arrow

Carmen y Lola (2018)

Carmen y Lola
Trailer
6,9
4.553
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Carmen es una adolescente gitana que vive en el extrarradio de Madrid. Como cualquier otra gitana, está destinada a vivir una vida que se repite generación tras generación: casarse y criar a tantos niños como sea posible. Pero un día conoce a Lola, una gitana poco común que sueña con ir a la universidad, dibuja graffitis de pájaros y es diferente. Carmen desarrolla rápidamente una complicidad con Lola, y ambas tratarán de llevar hacia delante su romance, a pesar de los inconvenientes y discriminaciones sociales a las que tienen que verse sometidas por su familia. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ España España
Título original:
Carmen y Lola
Duración
103 min.
Estreno
7 de septiembre de 2018
Guion
Arantxa Echevarria
Música
Nina Aranda
Fotografía
Pilar Sánchez Díaz
Productora
Tvtec servicios audiovisuales / ICAA
Género
Drama Romance Homosexualidad Drama romántico Adolescencia
7
Tabú y Osadía
A veces el cine español da en la diana cuando uno menos se lo espera. Temía encontrarme con una cinta saturada de tópicos, buenas intenciones y costumbrismo rancio… y para mi sorpresa descubrí un filme lleno de sensibilidad, desgarro, algarabía y fraternidad, que, si bien resulta poco imaginativo en su desarrollo, acierta a retratar con respeto, calidez y veracidad un mundo tan próximo como desconocido, tan ensombrecido por los prejuicios, tan rechazado por una indeleble mala fama ancestral, tan vituperado como ignorado como son los gitanos. Y además se atreve – con descaro y habilidad – a centrarse en un amor adolescente entre dos mujeres, enfrentándolas al imperante machismo intransigente de sus hombres y al pánico turbador del qué dirán de sus mujeres.

Por lo tanto, aborda con insospechado éxito dos asuntos tenazmente inexplorados (como si fueran invisibles o inexistentes): el lesbianismo y el mundo calé. Y creo que el mayor acierto – entre los muchos que pueden destacarse – estriba en un juicioso y sólido guion que sabe dar vida a unos personajes creíbles, creando situaciones cotidianas llenas de colorido y sinceridad, que rezuman frescura y atención, que hacen avanzar el dramatismo de la trama sin fastidiosos énfasis ni subrayados, que enmarca con destreza y mimo lo asfixiante de una realidad que engulle al individuo hasta convertirlo en prisionero de los arcaicos mandatos de su comunidad. Y lo logra mostrando siempre una legítima ternura y empatía hacia cada una de las reacciones y motivaciones de todos los implicados, sin forzar la emoción, sin impostar el tono, sin negar la congoja y sin menospreciar a nadie.

Quizás la dirección de este primer largometraje de Arantxa Echevarria (así mismo responsable del guion y de la producción) sea lo menos brillante del conjunto, aunque sí consigue acoger y dar prestancia tanto a la atormentada odisea juvenil como a las pinceladas localistas llenas de textura, embrujo y fragancia que permiten apreciar mejor el retrato claustrofóbico y obsesivo donde se encuadran los hechos. La abigarrada coctelera en la que se agitan y hierven costumbres, hablas, comportamientos e idiosincrasias resulta tan deslumbrante como verosímil, configurando un retablo cautivador que seduce y engancha desde el inicio. También la excelente elección y aplomo de un compacto elenco de actores – en su mayoría primerizos – añade un toque encomiable de naturalidad y hondura a sus cometidos.

Se agradece tanto el toque de atrevimiento y hedonismo que preside la obra como el clamor irrenunciable hacia un mundo más libre, acogedor y comprensivo, donde la diferencia, del tipo que sea, forme parte innata de la vida. Además, nos regala con una secuencia estremecedora entre una madre y su hija, donde se entrecruzan el amor, la incomprensión, el desconsuelo y la angustia. Memorable.
[Leer más +]
38 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
7
Pájaros de extrarradio
Hay películas que parecen sencillas sin serlo. Carmen y Lola es un ejemplo. En pantalla todo es verdad y espontaneidad, y eso es posible porque Arantxa Echevarría ha empatizado con sus personajes y con sus realidades. Echevarría ha pisado muchos mercadillos, ha tomado muchos cafés con muchas jóvenes gitanas y ha escuchado los testimonios de unos y de otros, asimilando su jerga y sus gestos, su idiosincrasia y su música. En esencia, su manera de entender el hombre, la mujer, la familia, el amor. El mundo, en mayúsculas. Todo ello lo hace con sinceridad, de tú a tú, sin ojos de turista o de persona que observa una comunidad determinada desde una atalaya. Y la franqueza, en el cine, siempre tiene premio.

Desde su primer plano, Carmen y Lola se despoja de prejuicios para seguir el día a día de dos jóvenes gitanas que viven en la periferia madrileña. Carmen está enamorada de su novio y planea casarse en poco más de un mes. Lola quiere ser profesora y teme expresar su homosexualidad. El destino las une. Las dos coinciden, se miran, fuman y quedan con encontrarse al día siguiente. La llama prende y la película se transforma. Y una vez más, Echevarría demuestra hablar de sentimientos vividos, no intuidos. Por eso, cuando los primeros roces derivan en un inconmesurable cariño y los besos furtivos generan un desgarro en las personas de su entorno, el filme ya nos tiene atrapados. Consigue que todo lo que sucede en pantalla importa, signifique. Nos duela. O nos libere, como ese final que abre una puerta a la esperanza, aunque sin obviar la tragedia que, por desgracia, (per)sigue.

Por todo ello, no cuesta definir Carmen y Lola como una de las grandes revelaciones del cine español de 2018. Ofrece un espejo en el que vale la pena reflejarse, sin importar razas ni condiciones. Todo, con hallazgos visuales, soluciones de fotografía y filigranas de montaje impropias de una directora novel. Nuestro apoyo lo tiene desde ya, y estamos plenamente convencidos que conseguirá las mismas adhesiones dentro y fuera de España, en salas comerciales, festivales y entregas de premios. Quien escribe ya le da el Goya a la mejor dirección novel y nominación a sus dos portentosas actrices. A todos los miembros (o, como dirían algunos, "miembras") del equipo: gracias, felicidades y mucha suerte.

@Cinoscararities http://cachecine.blogspot.com
[Leer más +]
26 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil