad en sombras. También empapado, y para siempre, de la lección actoral de un fenómeno llamado E. G. Robinson y de la lección cinematográfica del sorprendente Edward Ludwig. ¡Qué peliculón! "El último gángster". Una obra maestra. Sí, la culpa es de esos dos tipos. Me han agarrado del cuello y me han introducido de lleno en su fascinante mundo de blanco y negro. Y no me han soltado hasta la última secuencia. Tirado en el asfalto estoy, empapado de la cabeza a los pies, con la boca y la mente muy abiertas. Ha sido todo tan rápido.
"El último gángster" (no podía ser otro que E. G. Robinson) seguía en la cima a pesar de sus sucias maniobras, de sus odiosos crímenes, de su fatuidad. Pero resulta que lo bajan a patadas. Lo meten en la cárcel, lo abandonan, lo pisotean, se ríen de él. Sale de la cárcel con sed de venganza pero aún va a tener que sufrir lo suyo. Es el penúltimo giro de la fantástica trama. La penúltima dificultad para E. G. Robinson. ¡Ánimo E. G. un registro más!. Y E. G. lo consigue. Y la película es magnífica y Edward Ludwig la dirige de manera magistral.
Cuando me he secado y estoy apurando mi café frente a la chimenea, me viene fresca a la memoria, la maravillosa secuencia en la que Edward G. Robinson le habla a su pequeño recién nacido a través de la mampara de cristal. Con cuatro gestos y cuatro muecas deja claro a quien ama y a quien no. Sólo podía hacerlo E.G. Un actorazo. Puro cine.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gran familia
La gran familia (1962)
  • 6,4
    5.038
  • España Fernando Palacios, Rafael J. Salvia
  • Alberto Closas, Amparo Soler Leal, José Isbert, José Luis López Vázquez, ...
9
CUANDO EL RESENTIMIENTO NUBLA LA RAZÓN
¡NO, NO, NO! ¿Qué significa ese 6,4 de nota media? "La gran familia" es una película extraordinaria. El zaragozano Fernando Palacios da toda una lección cinematográfica: perfecto manejo de la cámara (siempre en el lugar adecuado e impartiendo una soberana clase de planos grupales), magnífica puesta en escena y magistral dirección de actores. Se apoya, además, en un excelso guión lleno de diálogos memorables (casi todos en los que participan Alberto Closas, José Luis López Vázquez y el entrañable Erasmo Pascual haciendo de portero). Mención aparte para el prodigioso diálogo entre el taquillero del cine y "el abuelo", con intervenciones esporádicas de los nietos. La lección de Fernando Palacios no termina ahí. Encaja los distintos episodios admirablemente dotándolos del ritmo adecuado; sabe llenar nuestros ojos de alegría, de optimismo, de valor y de rectitud; introduce momentos amargos con dulzura inusitada (anticipo de lo que puede deparar el futuro) y, por encima de todo, ha logrado lo que el maestro Frank Capra consiguió con "¡Qué bello es vivir!": una película para la historia. Para la Navidad, para cada día. Para hacernos reír y para hacernos llorar.
Volviendo al 6 y pico de nota media, lo que resulta indecente y doloroso es que, quien se supone que sabe algo de cine, otorgue a esta enorme película tan paupérrima puntuación. Flaco favor a quien no la haya visto y al aficionado que la vio tiempo atrás y que le gustó. Por mucho que el resentimiento e incluso el odio más voraz te invada, uno no debería engañarse a sí mismo y masacrar una obra de arte ante los ojos del espectador puro e ingenuo. Y menos en estos tiempos en los que el pobre (si bien ha dejado de ser ingenuo) no tiene ninguna película de enjundia que llevarse a los ojos y a la mente y, no digamos ya, una que sea amable, limpia y llena de alegría, rectitud moral y buenos sentimientos.
No, deja de engañarte y deja de engañar. "La gran familia" es una película maravillosa, de las cinco mejores películas españolas de la historia, le da sopas con honda a las más reputadas del cine europeo (y a las más reputadas españolas) y... está dirigida por el zaragozano Fernando Palacios. SÓLO POR ÉL.
[Leer más +]
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Abajo el telón
Abajo el telón (1955)
  • 6,2
    226
  • México Miguel M. Delgado
  • Mario Moreno "Cantinflas", José Luis Aguirre, Eduardo Alcaraz, Rafael Alcayde, ...
10
EL MEJOR
Considero "Abajo el telón" una de las Grandes del genial cómico mexicano. Como todos los ilustres genios -ya sea en la actuación o en la dirección- del séptimo arte, exhibe una carrera repleta de obras maestras ("Ahí está el detalle", "Los tres mosqueteros", "El supersabio", "El bombero atómico", "El señor fotógrafo", "Caballero a la medida") y de exiguos fracasos (sus últimas películas).
"Abajo el telón" comienza de forma trepidante. Cantinflas en estado puro: chapucero, faltón, ligón, caradura, abusón... destroza el elegante despacho en cuestión de segundos. Luego, la película se desarrolla con ritmo pausado y diálogos memorables ("pues sí, este chamizo es mío... y ahora sufra" o toda la conversación con el comisario de policía). Y en su parte final, probablemente, los veinte minutos más increíbles, trepidantes y divertidos de la historia del cine. El genio campando a sus anchas en el escenario del teatro; llevando cafés a deshoras, apuntando letras inventadas ("me sobran arrestos para cruzaros la cara"), serrando sillas, bailándolo todo, ante los ojos de unos espectadores con el hígado dañado, faltos de aire y dolorosos pinchazos en la garganta de tanto reír y reír. Porque quien no ría en esos portentosos veinte minutos tiene un grave problema.
No, Cantinflas no es comparable a Chaplin, Keaton o Lloyd. Es mejor. Es el más grande. Tiene mejor mímica en su rostro, en sus movimientos. Habla y despista a su oponente. Habla y falta. Falta a muchos. Sobre todo a los hombres. Habla y te mondas. Es rápido, demasiado rápido. Como Groucho. Los dos más rápidos del Oeste.
Mis padres me lo dieron a conocer. Nunca podré agradecérselo lo suficiente. Ellos lo veían en la pantalla grande. Como debe ser. Me decían que la gente se reía tanto que no podían seguir los diálogos enteros debido al estruendo de las carcajadas. A mi hermano y a mí nos llamaban la atención los vecinos por el mismo motivo cuando veíamos una y mil veces la secuencia de Serruchini.
Mil gracias, Cantinflas. Mientras nos sonríes desde el cielo, yo, aquí abajo, faltaré un poquito a los que creen que hacer reír no tiene mucha importancia.
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Marino al agua
Marino al agua (1953)
  • Estados Unidos Richard Quine
  • Mickey Rooney, Dick Haymes, Peggy Ryan, Ray McDonald, ...
6
¡DEME UN PAR DE GLOBOS, POR FAVOR!
Película muy flojita (como casi todas las de Richard Quine) salvada únicamente por la comicidad de Mickey Rooney y los simpáticos dibujos que acompañan a los títulos de crédito.
El grave... bueno, gravísimo problema de la cinta, es el nefando dúo que acompaña a Rooney. Las burlas, la crueldad, la insolencia y el desprecio con el que lo tratan, siendo de por sí, intolerables, no son lo peor de todo. Lo peor es la mediocridad de este par de zoquetes, que parecen ir de Cary Grant y Tony Curtis, sin tener en cuenta para nada que el espejo sólo puede revelarles sendas caras de primavera muy propicias para colocar en un stand de feria y acribillarlos a globazos de agua.
Ya lo dijo mi padre a los pocos minutos de visionado: ¿De dónde han salido este par de pijotillas?
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Caravana de pioneros
Caravana de pioneros (1956)
  • Estados Unidos William Beaudine
  • Fess Parker, Kathleen Crowley, Jeff York, David Stollery, ...
5
¡BIEN CHAVAL, TÓMATE UN WHISKY!
Hombre, ya sabemos que es un producto Disney y, como tal, aceptamos sus carencias a la hora de contar historias con personajes de carne y hueso, asumimos que los niños tendrán un papel preponderante y perdonamos las simplezas de guión y diálogos.
Pero hombre Beaudine, ¡córtate un poco! Al menos preséntanos a los personajes, enséñanos algo más del fuerte y, sobre todo, no nos tomes por idiotas haciéndonos creer que un médico responsable y cabal va a la caza de una turba de aguerridos indios, usando de cebo a un atolondrado muchacho de no más de diez años. Sólo te ha faltado sentarlo alrededor de la hoguera con un buen puro en la boca y un vaso de whisky en la mano. ¡Ay, Señor, Señor!
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
El paso de la muerte
El paso de la muerte (1960)
  • 4,9
    25
  • Estados Unidos Hall Bartlett
  • Alan Ladd, Sidney Poitier, James Darren, Glenn Corbett, ...
6
EXPECTATIVAS PROMETEDORAS. RESULTADO FALLIDO.
Película bélica dirigida por Hall Barlett que, a falta de un buen ritmo, abre un abanico de plausibles opciones temáticas: racismo, amistad, tolerancia, la soledad de quien debe tomar responsabilidades importantes e incluso, la posibilidad de un romance. Con ello pone los dientes largos al espectador, pero éste se queda sin morder ninguno de los manjares prometidos. Ni se profundiza ni se concreta nada. La película se salva gracias a alguna escena de acción. O quizás gracias a una sola. La de Ladd y Poitier echándole bemoles para quemar el tanque.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
La pelirroja indómita
La pelirroja indómita (1955)
  • 5,8
    62
  • Estados Unidos Mervyn LeRoy
  • Greer Garson, Dana Andrews, Cameron Mitchell, Lois Smith, ...
8
¿QUE COMO TE AMO?
No le hagan ningún caso a la nota media que tiene esta película. "La pelirroja indómita" es una excelente cinta dirigida por el prolífico Mervyn LeRoy que contiene buena dosis de aventura, romance y discrepancias médicas. Por si esto no fuera suficiente, una espléndida Greer Garson lidera el frente femenino en esta desigual guerra de sexos y, aunque no sale victoriosa, al menos vence y convence -lo que es más importante- al hombre que ama y al temor de un pueblo indígena que primero la mira receloso pero luego la adora.
Greer Garson es la película de principio a fin y, fíjense ustedes si esto es cierto que, cuando ésta termina, nos da la sensación de haber visto una película con muchos toques de comedia. Pero realmente no los hay. Lo que ha ocurrido es que la atractiva y arrolladora personalidad de la doctora Winslow ha llenado cada secuencia de una simpatía, una luminosidad y una alegría desbordantes.
Como yo también ando desbordado y seducido por tan maravillosa mujer, me sentaré al piano, al igual que Dana Andrews, y con la misma cara de primavera, le voy a recitar aquello de: "¿Qué cómo te amo? De muy diversas formas..."
[Leer más +]
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de medianoche
Antes de medianoche (1936)
  • 5,9
    29
  • Estados Unidos Edward Ludwig
  • Jean Arthur, Joel McCrea, Reginald Owen, Thomas Mitchell, ...
7
JUGANDO AL AJEDREZ
En poco más de una hora Edward Ludwig dirige, casi en la penumbra, esta notable película acerca de la certera intuición de un afamado periodista. Apoyado en un magnífico guión, Ludwig combina sabiamente los entresijos de la mesa de redacción de un periódico, con los arteros movimientos de ajedrez de un atildado ladrón de guante blanco. El cuarto poder en las fauces del lobo con piel de cordero pero vestido siempre con elegante esmoquin. Afortunadamente surge la poderosa figura de George Melville (espléndido Joel McCrea) y, tras intenso intercambio de piezas, da un sonoro jaque mate al vanidoso oponente que se creía el más bonito y el más listo de la clase.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sangre en Filipinas
Sangre en Filipinas (1943)
  • 6,3
    106
  • Estados Unidos Mark Sandrich
  • Claudette Colbert, Paulette Goddard, Veronica Lake, George Reeves, ...
7
NO QUERÍAN SER HEROÍNAS
Mark Sandrich deja de lado sus memorables musicales para dirigir esta notable "Sangre en Filipinas" y contarnos, de paso, las vicisitudes de un grupo de enfermeras en las hostiles selvas de Batán durante la Segunda Guerra Mundial.
Como en la magnífica "Caravana de mujeres" (1951) de Wellman, nos encontramos frente a un tenaz e idealista grupo de mujeres, cuyo principal e irrenunciable objetivo es el de aliviar las heridas físicas y psíquicas de los soldados maltrechos a causa de los continuos bombardeos de la aviación japonesa. Sandrich filma cruentas escenas de guerra que combina audazmente con secuencias líricas -casi bucólicas- de la pareja protagonista. Y lo hace con acierto. No acierta, a mi modo de ver, en alargar la historia hasta las dos horas.
Claudette Colbert, Paulette Goddard y Veronica Lake están sencillamente maravillosas y les dan sopas con honda a sus compañeros masculinos de reparto.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica
Cuenta hasta tres y reza
Cuenta hasta tres y reza (1955)
  • Estados Unidos George Sherman
  • Van Heflin, Joanne Woodward, Philip Carey, Raymond Burr, ...
6
CONVERSIONES COMPLEJAS
George Sherman dirigió decenas de westerns para la Republic. Eran encargos realizados a toda prisa, a mayor gloria de los cowboys del momento (John Wayne, Gene Autry, Don Barry), y de menos de una hora de duración. "Cuenta hasta tres y reza" la dirigió en el año 1955, ya alejado del encorsetamiento de su primera y prolífica etapa. Apoyado en un guión tan correcto como, sin duda, original, nos sorprende con este western que, aunque sólo sea por atípico, ya merece la pena su visionado. Atípica es también la conversión del conflictivo Luke Fargo y, también atípica -aunque algo sonrojante- la conversión final en 'mujer' de la salvaje Lissy.
Sí, hay acción, buenas peleas, bonitos caballos, chicas de salón, pero... el problema es que, a mitad de la cinta, se pretende dotar a la historia y a sus personajes de un trasfondo psicológico inesperado que chirría demasiado a tenor de la rudeza de los escenarios y de los protagonistas.
[Leer más +]
Sé el primero en valorar esta crítica