arrow

Climax (2018)

Climax
Trailer
7,1
1.665
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
A mediados de los años noventa, veinte jóvenes bailarines de danza urbana que se habían reunido para unas jornadas de tres días de ensayos en un internado en desuso situado en el corazón de un bosque, hacen su último baile común y luego festejan una última fiesta de celebración alrededor de una gran fuente de sangría. Pronto, la atmósfera se vuelve eléctrica y una extraña locura los atrapará toda la noche. Les parece obvio que han sido drogados, pero no saben por quién o por qué.
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
Climax
Duración
95 min.
Estreno
11 de octubre de 2018
Guion
Gaspar Noé
Música
Varios
Fotografía
Benoît Debie
Productora
arte France Cinéma / Rectangle Productions / Wild Bunch
Género
Thriller Drama Thriller psicológico Baile Años 90
8
Hasta el Fondo
La sutileza salvaje es la norma desde el principio: nunca nos van a dar un puñetazo, pero sentirás mil pinchazos en la espalda baja.
Una (casi) blancura infinita deja paso a la revisión de un casting que tú estuvieras organizando, con vídeos de jóvenes ambiciosos, atléticos, arriesgados, rompedores, inconformistas, que "no son como los demás", que "intentan transmitir un sentir particular" y demás bla, bla, bla, hablando de mucho sin añadir nada más.
Poco saben ellos que ese televisor por ti observado está cercado entre Luis Buñuel, Dario Argento, Émile Cioran y demás creadores, que sí bordearon el abismo para decir algo más, creando un legado donde el verdadero sentimiento nunca surgía de la comodidad.

'Clímax' es justamente por eso la desintegración de la comodidad, o un averiguar a qué sabe la entrega absoluta.
Una película "orgullosamente francesa" que conjura un templo pagano sobre los deseables, tonificados, poderosos cuerpos de sus bailarines, y les une en una plegaria de extremidades sincronizadas, posturas sobrehumanas o impulsos sin adulterar.
Se basa en unos hechos reales del 1996, y no hace falta que me lo jure el mismísimo Gaspar Noé: yo estuve allí, porque él me ha metido el sentir en vena.

Mensaje no hace falta, ni contexto tampoco, aunque quien los quiera ver allá que se lleva alguna frase intelectual, destacando la apenas entrevista en el inicio para que te pases los siguientes minutos buscando; si es que eres de esos para los que un sentir arrollador no es suficiente.
En este internado abandonado cercado por el invierno se podría hablar de una generación perdida al hedonismo perezoso, siempre mirándose el ombligo fingiendo que conectan con algo, podrían estar hablándonos del progresivo colapso social que a nuestra capacidad de empatizar va matando... pero no, solo charlan varios chicos y chicas, obsesionados con follarse ese culito o montar esa tableta, y puede que ahí esté parte de la provocadora gracia.
En la pista no existen esos antojos sucios y banales, sino más bien un éxtasis dionisíaco en el que es difícil desencajar, y lo único que merecería la pena comprobar es si esa electricidad puede convivir con nuestra compulsiva naturaleza, autodestructiva y preñada de culpa pese a todo lo que queramos esconderla (de hecho, si de algo sirve el niño invitado a la jam, aparte de para temer por su integridad, es para ser un fiel termómetro emocional de todos esos hipócritas que se muestran dulces al verle llegar).

La mirada de la cámara, obsesiva e invasiva, es la mejor aliada para traspasar esta experiencia fuera de la pantalla: siempre en movimiento, siempre atravesado pasillos, siguiendo a Selva desde su espalda, una monumental Sofia Boutella, en interminable odisea por el filo de una cordura que se desvanece cuanto más se intenta aferrar a ella.
Fantasmas sombríos con la cara de (des)conocidos se deslizan por las esquinas de su percepción, bosques pintados en la pared se antojan escapatorias del intenso neón rojo, y llega un momento en que la orquesta de gritos, gemidos o lamentos se vuelve lógica en si misma, siendo el orden de un caos que alcanza sentido porque, según su charla, ¿es lo que todos querían expresar?
Me voy a callar cuál es la amenaza desconocida, pero solo mencionaré que, si decides entrar en el cine y la propuesta, tú también temerás qué nuevos horrores sin careta social te vas a encontrar a cada esquina, yendo de la mano de Selva.

Lo queremos todo, siempre hemos querido todo lo que nos han enseñado, en sus omnipresentes obras maestras, nuestros creadores.
La lujuria, la rabia, la excitación, la libertad y... también la satisfacción tras haberlo conseguido.
Pero tenerlo todo prolongado durante tanto tiempo asegura una dura realidad cuando en algún momento dejamos de tenerlo: una simple idea que Noé ilustra con su truco más cruel, habiéndonos concedido los créditos finales durante atracones de música y baile, privándonos así de recuperar el aliento tras el súper polvazo de hora y media.

¿Y qué pasa si se acaba la fiesta?
Que nos parece mentira que alguna vez hayamos perdido tanto la cabeza.
Tal vez por eso nos hemos acostumbrado a mirar el clímax desde la distancia, y aceptar que su desvanecimiento del "yo" no dura nada.

Aunque a veces, como muestra esta experiencia, sepa a gloria perderse en la profundidad de lo que nos mata.
[Leer más +]
18 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Crepúsculo
El límite entre el éxtasis físico y el ocaso emocional es una frontera tenue y temeraria qué puede dar como resultado un salvaje aquelarre que bascula entre la locura y la anarquía. Cuando se tiene un objetivo en la vida – como en este caso, montar una coreografía desquiciada y rupturista – puede activar lo mejor de nosotros mismos, pero cuando se anulan los diques de contención de la cordura, de la convivencia y del freno social básico y se destierran las normas de una mínima convivencia, abriéndose los diques del desenfreno, el resultado puede ser tan aciago como trastornado, destapándose la caja de pandora, anulando cualquier sociabilidad y quedando a merced del delirio y del resentimiento. Nuestros instintos primarios más irrefrenables y coléricos se vuelven en nuestros íntimos enemigos, ya que no controlamos ni su dirección ni su objetivo y nos engullen como un tsunami atroz que nos arrastra por el camino de la vesania y la lujuria.

Esta ingrata y ponzoñosa exploración sobre las drogas psicodélicas no es para paladares inocentes o gazmoños. Asistimos al infierno de la degradación, de la demencia y de la voluptuosidad más horripilante e iracunda que produce tanto asco como fascinación. Presenciar la liviandad de los límites y contrapesos sociales que hacen posible la convivencia nos permite asistir – como si estuviéramos en un aséptico laboratorio o visionando un insólito documental – a los efectos insalubres y tóxicos de los instintos desbocados, crueles y salvajes de una sociedad que todo lo permite, sin sentirnos limitados por ningún juicio moral ni freno ético o estético. El resultado es tan turbador como chocante e increíble. Presenciamos nuestros más íntimos deseos, visionamos nuestras infaustas y atolondradas fabulaciones anímicas, comprobando que tras una fachada de talento, donaire y aparente tacto no queda sino la funambulesca máscara de la muerte, con sus infamantes vicios y espantos.

Al director y guionista se le va a veces la mano en la acumulación de truculencias y despropósitos – quizás debido a que inició el rodaje con apenas media docena de páginas escritas – dejando a la improvisación y al albur de su elenco de talentosos y entregados danzarines y actores, el desarrollo de una acción mínima y sin apenas evolución. La cinta es fruto de un inteligente montaje que combina algunas secuencias muy bien planificadas – como la espectacular danza inicial que subyuga, seduce y asombra en unos diez minutos memorables de un impresionante plano-único telúrico – con otras escenas mucho más breves, toscas, ásperas y abruptas que son como fogonazos del infierno más frenético. A veces tiene uno la sensación de no poder aguantar ya más y uno quiere que todo termine; como un mal viaje o como una resaca vomitiva. Pero ahí radica su máximo logro: el hacinamiento.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil