arrow

Suspense (C) (1913)

Suspense (C)
Trailer
7,2
750
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Una madre abandona a su hija dejando una carta de despedida. Por los alrededores de la casa pasea un vagabundo de aspecto peligroso. La nana se da cuenta de algo extraño y telefonea al padre de la bebé. Desesperado, intuye la tragedia... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Suspense (S)
Duración
10 min.
Guion
Lois Weber
Música
Película muda
Fotografía
B&W
Productora
Rex Motion Picture Company
Género
Thriller Drama Cine mudo Orígenes del cine Cortometraje
8
Brian de Palma, 1910s
Quien haya dedicado un tiempo a explorar las piezas primigenias de la historia del cine habrá constatado que en aquellos años básicamente se intentaba capturar la realidad en poco metraje, experimentar o filmar gags sin mayor ambición. Tuvo que ser en 1913 cuando Phillips Smalley y Lois Weber dieron luz a "Suspense.", que quizá no fue el primer thriller de la 'pre-historia del cine' ("Histoire d'un crime" de Ferdinand Zecca tiene ese honor) pero que indudablemente es el mejor que un servidor ha podido ver. Los méritos de "Suspense." pasan por su perfección técnica, representada en algunos movimientos de cámara aún hoy sobresalientes (los picados, el plano cenital del criminal, el plano-detalle de la cerradura) o recursos como la división de pantalla que luego convertiría en seña de identidad Brian de Palma.

"Suspense." es de 1913 pero sigue siendo moderna. Su modernidad pasa por su narración, sin apenas palabras, que inicia con una madre abandonando a su bebé y que poco a poco (potenciado por la técnica) crea un ambiente enrarecido de creciente suspense, hasta llegar a su final. ¿Prehistórica? No lo creo. A día de hoy son pocos los que tienen la capacidad de dar el poder a la imagen para crear sensaciones y Smalley/Weber lo lograron con una facilidad pasmosa. Atentos a ese momento en el que la mano del criminal atraviesa la puerta, un plano que ha sido copiado miles de veces a posteriori. "Suspense." es una pieza clave de aquella época, injustamente olvidada, que merece su lugar entre las mejores obras de aquellos inicios de un arte que nacía y, con piezas como esta, casi parecía haber alcanzado una madurez temprana.
[Leer más +]
26 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Lois Weber & Peter Griffith
Lois Weber. Me juego parte del cuello que me queda a que la mayoría de usuarios de esta página desconocían su existencia hasta hace bien poco. No hace falta decir que me encuentro entre ellos. Y es, desde ya, una verdadera lástima, una ignominia, que se haya dejado tan de lado la obra de tan ilustre trabajadora. Muchos la sitúan junto a aquél pacifista entrañable llamado Griffith en el foto finish de la época silente, tanto cuantitativa como cualitativamente.

Yo, como buen amante de lo viejuno, me he tragado unas cuantas obras del buenazo de David Wark Griffith (entre ellas, su infame obra maestra ‘El nacimiento de una nación’) y diré, con toda la humildad de la que dispongo, que la señorita Weber, con un cortometraje de 10 minutos, ha conseguido que olvide todos los engendros perpetrados por Griffith que he visto hasta el momento. Que no estoy negando sus cualidades ni su importantísima aportación al lenguaje cinematográfico. Sólo digo que, viendo ‘Suspense’, me da la inquietante sensación que la señorita Weber se la mete cuadrada, doblada y con un lacito en cada una de las secuencias que componen el cortometraje.

Y es que ‘Suspense’ es una completa lección de cine, válgame el tópico. Y lo es por el endiablado ritmo que acaba adquiriendo la historia, por un montaje que deja en paños menores a cualquier mierdecilla de la época con ganas de hacer cine (en este sentido, remarcar el excepcional uso de la pantalla partida, dotando al cortometraje de una tensión memorable) o por unos planos que derrochan maestría por los cuatro costados y que seguirían siendo modernos hoy en día (casi innumerables: el cenital cuando llega el vagabundo a la casa, el picado en la jeta del vagabundo mientras este mira directamente a cámara, el del ojo de la cerradura o cualquiera de los que vemos durante la persecución por el retrovisor –chúpate ésa Spielberg–). Y ojo, también existe un pequeño espacio para los más sentimentales…¿o he sido el único al que se le han empañado los ojos con la ternura que desprende el plano final?

Así las cosas, servidor de momento –y habiendo visto sólo este cortometraje– se queda con Weber, tanto cinematográfica, como física, como ideológicamente, antes que con Griffith. Sé que es lamentable defender un cortometraje atacando a un director, lo sé. Pero reconoceréis que Weber tenía su puntillo. Y yo también.
[Leer más +]
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil