arrow

The Addiction (1995)

The Addiction
Trailer
6,4
1.976
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La estudiante de filosofía Kathleen Conklin (Lily Taylor) es mordida por una mujer vampiro (Annabella Sciorra), lo que provoca cambios decisivos en su persona, convirtiéndose en una yonkie ávida de sangre para calmar la insaciable sed que la atenaza. Incapaz de rebelarse ante su nueva condición vital que la domina por completo, la desconcertada joven buscará comprender el auténtico alcance del fenómeno, al mismo tiempo que intervendrá en brutales masacres vampíricas de inadvertidos amigos y conocidos... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Addiction
Duración
82 min.
Guion
Nicholas St. John
Música
Joe Delia
Fotografía
Ken Kelsch (B&W)
Productora
October Films
Género
Terror Vampiros
"Inquietante, desconcertante y pretenciosa película de terror"
[Cinemanía]
4
Go, vampire, go
¿Adónde van los vampiros? Al infierno, en el cielo no los quieren. ¿A que ideología político/filosófica se adhieren los vampiros? A que el mundo evoluciona pero los no-muertos ya no pueden por su condición atemporal. ¿Cuál es su verdadera naturaleza? Pues dependerá del director de turno y sus respectivas inquietudes volcadas sobre uno de los temas fantásticos más manidos de la humanidad.

Libro trás libro, The Addiction se va construyendo peldaño a peldaño siguiendo las tesis y/o teorías filosóficas más en boga. Está hecha con una enciclopedia básica bajo el brazo. Podrán decir que es pretenciosa, y quizás algo de razón tengan. Pero a mí me ha parecido una fría y seca cátedra académica con buenos recursos formales, nada más. Los actores salvan el palabrerío con puro y duro compromiso, con sus gestos y miradas: saquen a los actores y The Addiction se puede confundir tranquilamente con una tesis doctoral basada en la fusión de ideas. Tengo mis fundamentos para decir ésto: ninguna de las ideas expresadas se impone como visión definitiva del mundo mostrado, salvo que la sociedad está perdida en sus propios vicios. Pero para demostrar eso no hace falta ninguna tesis filosófica: basta con abrir la ventana y ver a tu alrededor.

Por cierto, algo se repite con sospechosa insistencia: que el vampiro es, básicamente, un ser pecador. O sea: drogarse es pecado. Por algo The Addiction alude siempre a las drogas, y a cualquier asomo de transgresión en tanto camino equivocado. Eso no es filosofía, eso es bajada de línea pacata y conservadora.
[Leer más +]
17 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
Obra maestra moderna
Me encanta Ferrara. Y me da igual que algunos le tachen de basura, de pretencioso, o que me puedan tachar a mi de flipado moderneta, de cultureta que no tiene ni idea del verdadero cine y blablabla...Paparruchas. Ferrara es uno de los cineastas más valientes de la última época, que por lo menos muestra una visión personal y única (y pretenciosa, vale) de lo que nos rodea.

Ciñéndome a la película...Para mí es la mejor de todas las suyas que he visto. Su particular modo de ver los cánceres y los peligros de la sociedad que acechan en cualquier esquina, en cualquier callejón. En esta sociedad el peligro está a la vuelta de la esquina, parece querer decir casi nada más empezar, donde esa vampiresa salida de la nada contagia a la protagonista. Pero, ¿acaso la convierte en un vampiro? No lo creo, simplemente es una víctima más de la sociedad, de la droga, de la religión, de la marginalidad, de la pobreza cultural y del cáncer cerebral que azota el mundo...

Podríamos definir la película como "de vampiros". Si, en ese caso es la obra maestra de vampiros moderna, por encima de cualquier otra obra barroca y sin duda más pretenciosa que esta, como las versiones de Drácula o las famosas y petulantes entrevistas con el vampiro. The Addiction es un filme terrorífico, claustrofóbico (a lo que ayuda su imponente blanco y negro). Es una película salvaje que además de aludir a los instintos más primarios se pregunta sobre ellos. Incluso en ciertos momentos podría parecer una película de zombies, con todos esos vampiros sin control abalanzándose sobre los inocentes. Incluso podría ser gore en su parte final (gore suavecito, no vayáis a pensar) con esa matanza brutal en la casa... Pero sobre todo es filosófica, desconcertante y opresiva, con ese ambiente malsano que tanto le gusta al director y que le da un empaque de desasosiego constante.

Aquí no hay poderes hipersobrenaturales, ni grandes castillos, ni vampiros elegantes, ni doncellas ni pollas on ollas. Lo único que hay son calles oscuras, gente desorientada, preguntas sin respuesta, mucha oscuridad y mucha reflexión sobre los cánceres que le van saliendo a la sociedad según evoluciona. Y de la misma forma que la protagonista se convierte en uno de esos cánceres por culpa de todo lo que le rodea, busca sin cesar a víctimas, pero también a aquellos que se han convertido en lo mismo que ella...

Terrorífica y magistral, de una personalidad arrolladora y que te mantiene con un mal gusto constante a lo largo del metraje, lo cual puede que a muchos no les guste y prefieran los mordisquitos en el cuello floquitos y mierdosos de toda la vida. The Addiction es un paso adelante, no sólo en el microgénero vampírico (si es que se le puede encasillar ahí), sino en el terror en general.
[Leer más +]
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil