arrow

Esposas solitarias (1931)

Añadir a listas
Sinopsis
Un esposo solitario, cuya esposa ha estado lejos, contrata a una chica parecida para llenar su lugar y engañar a su suegra mientras él aprovecha para coquetear. Su esposa regresa esa noche y la confusión prevalece. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Lonely Wives
Duración
85 min.
Guion
Walter DeLeon (Obra: A.H. Woods)
Música
Francis Gromon
Fotografía
Edward Snyder (B&W)
Productora
Pathé
Género
Comedia
8
Si alguien me ve por aquí...
¡Hola, amigo espectador! Sí, sí... ¡Aquí! En este pequeño rincón de Film Affinity. ¿Ya me ve? Pues nada, aquí estoy, dispuesto a hablarle de un fenómeno. Se llama Edward Everett Horton, y es un pionero del mágico invento de los hermanos Lumière. Sí, él estuvo allí, en los comienzos. Incluso antes. Ya era artista en espectáculos de vodevil y figura del teatro.
Pero me estoy yendo demasiado atrás. Sólo quiero contarle, querido amigo, que el cine y Edward Everett Horton van unidos. Que si usted sólo ha visto cine de los 80 en adelante, no ha visto nada o, ha visto otra cosa. Que, desde mediados de los 60, el cine ya no va unido a ningún nombre aunque le hagan creer lo contrario. En definitiva, que si no conoce al protagonista de "Esposas solitarias", no solo es una pena, sino que, seguramente, estoy equivocando mi destinatario. Porque, es muy probable, que a usted le importe un bledo Edward Everett Horton; que no le interese lo más mínimo la lección interpretativa que ofrece en esta magnífica screwball; que no le dé importancia a lo que hace este fenómeno en la escena (tampoco se la da esta ficha con sinopsis totalmente equivocada); que le aburra el blanco y negro de manera inmisericorde...
Pero eso sí, debe saber mi querido amigo que, "Esposas solitarias" y Edward Everett Horton son la esencia del cine: puro entretenimiento protagonizado por un excelente artista (cómico, cantante, bailarín, mimo) y bajo la discreta batuta de un director que apenas quiere intervenir. Sólo centrar un poco la cámara para que la historia fluya como por arte de magia. ¡Eso es! ¡La magia del cine! La que buscaban los Lumière, o el bueno de Méliès o Griffith...
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
REIVINDICACIÓN
La suplantación de personalidad que da origen a la obra de A.H. Woods se convierte en una película disparatada de sentido cómico poco habitual gracias al juego de confusiones y equívocos que jalonan todo el metraje.
Original por su argumento y brillante por su puesta en escena y por su ejecución (dirección e interpretación de los protagonistas), el largometraje se inscribe en esa serie de inolvidables joyas que por causas diferentes ha caído en el olvido.
Estupenda comedia llena de vivacidad que se apodera del espectador por su humor divertido, directo, desenvuelto, provocativo y eficaz.

Es el momento de la reivindicación.
[Leer más +]
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil