arrow

El espía de los Balcanes (1984)

El espía de los Balcanes
Trailer
7,1
223
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Ilija Cvorovic es llamado por la policía secreta para hacerle unas preguntas acerca de su vecino, un hombre de negocios que ha regresado desde occidente. Después de esa charla, Ilija está convencido de que su vecino representa la más grande amenaza para la seguridad nacional, y comienza su propia operación de vigilancia del inocente vecino. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Yugoslavia Yugoslavia
Título original:
Balkanski spijun
Duración
95 min.
Guion
Dusan Kovacevic
Música
Vojislav Kostic
Fotografía
Bozidar 'Bota' Nikolic
Productora
Union Film
Género
Comedia Espionaje Comedia negra
7
Los patanes de los Balcanes.
1995 y 1998 Kusturica creava sus dos mejores obras, "Underground" y "Gato negro, gato blanco" a las dos se las ha comparado reiteradamente con el mejor Berlanga, el éxito fue tal que en 2007 repitió la formula y filmó "Prométeme". Lo que muy pocos saben es que en 1984, se creo una de las mejores comedias que se hiciesen por aquellas tierras, no contiene ni el colorido ni las excentricidades de las que dota sus películas el polifacético Kusturica y al contrario que este "El espía de los Balcanes" es mucho mas fácil de digerir, pero las similitudes que posee con Berlanga también son claras.

Desde el minuto uno la paranoia se apodera del protagonista arrastrando consigo a todos los que le rodean, creando así una atmosfera de desconcierto y errores que evidenciaran la nulidad de los mismos. Recreación de los regimenes totalitarios tal vez.

A medida que transcurren los minutos vamos recopilando mas información, hasta el punto que tenemos mas datos que los propios protagonistas (de echo conocemos toda la verdad), lo cual hace que nos parezcan mas disparatadas y estúpidas sus actuaciones, que llegan a convertirlos en personajes caricaturescos, pero sin toques surrealistas, en ocasiones con semejanzas, salvando las distancias con el cine de Wilder y sobretodo sus comedias.

Una película sobre la ironía y el sarcasmo de lo que un día fue un país aleccionado en la difusión de unas ideas que impedían al individuo pensar por si mismos en favor del sistema, a la vez que denuncia, y en el que Kovacevic incita a sus compatriotas a reírse de ellos mismos.

Los directores de hoy en día tienen que aprender mucho del humor del de antes, por suerte o por desgracia, ya ninguno ha vivido en un estado de represión en el que hacia falta pensar mas y ser mas inteligente para camuflar la denuncia humorísticamente y mas como en el "Espía de los Balcanes", sin que el nivel flaquee en ningún momento.
[Leer más +]
13 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Paranoia totalitaria
Hacía mucho tiempo que quería ver esta película por las recomendaciones de mi amigo Vozidar, quien ya me la recomendara largo tiempo atrás. Ciertamente me arrepiento de no haber encontrado un momento antes para visionar este excelente largometraje del siempre sorprendente Dusan Kovacevic, todo un maestro. En la película se analiza muchos aspectos interesantísimos que deberían ser tenidos en cuenta por todo aquel que se adentre en el estudio de fenómenos y conceptos como totalitarismo o stalinismo. Una película que debería ser de obligado visionado en todas las facultades de Filosofía y Letras, especialmente en las especialidades de Historia Contemporánea. El análisis que Kovacevic lleva a cabo en torno a los efectos de determinados regímenes totalitarios e ideologías milenaristas sobre las sociedades es verdaderamente espeluznante, a la altura de las de un gigante como Orlando Figes.

Desde el principio nos encontramos con que no va a haber nada extraño detrás de la vida del supuesto espía. La llamada de la policía secreta a Ilija, propietario de la casa donde se hospeda Petar, no sería más que una cuestión de control rutinario (el miedo de las autoridades comunistas del bloque oriental a todos aquellos migrantes o simples turistas, aunque de éstos no había muchos, que regresaban de vuelta a sus países de origen tras una estancia más o menos larga en Occidente por las ideas subversivas que podían introducir en el país). Ilija, un antiguo stalinista, muestra en sí mismo las huellas de un pasado difícil bajo el régimen titista que renegó de la URSS y los efectos de las humillaciones sufridas por su filiación política. Tras la ruptura de Tito con Stalin todos los confesos seguidores del georgiano en territorio yugoslavo fueron perseguidos, purgados y encerrados en las cárceles y campos de trabajo de alta seguridad de Goli otok y Sveti Grgur. Es posible que el propio Ilija pasara por ahí cuando habla de sus dos años en la cárcel, y su hermano, que pasó cuatro. Es evidente que ambos salieron reconvertidos en ciudadanos "válidos" para el proyecto comunista yugoslavo, pero en ellos quedaron las evidentes taras del terror a ser considerado un traidor y a ser constantemente perseguido (lo cual sería en cierto sentido una alegoría del stalinismo y, por supuesto, del titismo, muy amante de las purgas políticas).
[Leer más +]
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil