arrow

Mary and Max (2009)

Mary and Max
Trailer
8,1
22.075
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Primer largometraje de Adam Elliot, ganador de un Oscar con el cortometraje "Harvey Krumpet". Narra la larga amistad por correspondencia entre un cuarentón judío y obeso de Nueva York, y una niña australiana de ocho años que vive en los suburbios de Melbourne. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Australia Australia
Título original:
Mary and Max
Duración
88 min.
Guion
Adam Elliot
Música
Dale Cornelius
Fotografía
Animation, Gerald Thompson
Productora
Melodrama Pictures
Género
Animación Drama Comedia Comedia dramática Amistad Stop Motion Claymation (Plastilina) Animación para adultos Discapacidad Autismo
10
"...pero gracias a Dios que podemos elegir a nuestros amigos"
Hay películas sobre las que no resulta fácil hablar porque de algún modo te han calado y a estas alturas de la vida que una simple película te cale ya da casi vergüenza reconocerlo, pero "Mary and Max" me ha dejado así. Casi sin palabras.

Se trata de la historia de una amistad entre un hombre maduro con síndrome de Asperger que vive en Nueva York y una cría australiana de familia y entorno poco amables. Entre estos dos dos seres, tan raros, tan feos, tan vulgares, en suma, tan poco peliculeros, se va construyendo una relación tan preciosa como atípica, basada en pequeños gestos, códigos, señales y detalles que conforman el cerrado mundo propio de una amistad de las de verdad y todo ello sin ninguna cursilería ni amaneramiento, sólo una relación profunda entre dos personas y que pasa por las fases de la ilusión, la esperanza, la alegría, la transición, el puteo y finalmente el perdón y la aceptación.

Creo que esta película es de las que dejan huella en la memoria. No sólo porque es una película elaborada con sentida autenticidad, sino por expresar tan sabiamente el puro horror de la soledad, la emoción que puede significar cualquier contacto humano por mínimo que sea, cuando se está tan absolutamente abandonado de todo y de todos. Porque existen muchos miedos entre nosotros, pero el miedo a estar solos es quizás uno de los más intoxicantes; "Mary and Max" es toda una lección de porqué algunas personas están dispuestas a todo por tener y conservar a un amigo.

Y como no todo va a ser emoción a flor de piel, aún encima redondean la jugada con un trabajo de animación en plastilina increíble (no hay suficientes ojos para captar toda la minuciosidad de los detalles plasmados) y unos toques de humor negro, negrísimo, supongo que a juego con las tristes existencias de sus personajes.

Como ya nos queda poco para pasar al 2010, ya voy diciendo que "Mary and Max" se sitúa entre lo mejor del cine visto en el año que nos ocupa. También se convierte en una cita imprescindible para cualquier devoto del género, porque hablamos de la que quizás vaya a ser la gran obra maestra de animación adulta de los últimos tiempos. Recomendable no: insoslayable.
[Leer más +]
331 de 349 usuarios han encontrado esta crítica útil
10
Lágrimas de plastilina
Las buenas películas de animación lo son por ser imaginativas, visualmente brillantes, divertidas, ingeniosas, llamativas, detallistas, graciosas, creativas, entretenidísimas...

Cuando las buenas películas de animación reúnen todas estas caracterísiticas y más, les perdonamos incluso que sean moralizadoras y hasta algo ñoñas, porque nos lo han hecho pasar bien, divirtiéndonos durante un buen rato.

Pero no son muy numerosos los casos en que además de todo lo señalado, una película de animación, tras habernos divertido mucho, nos conmueve y emociona profundamente, pero de verdad, sin moralinas estúpidas ni mensajes sobadísimos acerca de la idea imperante socialmente del bien y del mal, lo correcto o incorrecto y lo moral...

Esto me ha ocurrido y les ocurrirá a muchos con esta maravillosa película australiana de Adam Elliot, un genio que ya nos avisó de su talento con el estupendo y oscarizado cortometraje "Harvie Krumpet".

La insólita relación epistolar entre los dos ya inolvidables patitos feos que protagonizan esta historia -un judío norteamericano, gordo y solitario, que padece el extrañísimo síndrome de Asperger, y una niña australiana que se pregunta, entre otras cosas, que si los taxistas conducen hacia atrás pagarán en vez de cobrar a sus clientes-, es una de las historias de amistad más extrañas, sinceras, insólitas, fascinantes y lo dicho, conmovedoras, que ha dado el cine mundial en toda su historia.

"Mary and Max" (que no es una película infantil, por cierto) es, desde ya, una obra imprescindible del cine, animado o no, y una de las escasas -quizá la única- obras maestras de este año que concluye.


PD: Quién nos iba a decir que el Oscar a la mejor película de animación que ganará en febrero "Up" iba a ser tan injusto...
[Leer más +]
132 de 146 usuarios han encontrado esta crítica útil