arrow

La banda de los Grissom (1971)

7,1
609
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Con el ánimo de apoderarse de su lujoso collar, la joven Barbara Blandish (Kim Darby) es asaltada y luego secuestrada por una pandilla de delincuentes. Pero, la Pandilla Grissom, se entera del hecho... y pronto la joven pasará a sus manos esperando cobrar por ella un millón de dólares, según pretensión de la terrible mamá Grissom (Irene Dailey), pero, los planes tendrán un "pequeño" obstáculo, cuando se enteren de que, Slim (Scott Wilson) el psicópata de la familia, está perdidamente enamorado de la rehén. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
The Grissom Gang
Duración
127 min.
Guion
Leon Griffiths (Novela: James Hadley Chase)
Música
Gerald Fried
Fotografía
Joseph F. Biroc
Productora
ABC Pictures
Género
Drama Secuestros / Desapariciones Años 30 Gran Depresión Policíaco Crimen Cine independiente USA
7
El síndrome de Estocolmo
La importancia de “Bonnie and Clyde” de Arthur Penn es indiscutible, tanto que es la creadora de un subgénero cinematográfico que podíamos denominar el gangsteril-rural, que se desarrolla durante la Gran Depresión y que se suele abordar con violencia explícita, mucho realismo y personajes inadaptados.

“La banda de los Grissom” ocupa un lugar destacado dentro de este universo, y aunque es cierto que tiene un aire muy cercano a “Mamá sangrienta”, rodada un año antes por Roger Corman, es bastante superior, muy pareja a “Dillinger” de John Milius.

Más allá de la trama de acción, muy vistosa, nos hallamos ante una curiosa, que no hermosa, historia de amor surgida del famoso síndrome de Estocolmo. Es en esos diálogos, largos, tensos y descarnados, donde Aldrich se mueve a la perfección recuperando la mejor esencia del cine clásico. “La banda de los Grissom” en realidad se mueve entre el cine negro y el western, dos de los géneros que hicieron un nombre a Aldrich y que aquí muestra el talento de lo grande que fue, y que mientras el cine norteamericano entró en crisis a finales a principios de los setenta, él fue uno de los pocos que siguió regalándonos buenas películas como esta o “La venganza de Ulzana”.

Si no es muy conocida es por un tema recurrente, la carencia absoluta de estrellas en el reparto, son todos buenos secundarios, algunos de ellos colaboradores habituales de las películas de Aldrich, que nos permiten una mayor cercanía y verosimilitud a la narración, pero que aleja de forma sustancial a las grandes masas que quieren caras guapas.

Muy recomendable, pero me temo que siempre será una obra muy minoritaria, lo cual no empequeñece a la película sino a la sociedad.
[Leer más +]
28 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
9
América no cree en lágrimas
La época es la Gran Depresión, el ambiente es rural, conformado por las grandes extensiones centrales de las Lowlands donde los grandes ríos confluyen y nace el Mississippi. En el medio oeste cerca de Kansas City, Missouri, no confundir con el Estado de Kansas, una pandilla dirigida por una mujer de armas tomar, varios hijos y un amante incluído, comete un rapto y el plan sufre una serie de complicaciones que marcará la suerte de todos. La película es dura seca y rasposa como todo el cine de este realizador que nació en cuna de oro y se formó en el¨este¨culto y refinado, pero que tuvo una visión de su patria afín a los pioneros y los duros individuos que la forjaron.
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil