arrow

RocknRolla (2008)

RocknRolla
Trailer
7,2
51.429
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
La noticia de que Uri Omovich (Karel Roden), un rico mafioso ruso, está montando un negocio multimillonario de compraventa ilegal de terrenos en Londres, hará que todos los delincuentes de la ciudad quieran participar en la operación. Uri le pide a Lenny Cole (Tom Wilkinson), un pez gordo de la mafia londinense, que se ocupe de todos los trámites burocráticos y compré a un concejal (Jimi Mistry). Lenny confía la operación a su lugarteniente Archy (Mark Strong). Por su parte, la contable de Uri, Stella (Thandie Newton), decide llevarse parte del botín; para ello, contrata a dos mafiosos, que tienen cuentas pendientes con Lenny. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Reino Unido Reino Unido
Título original:
RocknRolla (Rock N Rolla)
Duración
114 min.
Estreno
1 de enero de 2009
Guion
Guy Ritchie
Música
Steve Isles
Fotografía
David Higgs
Productora
Warner Bros. Pictures / Dark Castle Entertainment / Studio Canal
Género
Thriller Acción Mafia Crimen
"Guy Ritchie supera la mala racha (...) una vuelta a sus raíces, a su cine 'gangsteril', barriobajero, a su frenética huida hacia adelante (...) Puntuación: ★★★★½ (sobre 5)."
[Cinemanía]
"Intriga con pretensiones de mordacidad, humor entre surrealista y negro, diálogos autoconvencidos de su agilidad (...) aunque una semana más tarde me cuesta cierto esfuerzo recordar su argumento y sus imágenes"
[Diario El País]
7
Ni las comparaciones pueden con Ritchie
Sus diálogos resultan, en ocasiones, curiosos, pero no brillantes.
Sus personajes tienen ese punto macarra tan Ritchie, pero no el carisma de, por ejemplo, Boris el navaja.
Su voz en off es bastante funcional, pero no tiene ni la pericia narrativa ni el tremendo estilo de la del tartaja Alan.
Sus situaciones se desenmarañan con soltura, pero no poseen la potencia y garra "Lock & Stock"
Sus imágenes son compactas y directas, pero nunca llegan a la conjunción de momentos tan magníficamente diseñados de "Snatch".

Y es que no mirar al pasado es muy difícil, te llames Guy Ritchie, o te llames Danny Boyle. Pese a ello, siempre será mejor disfrutar del presente, y ese presente es "Rocknrolla"
En ella, el nuevo y esperado trabajo del tipo que confabulo dos obras de arte en pleno auge de las islas británicas, se inicia un periplo donde nada es lo que parece y vuelven esas marañas en las que todo termina en una unión de carácteres demasiado grandes como para ser olvidados.

Quizá sus primeros minutos, debido a esa voz en off mencionada anteriormente, puedan resultar desangelados, también es posible que tarde algo en arrancar y que busque tanto enredo que se pierda un poco por el camino, pero lo cierto es que cuando "Rocknrolla" arranca definitivamente, el público calla, disfruta y sonríe.
Porque, pese a carecer, en cierto modo, de dinamismo durante sus primeros cuarenta minutos, y no tener unos personajes tan increíbles como los que antaño trazaba el cineasta inglés, al final se destapa el tarro de las emociones y entre golpes, bofetadas, algún que otro taco y el tremendo talante de algunos de sus protagonistas, funciona la mar de bien.

Así que, con su conclusión, uno sólo agradece haber disfrutado de otra hazaña que, puede que no sea cien por cien Ritchie, puede que le falte algo de sal, pero resulta tan bien trenzada, tan bien llevada y tan bien concluida, que no se le pueden andar buscando los tres pies al gato teniendo en cuenta los thrillers con los que nos topamos hoy en día. Porque prefiero ver a Butler aquí haciendo el macarra, antes que otras cien macarradas con las que nos bombardean en los USA, porque prefiero ver como en el cine de este genio al que ablandó Madonna se recurren a diálogos no tan rotundos, a oír mil estúpidas frases recitadas por el colega palero de turno de Mark Wahlberg, porque, en definitiva, y aunque le haya costado, Guy Ritchie ha vuelto en cierto modo.
Y si esta ha de ser la generación MTV, bienvenida sea, porque me quedo antes con ella que con DeNiro y Pacino haciendo el memo en su último bodrio subvencionado por los grandes estudios.
[Leer más +]
162 de 189 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
Ha vuelto. Esta vez sí. Por fin.
Todos los que entramos en la sala del Auditorio Melia de Sitges, íbamos con una mezcla de miedo y esperanza ante lo nuevo de Guy Ritchie. Es curioso, pero solo con ver los títulos de crédito iniciales, supimos que íbamos asistir al resurgimiento del autor británico. Lo que quedaba entonces hasta que se encendieran las luces era disfrutar de la proyección y saber si el trabajo al que asistíamos superaría a sus dos primeras e inolvidables obras.

Todo recuerda a estas dos obras, con las que inevitablemente Rocknrolla será comparada, y algunos salieron del cine con la sensación de que el director no puede avanzar como artista a no ser que copie los esquemas que tan buenos resultados le han dado. Yo no estoy de acuerdo. Hay algo llamado estilo, que no todos tienen, pero "Mr. Madonna" sí que lo posee. El montaje endiablado, su exquisito gusto musical, la dirección ágil y vertiginosa, sus diálogos Tarantinianos (no me gusta esta calificación pero no encontraba nada mejor) y las historias paralelas de muchos y variados personajes que terminan por encontrarse en un "triangulo mexicano". Sí es verdad, que en esta ocasión algunos de estos personajes que aparecen ya los hemos visto en sus anteriores pelis.

En la peli no paran de aparecer personajes. El colmo es comprobar que en el minuto 45 siguen llegando nuevos personajes. Posiblemente esto haga flojear algo la estructura del guión, más que nada porque algunos no terminan de estar tan bien definidos como deberían. Pero en general, todo va bien durante la proyección, con momentos realmente geniales y desternillantes (impagable la escena de "los matones rusos"), para topar con un final por debajo de la media de la peli. No mucho más, pero parece que Guy se quedo sin película para seguir rodando y decide resolver y acabar con todas las tramas en un tiempo record, dejando una sensación no tan satisfactoria en el espectador. Esto, unido a cierto “ya visto” en ciertos personajes son los puntos en contra más serios que encontramos.

Pero lo dicho; una gran peli. Si bien no llega al nivel de sus dos primeras obras, si que se acerca, y en ocasiones, sobre la mitad del filme, incluso las iguale y las superé con soltura.

Guy Ritchie ha vuelto. El autentico Rocknolla, después del descenso a los infiernos ha decidido regresar a los barrios de Londres con personajes que se entrecruzan, y es este el terreno donde mejor se mueve. Solo queda disfrutar.
[Leer más +]
84 de 99 usuarios han encontrado esta crítica útil