arrow

El malvado Zaroff (1932)

7,0
1.668
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
El conde Zaroff es un loco millonario que vive en una isla solitaria y se dedica a cazar a los náufragos como si fueran animales. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Most Dangerous Game
Duración
78 min.
Guion
James Ashomre Creelman (Historia: Richard Connell)
Música
Max Steiner
Fotografía
Henry Gerrard (B&W)
Productora
RKO Radio Pictures
Género
Thriller Aventuras Terror Intriga Caza Thriller psicológico Película de culto
10
La presa vestida
En una remota isla del Pacífico vive Zaroff, un conde cosaco con una pasión desmedida (si no, no sería pasión) por la caza. Tras una vida consagrada al deporte de la muerte siente que ha tocado techo y solo encuentra alicientes en un nuevo reto: cazar una presa distinta de todas. ¿Un tigre? ¿Alguna bestia de la isla?- pregunta inocentemente Bob Rainsford, también cazador, sin imaginar que la presa es él. Lo cierto es que Zaroff, en un principio, desea compartir con Bob sus placeres (incluida Eve, otra presa de Zaroff, cuya hermosura atraparía al mismísimo King Kong) pues le considera la única persona en el mundo capacitada para apreciar sus pasiones, pero Bob, individualista como el que más se opone y se rebela.

The Most Dangerous Game es una película que sorprende por el perfecto encajamiento de las técnicas cinematográficas con la historia que narra, teniendo en cuenta que la película es de 1932: el uso de la profundidad de campo, de los decorados, del travelling, perfectos encuadres, acertado uso del sonido y de la música, impecable combinación de planos largos y primeros planos, dominio del espacio y del tiempo... The Most Dangerous Game es puro cine. Es una obra maestra. Y como maestra, enseña. Y se puede aprender mucho con ella. Y por tanto, disfrutar.
[Leer más +]
57 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El cazador
Film realizado por Irving Pichel y Ernest B. Schoedsack poco antes de “King Kong” (1933). El guión, de James Ashmore Creelman, adapta el relato breve “The Most Dangerous Game”, de Richard Connell, publicado en “Collier’s Weekly” (9-I-1924). Se rueda en California (Rancho Palos Verdes, Long Beach, San Pedro Bay, Redondo Beach...) y en los platós de RKO Studios, con un presupuesto de 200.000 USD. Producido por Merian C. Cooper y David O. Selznick para RKO Pictures, se estrena el 16-IX-1932 (EEUU).

La acción dramática tiene lugar en Barracuda, una remota e imaginaria isla del Pacífico, antigua posesión portuguesa, rodeada de peligrosos arrecifes de coral y separada del Continente por un canal sólo navegable por embarcaciones de poco calado. En ella vive el conde Zaroff (Banks), de la antigua aristocracia rusa, que huyó con su fortuna de la Revolución Rusa (1917). Le acompaña un sirviente sordomudo, el cosaco Iván (Johnson) y dos sirvientes tártaros. A la isla llega el náufrago Bob Rainsford (McCrea), que encuentra en casa de Zaroff a la simpática y atractiva Eve Trowbridge (Wray) y a su hermano Martin (Armstrong), víctimas de un naufragio anterior. Zaroff, aficionado a la caza mayor, fue herido en la cabeza por un búfalo en África. El accidente le dejó secuelas físicas en el rostro y mentales. Mediante la manipulación de las señales marítimas provoca naufragios frecuentes. Zaroff es de media edad, se ha criado en Crimea, es de ascendencia cosaca y alcanzó el grado de general zarista. Es culto, aficionado a la lectura y toca bien el piano. Es mentiroso y obsesivo. Bob es generoso y le agrada ayudar a los demás. Eve es una atractiva muchacha de ojos de color miel.

El film suma aventura, thriller, horror, terror, misterio y romance. Pese a su antigüedad, presenta un bonito juego de planos medios y primeros planos, hace un uso imaginativo de la iluminación, crea con acierto ambientes tenebrosos, construye una buena atmósfera de tensión y suspense y hace uso de símbolos, indicaciones y sugerencias, que extienden y completan algunos extremos relevantes del relato.

La isla es el lugar que da visibilidad al espacio indefinido en el que habitan la perversidad y la brutalidad humanas. Junto a ellas se hallan la locura, los afanes de matar, los deseos sanguinarios y las pasiones sádicas. Oculta en el silencio de su lejanía muestras de los extremos a los que puede llegar la monstruosidad humana. Como es habitual en estos casos, la isla se halla lejos del territorio de EEUU y a ella sólo se puede acceder tras un largo viaje. En ella hay ataques de tiburones, ataques de perros de presa y animales salvajes, que amenazan la vida sin contemplaciones. Hay precipicios, aguas pantanosas, niebla...

(Sigue en el “spoiler” sin desvelar partes del argumento)
[Leer más +]
29 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1