arrow

Tres tejanos (1949)

5,3
183
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Texas, 1878. Jim, Lorn y Wahoo, unos bandidos que se dedican a asaltar diligencias, huyen de la justicia y deciden separarse durante un tiempo. Buscando la ayuda de un amigo comun, se alistan en los rangers, donde los admiten sin preguntarles por su pasado. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Streets of Laredo
Duración
80 min.
Guion
Charles Marquis Warren (Historia: Louis Stevens, Elizabeth Hill)
Música
Victor Young
Fotografía
Ray Rennahan
Productora
Paramount Pictures
Género
Western
6
No sabía que todos los Rangers llevaran guitarra
Y es que los secuaces del mejicano también saben hacer sus chistes antes de sacar el revólver.
Pocas cosas se le podrán echar en cara a este Western de lo más correcto que como aquel que se precie, ofrece su romance, sus tiros y su venganza. Aunque también es de lo más convencional.
La ventaja del Western es que las tramas no dan para arduas investigaciones policiales porque hay buenos y malos a las claras, los intereses van directos y si hay pegas se resuelven a tiros en un momento. Luego se emigra y arreglado.
McDonald Carey es un tío simpático. Como sucede, los personajes malvados son siempre los que tienen un punto más divertido por eso impresionan más. De niño los ves vestidos de negro y ya te lo aprendes para siempre, tío peligroso, ojo, eso sí, tienen mucho más magnetismo.
Aquí se ríe de su colega si piensa retarlo, le dice:
-Te dejo sacar antes, cuento tres y todavía te gano.
Eso sólo lo dice el auténtico malo de las películas mientras te sonríe.
Sus dos amigos se meten a Rangers y se vuelven del lado bueno, del lado “claro”, pero McDonald Carey es fiel a sus principios. Prefiero ir a Laredo y coger el dinero que esperar años a reunirlo. Es la máxima del ladrón de bancos. El diablo te mandó a Laredo, a ver a McDonald Carey.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
6
El hábito hace al monje.
Buena película del Oeste en la que uno simpatiza con los forajidos, era muy difícil imaginar a William Holden haciendo un papel de malvado por mucho tiempo. Los tres forajidos, dos de ellos hermanos, asaltan diligencias y en un asalto se ven obligados a separarse. Los dos hermanos, uno de ellos es William Holden, piensan que el mejor sitio para esconderse es alistarse en los Rangers de Texas pero claro, el galán de la época no podía seguir mucho tiempo en el lado equivocado de la vida y es redimido por el amor de la cursi de Mona Freeman y por los valores de honor y compañerismo del cuerpo de Rangers.

Naturalmente el enfrentamiento con el antiguo amigo es inevitable..
[Leer más +]
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil