arrow

Yo soy la felicidad de este mundo (2014)

Yo soy la felicidad de este mundo
Trailer
4,2
101
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Emiliano, desde su mundo de director de cine, explora sus procesos y trata de conectar con su realidad inmediata, la historia que se filma se mezcla sin miramientos con su realidad cotidiana, su mundo real parece estar visto siempre por el lente de la cámara y su realidad está emplazada entre un punto de vista que resuelve sus conflictos morales en las acciones cotidianas; confundido, solo, siempre frente a la pantalla que es su realidad transfigurada, su realidad mesurable, controlable, manejable, escucha solitario esa canción que se repite como una oración que te obliga a seguir el intento de amar. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ México México
Título original:
Yo soy la felicidad de este mundo
Duración
115 min.
Guion
Julián Hernández, Ulises Pérez, Sergio Loo
Música
Arturo Villela
Fotografía
Alejandro Cantú
Productora
Mil Nubes-Cine / IMCINE / FOPROCINE
Género
Drama Cine dentro del cine Historias cruzadas Homosexualidad Erótico
5
El sufrimiento del amor
No somos quienes nosotros creemos que somos sino quienes creen los demás que somos. Dejo claro desde el principio que a mi me gusta la forma de hacer cine de Julián Hernández, por su manera de planificar la historia y por la naturalidad con que acomete sus temas, en especial los relacionados con la homosexualidad. Ya se que trata estos temas con bastante superficialidad, que se queda en la envoltura de la historia, pero nos presenta una cubierta, una envoltura, hermosa, como de regalo, y como el cine es imagen, suelo valorar bien lo que este director hace. Los travellings, y en particular los giros de 360º alrededor de sus personajes son los dibujos sobre el papel de envoltura. Muy bien el arranque de la película en los vestuarios donde se hace una declaración de intenciones por parte del director con unos movimientos de cámara y encuadres que presentan un erótico encuentro a modo de ballet. Octavio (Alan Ramírez) tiene unas facciones atractivas, pero cuando sus carnosos labios esbozan una sonrisa, y lo hace muy a menudo, ya llena la pantalla, aunque es una lástima que no se haya cuidado más el maquillaje que lleva. Pero la película no es redonda y falla en el guión que introduce un par de historias que se apartan bastante de la historia principal por mucho que se mantenga algún personaje común. Como si le hubieran faltado ideas para la historia del director y el bailarín y se hubieran introducido esos dos a modo de cortos. Por mucho que quiera recuperar el hilo iniciado, no lo consigue y acaba defraudando.
[Leer más +]
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
2
No sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes
Terminando de ver “Yo Soy La Felicidad de este Mundo” (2014) de Julián Hernández con Hugo Catalán, Alan Ramírez, Gabino Rodríguez, Emilio von Sternerfels, Gerardo Del Razo, entre otros. Drama de temática gay, sobre un director adicto al sexo y a las drogas, que busca inspiración para un filme sobre la danza, y en el proceso se enamora de un bailarín. Sin embargo, sus adicciones lo harán perder la felicidad que pudo tener, y se entrega a la banalidad y a la superficialidad, en definitiva, a la mediocridad. La película es una producción de “teatro con danza filmada” que consta de 3 partes diferenciadas, cuyo intermedio con escenas de sexo explícito gratuito, bien se pudo cortar, pues no tiene nada que ver con la trama principal; además, considero que el protagonista, el director, es un ser horrible, antipático, manipulador y ordinario; pues resulta más interesante la historia del bailarín, salvo el desliz del trío con la mujeres. Aquí hay mucho material que bien pudo ser editado, dejando a la obra como un cortometraje que pudo funcionar mejor, dando fluidez y coherencia sin puntos muertos, pues aquí hay muchas escenas contemplativas que no tienen ningún significado ni valor: Todo el intermedio, las partes cantadas, las escenas de sexo… y lo más grave, se olvidan de muchos personajes, sin saber qué fue de ellos. Técnicamente rodada con excesivos primeros planos, que alejan al público de lo esencial, lo que se quiere ver, el ambiente artístico como buen filme de arte y ensayo, no existe, y más bien se diluye al punto de lo extraño, lo vacío, lo difuso, y lo excesivamente sexual. Del reparto, solo destaca Alan Ramírez, el único personaje natural, con profundidad necesaria para ser empático; ya que todos los demás, están dentro del melodrama que componen personajes odiosos. La película parece gritar “no sabes lo que tienes, hasta que lo pierdes”
NO RECOMENDADA
NO tendrá nota en Lecturas Cinematográficas.
http://lecturascinematograficas.blogspot.com/
[Leer más +]
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil