arrow

Novatos (2015)

Novatos
Trailer
4,1
740
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Con 18 años, Álex deja su ciudad y se va a Madrid a estudiar a la universidad. Cuando llega al Colegio Mayor, no se puede ni imaginar qué son las novatadas, esas humillaciones y juegos vejatorios que los veteranos infligen a los recién llegados con total impunidad. Esta práctica se extiende a todos los Colegios Mayores; por ejemplo, Carla también es víctima de las novatadas. Los veteranos, capitaneados por Estévez y Gladys, jóvenes arrogantes y acostumbrados a tener todo lo que desean, harán que se tambalee el mundo de Álex y Carla. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ España España
Título original:
Novatos
Duración
99 min.
Estreno
6 de noviembre de 2015
Guion
Pablo Aragüés
Música
Álvaro Aragüés
Fotografía
Álex Sierra, Pablo Aragüés
Productora
Horizonte 6 Quince / Marta Cabrera
Género
Drama Colegios & Universidad
4
Fóllate a la rubia
La problemática de las novatadas siempre ha estado presente, bien de manera más suave o más dura, sin embargo todo el mundo intenta evitar hablar de ello por miedo. También es cierto que no todo el mundo las ha sufrido, me incluyo, pero hay gente que ha sufrido mucho y ha llegado hasta a abandonar los estudios por estos comportamiento nocivos. Normalmente suelen darse en algún tipo de colegios mayores, suponiendo que por el hecho de ser privados y poder mantener más la privacidad que en algo público que depende directamente del estado y cabría esperar mayor intervención de la dirección y el profesorado. Pablo Aragüés es un director que sufrió estos hechos durante su adolescencia, en algún lugar que no quiere desvelar, pero haciéndole sufrir vejaciones impropias para cualquier persona como se relata en el reportaje de Equipo de Investigación sobre las novatadas, lanzado a la televisión por el fallecimiento de un alumno por, supuestamente, este tipo de novatadas. El abanico es muy amplio, desde deslizarte por harina hasta desnudarte en una fiesta delante de todo el mundo, pero por muy light que pudiese parecer hay que conseguir eliminar esta ¿tradición? de todos los lugares donde siga vigente. Debido a los sucesos vividos en primera persona por el director, éste decidió llevar a cabo una película inspirada en su vida, donde el límite entre la realidad y la ficción deberá delimitarla el espectador.

Álex (Javier Butler) y Carla (Lucía Ramos) son dos estudiantes que se matriculan en una escuela mayor, cada uno en la propia según la carrera elegida. Desde el primer día no pasarán desapercibos para Estévez (Nicolás Coronado) y Gladys (Alejandro Onieva), los líderes de la ejecución de las novatadas, aunque en su mano solo está la palabra y el mandato hacia su grupo determinado. Una serie de novatadas harán tambalear la vida de los nuevos estudiantes, para lo que deberán elegir si soportarlo o abandonar sus sueños. Un drama universitario con una temática pocas veces vista, alejándose de todas las películas clave sobre colegios y sus traumas para centrarse en la tortura diaria de ambos protagonistas. En este caso destaca Nicolás Coronado, sin ninguna duda el protagonista absorbente del trabajo del equipo y que se convierte en un personaje de terror seco, aquél que asusta por su actitud y no por los sobresaltos que pudiera dar. Muy a nuestro pesar el resto del equipo está a niveles insuficientes, empezando por Javier Butler que nunca me llego a creer debido al comportamiento, y Lucía Ramos que posee toda la belleza que necesita una mujer, pero ni su dulzura ni su encanto son visibles en el papel que le han articulado. Mención aparte el equipo de “torturadores” dirigidos por Coronado, similares a perros de presa que se lanzan al ataque sin rechistar.

Este no es el único problema de la cinta, pues el argumento se hace inverosímil según avanza. El comienzo en el autobús y la posterior llegada a la universidad me hizo temerme lo peor, hasta que aparece la primera escena con Estévez y remonta durante un buen trozo, resulta interesante y atrayente, hasta que el romance aparece a escena. Como suele ocurrir en muchos dramas, al torcer al terreno romántico se vienen abajo, otra película surge de este maltrato y hasta el comportamiento de los “malos” se ve modificado como dirigiendo a Álex y Carla a su amor, lo cual contrasta totalmente con la idea inicial de Aragüés. Desconozco si en su caso pasó por el mismo enamoramiento, lo dudo bastante debido a la alegría que ha intentado plasmar en la pantalla, con canciones animadas y música de dulzura tópica, amén de ese playback por el ¿centro? de Madrid con un colorido agradable y un final húmedo. A partir de ese punto de inflexión Gladys parece convertirse en algo parecido a una celestina, dejándose llevar por la apariencia interesante de Estévez y olvidándose de su papel, y el camino hacia el final se vuelve tan torpe que no puedes evitar llevar las manos a la cabeza. No faltará la obviedad de ese cine novato, con la aparición del director (la única opinión del profesorado en toda la película) mentando “Son solamente novatadas, la sangre no llega al río” encadenándose con la escena tópica ante esta frase lapidaria. El comportamiento de Carla tampoco es que sea comprensible, la paranoia matrimonial le surge cuando Álex le confiesa un secreto, ante el cual no se entiende la reacción de esa chica tímida y dulce, que a veces no lo es tanto.

Destacable es toda la historia que hay detrás. Cruel, no solo para los que lo sufren sino para los que lo ven desde fuera, impidiendo cualquier reacción contraria a sus intereses por lo que pudiera pasar. Dura por saber que el mismo director lo vivió, recordando su pasado al escribir el guion y dirigir al equipo. Pero ahí queda todo. Si quería mostrar la realidad, un documental hubiera sido mucho más preciso. Si quería edulcorarlo con ficción, este no es el camino. Todo es muy limitado, particularmente llama la atención el uso de la música, en tu cabeza se ilumina la bombilla justo segundos antes de su aparición y piensas: “Que tópico sería que apareciese la música ahora”, y pum, ahí aparece. El gusanillo te invade por conocer como concluirá la amalgama de sufrimiento y pasión, y la estupefacción llega, una flipada made in Tarantino que no resulta necesaria, agradable ni creíble. Esto no le funciona a prácticamente nadie, y Aragüés no es la excepción. La sensación de venganza con este final es muy fuerte, el resentimiento por la gente que le hizo sufrir es el que habrá causado esta sangrienta escena, pero no pega ni con cola. Siento decirlo, pero la interesantísima idea inicial acaba siendo tirada por el retrete. Un fracaso del que se salva de manera majestuosa un magnífico Nicolás Coronado.

Léase en Mundo Critica (www.mundocritica.com)
[Leer más +]
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
Impotencia
Apunto estuve de perderme esta película. En un primer momento captó mi antención, pero su nota media y sus malas críticas redujeron mi interés. Al final la vi. El resultado: no me arrepiento, ni mucho menos. De hecho, aunque respeto su opinión, ante la crítica que la tilda de "vergonzosa" me veo en la obligación de contradecir.
Soy estudiante universitario y personalmente no he estado en un colegio mayor, ni en ninguna residencia, ni centro donde me hayan podido ocurrir novatadas. Sin embargo, sí he podido experimentar cuando era más pequeño situaciones en las que compañeros de colegio e instituto, personas que no tenían por qué, contribuían a dejarte en ridículo día a día, sin llegar a ser bullying, pero sí una situación lo suficientemente desquiciante como para que a día de hoy a veces me acuerde y piense en dichos individuos de forma francamente negativa. Son experiencias que marcan y que sólo personas que lo han sufrido pueden entender. Y se nota que el director las ha vivido, alcanzando la máxima evidencia en ese acertado final que comento en el Spoiler.
Puede que por esta complicidad, por este entendimiento con el director no pueda pensar de forma objetiva y no pueda analizar lo que dejan de desear algunas escenas o las incoherencias de algunos personajes. Pero no me importa. Sabía qué iba a ver: una película de bajo presupuesto en la que lo importante iba a ser el "mensaje" más que el trabajo de los actores, las escenas o los diálogos (que, sinceramente, me los esperaba peores) y para mí cumple su cometido. Además, cuenta con un pequeño romance de por medio que, si bien es muy mejorable, ayuda a aliviar la tensión y se agradece.
Por ello, he decidio otorgarle un 6 de nota, cuando en realidad le daría un simple "pasable", ya que para mí lo que de verdad es vergonzoso es no alabar la valentía de la película en tratar de mostrar una realidad presente en muchos ámbitos, centrada en la cinta en algo concreto como son las novatadas, sí, pero extrapolable a cualquier situación en que "el fuerte" se impone ante "el débil" y este último sólo puede sentir impotencia, notar cómo le hierve la sangre, resignarse y callarse. Como Alberto Luchini señala la película invita al debate y, para personas que hemos vivido situaciones similares, a sentir de nuevo esa adrenalina y tremenda sensación de injusticia, algo más común y más a la orden del día de lo que parece que se piensa. Quizá la situación haya cambiado con respecto a algunos años atrás y la película sea algo exagerada, pero para mí es una buena forma de llegar al espectador y hacerle reflexionar sobre un problema que para algunos sigue estando vigente.
Finalmente, me gustaría decir para cualquiera que lea estas líneas y tenga dudas sobre si verla o no que le de una oportunidad. Que sepa que va a ver algo mediocre desde el punto de vista cinematográfico, pero que merece la pena por tratar un tema actual, poco mencionado en el cine y desde un punto de vista directo.
[Leer más +]
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil