arrow

Los músicos de Gion (1953)

7,7
813
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La joven y bella Eiko ha ido a refugiarse a un barrio de Kioto, a casa de Miyoharu, una geisha con muy buena reputación de la que Eiko quiere aprender. Ambas se hacen inseparables, pero una noche Eiko muerde a un cliente y las dos deben abandonar el barrio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Gion bayashi
Duración
85 min.
Guion
Yoshikata Yoda, Matsutaro Kawaguchi
Música
Ichiro Saito
Fotografía
Kazuo Miyagawa
Productora
Daiei
Género
Drama Prostitución
10
"Te horrorizaba entregarte a un hombre contra tu voluntad"
Mizoguchi vuelve a sorprenderme y a postrarme ante su maestría. Como siempre, un guión sencillo, elegante, observador, sensible y certero es su gran baza junto a una puesta en escena cuidadosa y meticulosa, y a una dirección de actores fluida, respetuosa, repleta de buen gusto y de buenas vibraciones que convierten el ejercicio de contemplar la ficción de los personajes en un acto sumamente placentero y satisfactorio.
Como siempre, el telón de fondo de un Japón profundo. Como casi siempre, la posguerra de unos años cincuenta de un país que se alzaba velozmente de sus cenizas.
Ponerse delante de una película de Mizoguchi es viajar derechos a un pasado de tradición milenaria, a un presente que se va imponiendo con contundencia y alterando las costumbres ancestrales de una sociedad otrora cerrada y casi inabordable desde un punto de vista externo no habituado a esos rituales atávicos.
Mizoguchi refleja los sutiles cambios de una sociedad que combina la carga de unas normas de conducta, heredadas de un pasado hasta hace poco inamovible, y la introducción de las novedades que se van produciendo como consecuencia de la natural evolución de una comunidad que se adapta rápidamente a los tiempos.
Resulta curioso y bello observar a esas personas del siglo pasado que siguen actuando como lo hacían sus antepasados, pero ya notando la influencia del cambio. Mizoguchi, con su ojo penetrante, se centra suavemente en dichos cambios, en los conflictos generados, y nos deja una mirada limpia, crítica y compasiva acerca de sus personajes.
Dejando aparcado esta vez el tema de las familias, Mizoguchi coloca ante su cámara la difícil e intrigante profesión de las geishas. Con su tono siempre equilibrado, plantea las bases de un oficio con mucho de artificio y de sufrimiento íntimo. Las geishas, esas mujeres etéreas que parecen muñecas de porcelana envueltas en ricas sedas, elaborados peinados de cabellos negros y brillantes y rostros ocultos bajo el polvo de arroz. Duramente entrenadas en el arte de fascinar y entretener a los hombres, obras de arte en movimiento que han de medir sus palabras, sus gestos y sus corazones. Carcasas hermosas vendidas al mejor postor y sometidas al dominio masculino para poder subsistir en un mundo injusto y organizado en torno al placer de los hombres.
Una geisha no debe mostrar sus sentimientos, no debe mostrar pensamientos provocadores ni rebeldes, y debe aceptar las imposiciones con sumisión.
[Leer más +]
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Brusco final a la inocencia.
Eiko es prácticamente una adolescente que vive atrapada entre un tío tirano y un padre ausente, ella desde su inexperiencia e ingenuidad solo atisba una salida a su vida, convertirse en geisha, para ello pide ayuda a Miyoharu y promete toda clase de sacrificios. Magnifica reflexión del gran Mizoguchi sobre la dificultad de cambiar las cosas en ciertos mundos, la rebelión es casi una utopía, el que se atreve lo paga y la propia subsistencia le obliga a volver al redil y acatar las normas.
Para alguien occidental es cuando menos curioso el mundo de las geishas, esa mezcla entre señoritas de compañía elegantes y refinadas, con ese otro componente que le atribuimos quizás un tanto injustamente de prostitutas de lujo, solo aptas para cierto poder adquisitivo, no es fácil entenderlo o captarlo en toda su esencia. Aquí se nos narra una historia dura que parece describir bien ese mundo, pero también se nos dice como la inocencia puede acabar de pronto y de forma muy brusca, y como la amistad puede obligarnos a pagar enormes peajes. Relata ese universo para hombres en el que algunas mujeres llegan a detentar mucho poder, pero donde el romanticismo para nada existe porque el que manda de forma descarada es el dinero.
En un Japón que salía de la guerra parecen intuirse ciertos aires de cambio, algún soplo fresco de nuevas ideas, de mover lo que durante siglos había sido invariable, pero su desolador y magnifico final nos dicen que esos cambios no van a ser sencillos y que, de producirse, se harán poco a poco y en el camino algunos pagaran por ello un alto precio.
Viendo esta película he notado la esencia del gran cine, que transmite y emociona, historias sencillas, contadas de manera sencilla, no es necesario irse por las ramas ni buscar lo que no existe, a menudo lo que tenemos delante de nosotros y que no somas capaces de ver es lo más placentero.
[Leer más +]
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil