arrow

El salón de música (1958)

7,4
628
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Principios del siglo XX. En un palacio de Bengala, un terrateniente, al oír la música de la fiesta que celebra su arrogante vecino con motivo de la iniciación de su hijo, recuerda el gran recital que organizó con motivo de la de su propio hijo, así como los importantes acontecimientos que sucedieron después en su vida. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ India India
Título original:
Jalsaghar (The Music Room)
Duración
100 min.
Guion
Satyajit Ray
Música
Ustad Vilayat Khan
Fotografía
Subrata Mitra (B&W)
Productora
Satyajit Ray
Género
Drama Música Drama psicológico
10
El avance del progreso
Extraordinaria obra maestra de Ray que reafirma el inmenso talento del director, haciendo un conmovedor retrato sobre la decadencia de la nobleza, la muerte de la tradición frente al progreso, la obsesión y la soledad. El relato corto que narra la caída de un noble (Roy) que representa a la tradición frente a la subida de su vecino, un prestamista convertido rápidamente en nuevo rico, sirve a Ray como excusa para bombardear al espectador con una espectacular muestra de puesta en escena rica y sutil (véase el plano de del elefante y el coche), que aporta matices y detalles, que se vale de constantes simbolismos y metáforas esenciales en la narración (la lámpara, el insecto, el caballo…) y cuyo manejo de la cámara se muestra imaginativo, ágil y enormemente fluido (como el largo plano que recorre el salón de música vacío). Y de paso es todo un derroche de elegancia, logrando momentos de gran belleza plástica. Una de las claves del efecto final es la magnífica interpretación de Chabi Biswas como Roy, en un papel difícil pero al que dota de credibilidad y dignidad en sus distintas fases emocionales. En cuanto al retrato que hace de la caída del poderoso y la nobleza India, tiene puntos en común con obras emblemáticas del calibre de El Cuarto Mandamiento de Welles (y por extensión con otros personajes de su obra) o El Gatopardo de Visconti, a las que ciertamente no tiene nada que envidiar. Sin embargo tal vez el motivo por el que más se recuerda el film es por el rendido homenaje que hace el director a una de sus pasiones: la música. Todas las escenas musicales delatan a un autor enamorado de la música, logrando convertirnos en uno más de los privilegiados invitados al salón de música de Roy. Jalsaghar es una lección superlativa de cine, una profunda reflexión sobre el ser humano y en definitiva, un autentico placer para los sentidos. Obligada.
[Leer más +]
26 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
El salón de los recuerdos (6.65)
Un drama, pero también un documento musical. El director concede mucho protagonismo a este último aspecto, y por el salón pasan numerosos maestros de la Raga hindú. Esta música tradicional rebosa vitalidad y ritmo (¡atentos al viejo de la barba y a sus portentosas cuerdas vocales, y también a esa bailarina del final!), pero hace que la película se aleje de la triste historia de Roy, en la que está presente la desgracia familiar característica del cine de Ray, pero que ofrece nuevos matices de soberbia y envidia.

A este director no le hace falta mucho para conseguir planos sublimes. La magistral integración de la música de Vilayat Khan y los delicados movimientos de la cámara son suficiente.
Lo mejor son las tiernas miradas de la mujer y la parte final, en la que la oscuridad de un salón cuyas velas se han consumido llevará a Roy a la locura.
[Leer más +]
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil