arrow

Un toque de violencia (2013)

Un toque de violencia
Trailer
6,7
2.495
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Dahai, un minero exasperado por la corrupción de los dirigentes de su pueblo, decide pasar a la acción. San'er, un emigrante, descubre las infinitas posibilidades que le ofrece su arma. Xiaoyu, recepcionista en una sauna, no soporta más el acoso de un cliente rico. Xiaohui pasa de un trabajo a otro en condiciones cada vez más degradantes. Cuatro personajes, cuatro provincias, una reflexión sobre la China contemporánea: una sociedad con un desarrollo económico colosal que convive con una enorme violencia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ China China
Título original:
Tian zhu ding (A Touch of Sin) / Ciqing shidai
Duración
130 min.
Estreno
25 de julio de 2014
Guion
Jia Zhang Ke (Novela: Su Tong)
Música
Giong Lim
Fotografía
Nelson Lik-wai Yu
Productora
Xstream Pictures / Office Kitano / Shanghai Film Group / Shanxi Film & Television Group / Bandai Visual Company / Bitters End / MK2
Género
Drama Crimen Película de episodios Trabajo/empleo
8
China evoluciona, pero no todos sus habitantes lo hacen al mismo ritmo.
Un toque de violencia de Jia Zhangke es una demoledora crítica a la evolución China, a su crecimiento económico, tal descomunal en los últimos años, donde el progreso convive con las tradiciones, pero la transformación de sus habitantes no va a la par, y menos aún el entorno político y moral, y para ello utiliza cuatro historias inconexas, violentas, en su justa medida, sin llegar a los excesos, bien trazadas y desarrolladas, donde el propio espectador puede cavilar y ser el propio juez del entorno general, siendo consciente de los más íntimos pensamientos de sus protagonistas.

China ha pasado en unos pocos años de la opresión socialista roja (rojo de política) a una abertura económica roja (rojo por el color del dinero), pero sus tradiciones, su moralidad, han sido arrolladas por las grandes industrias y la corrupción política, algo común en todos los países desarrollados, pero lo qué en estos países se ha tardado incluso más de un siglo en alcanzar su desarrollo actual, a la par de la evolución de las leyes, en China ha sido solo en una docena de años, lo cual ha hecho que se estanque en aspectos básicos, dejando huérfanos a los más indefensos, al pueblo, el que verdaderamente al final carga con toda la miseria y el trabajo, y por supuesto las penas.

La película, de una calidad notable, es un claro ejemplo de creación y destrucción, la eterna lucha del bien contra el mal, del individuo, joven o viejo, sin importar la edad, incapaz de adaptarse, perdido en la maraña socio-económica de un país en progreso.

Otro punto a destacar, y es interesante, es la fotografía, gris, tremenda e impactante, fijaros en los planos, los exteriores, todos feísimos, horrorosos, humanos inertes, puentes a medio construir, ciudades sin vida, carreteras destartaladas, edificios monótonos, calles muertas, viento, polvo, suciedad, podredumbre y fábricas qué destruyen el entorno, todo ello, en una China acostumbrados a tener los paisajes más bonitos del mundo entero, qué siempre han cautivado, aquí vemos la China capitalista, la futura China, carente de color y esperanzas.

Hay que verla, hay que saborearla, el cine chino evoluciona y esta película es un punto de inflexión para muchas otras que vendrán, donde el individuo, su drama personal en una sociedad moderna, será el personaje principal, alejándose de los tópicos (Kung-fu, Wuxia y Triadas).
[Leer más +]
23 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Violencia sin compasión
¿Qué tienen las dictaduras comunistas que cuando las critican se toma siempre – por (casi) todo el mundo – como una censura del capitalismo? Qué arte maléfico y retorcido el de impermeabilizarse contra cualquier reproche, juicio o censura, tirando balones fuera, como si no los estuvieran criticando por lo que son o por cómo son, sino por lo que han dejado de ser (esa esencia comunista prístina e inmaculada) o por lo que aspiran a llegar a ser algún día. ¡Menuda ceguera más recalcitrante la de no saber encajar la reprobación y desviar siempre la atención hacia los otros, los demás, lo extranjero o lo que no se acepta porque, se concluye, que todo lo tóxico es ajeno y lo propio ni está podrido ni puede llegar a estarlo jamás!

Causa cansancio y fatiga este automatismo fanático y doctrinal que no me deja de maravillar por su unánime prevalencia, sobre todo en el así llamado ‘mundo occidental’. Qué fatiga y vergüenza ajena supone soportar las loas, ditirambos o diatribas a una película por los motivos o causas anecdóticas o secundarias, sin entrar en el meollo de la cuestión. Es decir, ¿se trata de una buena o mala película, independientemente de la instrumentalización a la que se la quiera someter? Y en este caso estamos ante un fallido intento de usar la violencia como vehículo exclusivo de unas escenas deshilvanadas que producen más cansancio y tedio que emoción y admiración. Hay tal cúmulo de atrocidades y crueldad que se vuelve repulsiva e ingrata de ver.

Cabe destacar sobre todo la absoluta falta de empatía hacia la gente que sufre, hacia los personajes que retrata, hacia los sinsabores que refleja, hacia la absurda vesania de casi todos los sujetos que pueblan este huraño mosaico de excesos. La estupidez y los enjuagues mendaces parecen moneda de cambio cotidiano en un mundo ayuno de amor, compasión, solidaridad y ternura. Sólo lo pútrido tiene cabida en este rompecabezas premioso, repetitivo y mendaz que pretende erigirse en un retablo de las desdichas y solo alcanza el aburrimiento y la indiferencia por parte del espectador hastiado, más cercano a la repugnancia y el desinterés que por elucubrar sesudos manifiestos políticos o en encontrar mensajes, censuras o consignas que hagan digerible lo que es un mero catálogo de brutalidad y barbarie.

Hay un embrión de película interesante que intenta abrirse paso, pero queda sepultado bajo la losa de una solemnidad irritante y quejosa, más atenta a inventariar la enajenación y los excesos que en acompañar o involucrar al espectador. Puro fuego fatuo.
[Leer más +]
20 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil