arrow

El techo (1956)

7,2
352
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Luisa y Natale, dos jóvenes sin recursos económicos, contraen matrimonio pero no tienen casa propia. Deciden, entonces, acogerse a una ley italiana de la época, en virtud de la cual, una vez construido el techo de una casa, los ocupantes no podían ser desahuciados. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Italia Italia
Título original:
Il tetto
Duración
101 min.
Guion
Cesare Zavattini
Música
Alessandro Cicognini
Fotografía
Carlo Montuori (B&W)
Productora
Titanus / De Sica Produzione / Les Films Marceau
Género
Comedia Drama Neorrealismo
8
Chabolas
Decimotercer largometraje de Vittorio De Sica. Escrito por Cesare Zavattini ("Ladrón de bicicletas", 1950), se inspira en hechos reales. Se rueda en exteriores y escenarios naturales de Roma y alrededores. Gana el premio OCIC de Cannes (De Sica), el Nardo d'Argento ("Silver Ribbon") al mejor guión y es nominado a la Palma de oro. Producido por De Sica y Marcello Girosi, se estrena el 6-X-1956 (Italia).

La acción tiene lugar en Roma en los primeros meses de 1956. Un peón de la construcción, Natale (Listuzzi), cuya aspiración es ser albañil, se casa con Luisa (Pallotta), sirvienta doméstica, pese a no disponer de un techo bajo el que dormir. El hecho sirve al realizador para componer un fresco realista de la Italia de la Posguerra, en especial de la ciudad de Roma, que explica en tono documentalista, con estilo sobrio, austero y sincero, exento de artificiosidad y con insobornable veracidad. Habla de la familia, la pobreza general del país, la carestía de la vivienda, el precio de los alquileres y de los subarriendos de habitaciones, la falta de servicios sociales, el paro, la subocupación generalizada. Muestra la desesperanza asociada a los difíciles años de la Posguerra, su prolongación en el tiempo, las ilusiones rotas por la IIGM y la dificultad de superarlas. Aproxima al espectador a una realidad trágica, en la que anidan la desesperación y la desesperanza, ocultas bajo capas de silencio y falsas apariencias de conformismo.

Los planos generales muestran un paisaje ruinoso, húmedo, sucio, descuidado y abandonado, en el que campan a sus anchas roedores, insectos y parásitos. El paisaje deviene espejo del alma de los personajes, abocados a luchar por la supervivencia en condiciones lamentables. "Umberto D" se ocupa de la triste situación de los jubilados, "El limpiabotas" presta atención a los niños menesterosos, "Milagro en Milán" habla de los marginados. "El techo" se ocupa de los jóvenes en edad de casarse enfrentados a la necesidad de una vivienda. El film cierra la etapa neorrealista del realizador con la mirada puesta en una realidad trágica, similar a las de sus películas del período 1946/55. El público le dispensó una acogida fría, pese a su interés.

La música, de Alessandro Cicognini, se basa en una partitura sencilla, de tono popular, sabor italiano y de potente impacto emotivo. La interpretación corre a cargo de pequeños grupos sinfónicos y de instrumentos inusuales, que subrayan los desequilibrios sociales que denuncia el relato. La fotografía crea composiciones de cuidada factura y excelente dibujo. La realización se complace en la creación de ambientes patéticos, como en films anteriores.
[Leer más +]
17 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
"Il Tetto"
Quizás injustamente olvidada, “El Techo” supone la continuación de una manera de hacer cine que hizo de la pareja De Sica-Zavattini la más importante en la historia del cine italiano. Soy consciente que hacer afirmaciones de este tipo es siempre arriesgado y a veces subjetivo. Pero ante hechos tan claros y poco discutibles es de justicia colocar a estos dos genios en el sitio que les corresponde. Y los hechos anteriores a esta cinta son claros: “El Limpiabotas”, “Ladrón de Bicicletas”, “Milagro en Milán” y “Umberto D”. Antecedentes que colocan, como ya hemos dicho, en un lugar menos preferente a este trabajo. Cuestión de tiempo, háganme caso. Creo que si se hubiera grabado diez años antes “El Techo” sería tan o más conocida que las anteriormente mencionadas.

El film es otra historia humana más, tratada y creada como tal. Esta vez en Roma. Allí, y en los años duros de la posguerra, Luisa y Natale son una joven pareja que se han casado pero que no disponen de medios para comprar o alquilar una vivienda donde poder formar una familia. Hartos de la situación vejatoria que supone el vivir con la familia de Natale, deambulan por Roma con la intención de buscar un trozo de terreno donde edificar su casa. Casa por llamarla de alguna manera, pero que supone su única oportunidad de no dormir en la calle. Para ello cuentan con la ayuda de los compañeros de trabajo de Natale (albañil) y con la condescendencia de las autoridades que una vez construido el tugurio poco o nada quieren saber del asunto. Evidentemente los actores son no profesionales y guiados por la mano excepcional de De Sica, con mucha experiencia en este tipo de trabajos, firman unas actuaciones soberbias, llenas de conexión y veracidad. Mejor ella que él pero ambos a la altura, sin duda.

Por otra parte se vuelven a apreciar los rasgos más importantes del mejor neorrealismo: esa vitalidad y energía de la cámara del cineasta se entremezcla perfectamente con ese romanticismo desgarrador que se nos presenta en el guión de Zavattini. Así el resultado vuelve a ser otra vez el mismo: una crónica veraz y fiel de las miserias humanas, pero contada de una manera cercana, cálida y que por momentos se acerca a lo emocionante. Este era el cine que triunfó una década antes y así es el cine que nos vuelven a mostrar en este trabajo. De ahí mi queja por el olvido al que se ha sometido a esta cinta. Con un neorrealismo más elaborado, el film pone en juego algo más: la solución a esa nauseabunda realidad que es capaz de dejar sin vivienda o sin comida a las personas. Además, se hace especial hincapié en la solidaridad que deben tener las gentes humildes entre ellas y se apuesta por un regusto no tan amargo al que estábamos acostumbrados anteriormente.

(Sigue sin “spoilers”)
[Leer más +]
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil