arrow

Birdman o (La Inesperada Virtud de la Ignorancia) (2014)

Sinopsis
Después de hacerse famoso interpretando en el cine a un célebre superhéroe, la estrella Riggan Thomson (Michael Keaton) trata de darle un nuevo rumbo a su vida, luchando contra su ego, recuperando a su familia y preparándose para el estreno de una obra teatral en Broadway que le reafirme en su prestigio profesional como actor. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Birdman or (The Unexpected Virtue of Ignorance)
Duración
118 min.
Estreno
9 de enero de 2015
Guion
Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone, Alexander Dinelaris, Armando Bo
Música
Antonio Sánchez
Fotografía
Emmanuel Lubezki
Productora
Fox Searchlight Pictures / New Regency Pictures
Género
Comedia Drama Teatro Sátira Comedia negra
4
Desconcertado
Yo acabo de ver la película y he salido desconcertado.

Y es que no lo entiendo. Es cierto que yo, aunque sí que soy MUY asiduo al cine, no soy (ni pretendo ser) un experto de estos que evalúan los planos, la fotografía y el maquillaje de las películas con una bata y una taza de café en su casa. Pero eso no quita que cuando una película recibe buenas críticas, a mí quizá me gustará más o menos, pero al menos comprendo su calidad.

Eso no me ha pasado con esta película. Puedo ver que hay buenas actuaciones... pero seamos realistas: es un peñazo. Me ha aburrido soberanamente y no entiendo ni comparto el revuelo que está causando.

Veo normal que la nominen a no sé cuantos BAFTA y no sé qué premios más, puesto que son premios que otorgan actores y esta película va sobre actores y el mundo que les rodea, y probablemente les pase igual que a mí, que soy médico y si veo una serie o película sobre médicos y es mínimamente seria pues me gusta más que si va de otra cosa... pero lo que sí que tengo claro es que si en Filmaffinity esta película acaba teniendo notaza, una de dos: o sólo la han ido a ver actores y gente del gremio, o hay mucha gente que tiene un ego que no le cabe en la casa, y necesita sacarlo a pasear por los foros porque sino revienta por dentro.

En fin, para mi totalmente soporífera, sobretodo porque lo que viene siendo la trama es muy limitada. No sé si la tendrá o no, simplemente me parece que está hecha para un mundillo muy concreto, y que si no perteneces a él (y menos si la vida de la farándula te la trae al pairo, como a mi) ni puedes entenderla ni te aporta demasiado.

No se la recomiendo a nadie que no sea capaz de pasarse dos horas evaluando los planos y el montaje de la película, ni a nadie que valore un guión mínimamente interesante.
[Leer más +]
532 de 849 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Ni Icaro ni Ave Fénix: el pajarraco anémico no remonta el vuelo
Que tedioso es utilizar la técnica para maquillar, velar u ocultar la falta de ideas o las incongruencias de una trama exangüe, repetitiva, ostentosa, hinchada e indigesta. Porque estamos ante una de las películas más sobrevaloradas de la temporada, donde se confunde pretendida brillantez con falsa pedrería de saldo o bisutería de mercadillo veraniego: brilla, parece querernos seducir, se contonea garbosa pero deja a las claras que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. En este caso, las ansias por impactar visualmente (¿celos de Alfonso Cuarón?) acaban por acogotar y lastrar lo que podría haber dado lugar a una película interesante sobre lo que es el estrellato, la popularidad y el talento.

No le faltan virtudes reseñables: sobre todo los actores están perfectos en un ejercicio coral muy elogiable, donde se complementan con envidiable fluidez, complicidad y compenetración. También resalta el reflejo del mundo del teatro, con sus servidumbres, enconos, petulancias, orgullos, egos estratosféricos e inseguridades abisales o arbitrarios críticos prejuiciosos… todos están retratados con cruel malicia, penetrante poder de observación y astuta ironía. Pero el intento de filmar la mayor parte de la cinta en un único (falso y falaz) plano secuencia no es una de sus virtudes, ya que lastra la fluidez narrativa, resulta artificioso y cansa porque hay demasiados momentos de tránsito (para maquillar los ensamblajes ‘invisibles’ o para demostrar un virtuosismo que no es tal). El cine es emoción y esta película no emociona ni a las plañideras de pago.

Por ello, el conjunto me resulta insatisfactorio, como si su director y coguionista hubiera querido abarcar demasiadas cosas, sucumbiendo a su exceso de ambición. Se hace pesada, premiosa, cansina, repetitiva y previsible. Su temática tampoco es nueva (¿qué es talento?, ¿qué es la fama?, ¿están relacionados?) ni se presenta ninguna variación novedosa ni ninguna reflexión original, tan solo asistimos a la enumeración de los consabidos tópicos (éxito mediático frente a talento esforzado, crítica mendaz y recelosa cegada por su vanidad prepotente, fatigosa relación paterno-filial emponzoñada por las ausencias laborales de un padre distraído y narcisista, etc.). Y uno se pregunta qué nos quieren decir o qué nos quieren contar que justifique y compense el precio de la entrada.

Sin llegar a ser un truño, se acerca peligrosamente a serlo. Es pretenciosa, asfixiante y naufraga sobre todo por el tono de jactanciosa importancia y arrogante trascendencia que tiene y los aires de inteligencia autosuficiente y chulesca con que se reviste. El insoportable lastre de la petulancia.
[Leer más +]
402 de 665 usuarios han encontrado esta crítica útil