arrow

Barrio (1998)

Barrio
Trailer
7,1
28.762
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
En uno de esos barrios situados al sur de las grandes ciudades, a los que no llega ni el metro ni el dinero, Javi, Manu y Rai son compañeros de instituto, pero, sobre todo, amigos. Tienen esa edad en la que ni se es hombre ni se es niño, en la que se habla mucho de chicas y muy poco con ellas. Comparten también la vida en el barrio, el calor del verano y un montón de problemas. El primero es el propio barrio, un lugar de grandes bloques de viviendas sociales, de ladrillo oscuro y arquitectura deprimente y depresiva. Allí hay pocas cosas que hacer, y en agosto aún menos. El centro de la ciudad queda lejos y las comunicaciones son malas, así que los tres amigos pasan la mayor parte del tiempo por las calles del barrio. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Barrio
Duración
94 min.
Guion
Fernando Léon de Aranoa
Música
Hechos contra el decoro
Fotografía
Alfredo F. Mayo
Productora
Sogetel / MGN Filmes / Elías Querejeta P.C.
Género
Drama Adolescencia Drama social Amistad
"Gran película, pedazo de vida, escalofriante docudrama"
[Diario El Mundo]
"Bello puñetazo de verdad... Honda película"
[Diario El País]
8
La confirmación en Las Ventas.
Hay que distinguir entre cine social y cine sociológico. En mi opinión Aranoa hace en “Barrio” más de lo segundo que de lo primero, mucho más que en “Los lunes al sol”. Y eso me gusta.

Su aproximación a ese barrio de San Blas, no es de mera denuncia de lucha clases, es mucho más aséptico y descriptivo, algo que ha ido perdiendo con el tiempo. Se trata de una radiografía, de un documental en algunos casos, de una realidad que existe, pero que no son mejores ni peores por ser más pobres o ricos. No hay una exaltación de estos personajes, ni tampoco humilla a los que se supone que les hacen vivir así.

Tiene las dosis de humor necesarias para no convertirlo en un dramón lacrimógeno, y como siempre Aranoa y donde más cómodo se encuentra es haciendo hablar a sus personajes. No necesita grandes decorados ni encuadres portentosos, sólo unos chavales sentados y que la conversación fluya. Lo consigue de manera realista, además de por el guión, bastante bueno, por la tonalidad de los actores. Me parece que Aranoa es uno de los mejores directores de actores que existen en nuestro país. La confianza que los presta para que se expresen con esa naturalidad no es algo muy común.

Creo que además los protagonistas están equilibrados, todos se complementan, pero cada uno es un personaje complejo y con ideas propias. Y lo mismo hace con los secundarios con muy pocos planos, cuando otros del gremio necesitarían minutos y minutos para ello.

A mi juicio “Barrio” es la mejor película de su director y una obra de referencia de la década de los noventa en nuestro país.

Se podría haberla hecho mejor, pero es muy difícil hacerla más inolvidable, como el hecho de vivir en un barrio. Francamente buena.
[Leer más +]
58 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Mis películas preferidas, "Días de adolescencia"
Pese a que no soy dado a la revisión artística, ya he perdido la cuenta de las veces que he visto, desde su estreno, esta segunda película de Aranoa. Si os soy sincero, tampoco sabría daros una explicación precisa del por qué caigo periódicamente en las esquinas y miserias de este “Barrio” madrileño. Quizás repito visionados porque veo, entre secuencia y secuencia, un símbolo tan perfecto como imperecedero de la generación que me es propia. Cualquiera que fuese adolescente en el 98 y compartiese un contexto socioeconómico similar al de los personajes (clase media –baja española), desarrolla un proceso irrefutable de empatía (perturbador por momentos) al palpar en cada fotograma parte de la vida sensible que forman sus recuerdos. Sin duda, estamos hablando de la mejor obra que representa, con verosimilitud y prolijidad, la versión juvenil de la España profunda.
Entre sus muchos aciertos, Barrio cuenta con un plantel interpretativo ideal para satisfacer el objetivo realista. En esta película no cabían jóvenes actores profesionales que invirtiesen la mitad de sus energías en quitarse el Armani, para introducirse de ocho a cinco el disfraz de marginal. En este caso, como en los lugareños del Stromboli de Rossellini, no hay mejor representación de una coyuntura histórica que la de los protagonistas de la misma.
A estos neófitos se les puso entre las manos unos de los guiones más brillantes de la década, puesto que supo conjugar, sin costuras apreciables, la transmisión de un momento sociológico y el desarrollo de una serie de tramas humanas con tinte trasgicómico, pero sin añadir un eco excesivo a la evidente denuncia que leemos entre líneas.
El valor de este film de León de Aranoa se engrandece, más si cabe, con la inevitable comparativa de su cine con el de sus coetáneos, demasiado preocupados por la distorsión de la denuncia social, para percatarse de la ventaja y elegancia que supone la sutilidad en la transmisión dentro del arte.
“Barrio” ha superado la barrera de mi gusto adolescente y se mantiene, once años después, en la lógica genialidad de una de mis películas preferidas. Cada vez que la veo, descubro nuevos detalles que me habían pasado desapercibidos, lo que acredita una complejidad indiscutible en las reflexiones que se desprenden de la obra.
[Leer más +]
27 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil