arrow

El hombre del carrito (1958)

7,5
679
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Matsugoro, un pobre conductor de carro en el Japón del periodo Meiji, devuelve a un niño perdido, Toshio, a su casa. Sus padres se muestran con él muy agradecidos. Tras la muerte del padre, la madre, Yoshiko, muy preocupada por su hijo, le pide a Matsugoro que le ayude a educarlo. Él acepta encantado. Con el paso del tiempo le coge mucho cariño, al niño y a la madre. Pero Toshio crece, y se marcha a estudiar a la universidad de Tokio, y Matsugoro se siente abandonado y triste... (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Japón Japón
Título original:
Muhomatsu no issho
Duración
103 min.
Guion
Hiroshi Inagaki, Mansaku Itami (Historia: Shunsaku Iwashita)
Música
Ikuma Dan
Fotografía
Kazuo Yamada
Productora
Toho
Género
Drama Japón feudal Remake
8
La rueda de la vida
Japón, principios del siglo XX. Matsu se gana su pan transportando personas en un jinrikisha, un cochecito de dos ruedas, del que tira con la sola fuerza de sus piernas. Aunque su oficio es de inveterada tradición en la sociedad japonesa suele topar con clientes altivos que se conducen ante él con manifiesta desconsideración. Matsu es muy popular entre sus convecinos, que le apodan el salvaje por su pronto pendenciero, por su enorme expresividad física (en este aspecto, Mifune se siente como pez en el agua) y, tal vez, por su carencia de ambición.

Muhomatsu no issho es un melodrama de tomo y lomo: desigualdades sociales, amores no confesados, muertes... pero a veces no lo parece por el tono sencillo, incluso cómico, que predomina en muchas de las secuencias que vertebran el filme (como en la escena de la carrera popular en la que Matsu participa con su peculiar estilo de correr, como si tirase de un carrito pero sin carrito) o por la sobriedad narrativa que priva a la historia de cualquier arranque de afectación (como el uso de la elipsis con la muerte del capitán Kotaro, padre de Toshio, de una efectividad fulminante).
[Leer más +]
29 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
ÉL ERA UN «DON NADIE» Y ELLA UNA «DOÑA ALGUIEN»
¡Ay, hombre que trabaja tirando de un carrito con personas o con enseres! Hay que ser muy fuerte para desempeñar un oficio como ese, tener una buena salud y no avergorzarse de formar parte del estrato trabajador más bajo de la sociedad. Pero además, este humilde tiene más virtudes maravillosas hay que descubrir conociéndole de cerca, alguna incluso guardada tan en secreto que nadie puede imaginarse.

¡Toda una lección de estética, elegancia sopesada y compostura japonesa la que Hideko Takamine nos enseña con su actuación!


Fej Delvahe
[Leer más +]
28 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Relaciones 1