arrow

Mi vida es mi vida (1970)

6,8
1.439
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Robert Dupea, que fue un niño prodigio como pianista, trabaja en unas explotaciones petrolíferas. Cuando vuelve a ver a su hermana, convertida en una famosa pianista, decide volver a sus orígenes y al camino que abandonó. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Five Easy Pieces
Duración
90 min.
Guion
Adrien Joyce (Historia: Adrien Joyce, Bob Rafelson)
Fotografía
László Kovács
Productora
BBS. Distribuida por Columbia Pictures
Género
Drama Familia Drama psicológico Drama romántico Road Movie
"Popular y atractivo drama que centra su atención en un músico de indudable talento y desordenados sentimientos que abandona su carrera musical y su mundo familiar para trabajar en una refinería. Merece una revisión"
[Diario El País]
Nominada a 4 Oscar: película, guión, actor principal (Jack Nicholson) y actriz secundaria (Karen Black).
[FilmAffinity]
7
Algo más que un panfleto.
Símbolo de la rebeldía y desencanto generacional. El protagonista, un talentoso músico, prefiere vivir lejos de su familia, trabajar en una explotación petrolífera (cerveza, bolos, folk, amigos que viven en una caravana...) y convivir con una estúpida camarera antes que volver con su familia de músicos. No se encuentra satisfecho en ninguno de esos dos mundos contradictorios. Esos dos mundos, que representan las diferencias de clase pero también las diferencias generacionales, no le ofrecen salida. No hay lugar para él entre los esquematizados "intelectuales” ni en la más esquematizada aún clase baja (una vida, como así se nos muestra, basada en la familia y tener hijos por tenerlos, pasar las noches por pasarlas...). La película, por tanto, ofrece un convincente retrato de la frustración y angustia del protagonista que encaja muy bien con la sociedad americana de entonces como se aprecia en muchas otras películas similares.

No se libra nadie: las lesbianas contracultura, el sistema que no es capaz de servir dos tostadas sin cortocircuitarse, el propio protagonista que no es capaz de vivir según los ideales del padre ni encontrar su propio camino, los intelectuales plastas...

Hoy en día es aún una película que engancha (sirve fundamentalmente como testimonio muy claro de las inquietudes de una época) y apasiona a ratos gracias, sobre todo, a la interpretación de un Nicholson redondo en el retrato de ese personaje hastiado y sarcástico (Karen Black también se luce a pesar del trazo grueso con que está perfilado su personaje).

Es curioso que este personaje no se perdone ni encuentre a sí mismo y viva en esa constante angustia mientras que los que le rodean (familia, amigos y novia), que son los que le sufren, caigan rendidos ante su innegable encanto. Como si el personaje fuera portador de una desengaño que los demás no comprenden pero intuyen. Especialmente interesante desde este punto de vista es el pánico de K. Black a perder a Nicholson y la dependencia que tiene. Cuestiones que meten al protagonista en un callejón sin salida aún mayor y que encaja muy bien con el final; un final que deja claro que el protagonista no puede hacer frente a nada de lo que se le ofrece.

Algo estaba cambiando en los EEUU. La TV ya plenamente instalada había cambiado la visión de los espectadores, Nixon, Vietnam, los hippies, easy rider, Bob Dylan con guitarra eléctrica (¡satanás!), la cultura popular imponiéndose... Todo se volvía más adulto, más serio, más explícito. El rechazo a los valores tradicionales que empezó a fraguarse en los sesenta. En el cine se diluía lo que se ha dado en llamar estilo clásico y se añadía a los fotogramas una nueva dimensión, la de la búsqueda de un realismo exacerbado (visual y temático). Alguno podría decir que así se perdió también algo de magia, pero es cuestión de opiniones.
[Leer más +]
48 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
LA DESORIENTACIÓN DEL SER HUMANO
En esta cinta de 1970, primer papel protagonista de Jack Nicholson después de su impactante aparición en Easy Rider, Bob Rafelson nos narra con sencillez y concisión la desventurada vida sin destino y a la deriva de Robert Dupea, hijo de una prestigiosa familia de músicos venidos a menos.

Robert encarna el espíritu rebelde del 69, viviendo la vida a su manera como en un momento de la cinta le espeta a su íntimo amigo y compañero de trabajo en la refinería de petróleo Eltohn (estupendo Billy Green Bush), cuando éste le abronca por no iniciar una vida en familia con su anodina novia Rayette (espléndida Karen Black, no en vano fue nominada al oscar).

Tanto Robert como Eltohn entablan una especial relación de amistad por compartir muchos de los ideales en la vida. En la realidad sucede que cada ser humano se topa con mucha gente pero al final sólo se decide por aquellos que comparten una misma situación (de ilusión, de fracaso, de visión de las cosas, etc...).

Una magnífica fotografía de tonos crepuscularmente ocres y amarillentos que enfatizan los momentos de desorientación, incertidumbre y deriva en la vida de Robert, completan esta más que correcta cinta de Rafelson sobre un alma desasosegada e inconformista.

Nicholson apunta maneras aunque aún le falte un largo trecho para destaparse como uno de los mejores actores de siempre.

Interesante película costumbrista y existencialista. Meritoria.
[Leer más +]
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil