arrow

Diez forajidos (1955)

5,1
161
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
John Stewart trata de implantar la ley y el orden, sin recurrir a la violencia, en un pequeño pueblo de Arizona. Su vecino Wick Campbell no es de la misma opinión y propone contratar los servicios de un pistolero. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Ten Wanted Men
Duración
80 min.
Guion
Kenneth Gamet (Historia: Irving Ravetch, Harriet Frank Jr.)
Música
Paul Sawtell
Fotografía
Wilfred M. Cline
Productora
Columbia Pictures
Género
Western
4
De lo peor de Randoph Scott
Antes de que Randolph Scott comenzase a rodar aquellos magníficos westerns junto con el director Budd Boetticher, realizó otros de serie B probando hasta que encontró su director perfecto. Uno de ellos fue Bruce Humberstone, un mediocre director que dirigió varias entregas de la serie Tarzán a finales de los 50 y príncipios de los 60 de baja calidad. En "Diez forajidos" tenemos el típico argumento mil veces visto, un guión que no tiene nada de novedoso, donde se produce el típico enfrentamiento entre el ganadero mafioso y el hombre honrado que no quiere utilizar la violencia y se ve obligado a hacerlo.
La dirección no da para más y eso que cuenta con muchos muy buenos profesionales como el actor secundario Richard Boone, siempre valido en el papel de villano. Lee Van Cleef, en una de sus primeras películas, hace como siempre de un pistolero a sueldo. El más conocido compositor de westerns de bajo presupuesto como Paul Sawtell también trabaja en la cinta.
Rescatar algunas escenas de acción interesantes y una buena fotografía de Wilfred M. Cline ("Pacto de honor", "La ley del Talión").
Western prescindible y olvidable aunque para todos aquellos fans incondicionales del western y sobre todo de Randolph Scott, resultará de algún interés.
[Leer más +]
13 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
Un título arbitrario para un western de serie B
En el Hollywood de los años 50 se producían muchísimos westerns y de esa producción una buena cantidad era la etiquetada como "serie B". En esta misma década, Randolph Scott debió protagonizar (y producir, no se olvide) un montón de películas del Oeste. Será por el hecho de ser un fanático del género, pero a mí me parece que, en cuando al western de esos años, muchos westerns se parecen, acusan la manera seriada en que se hacían, pero todos tienen su individualidad, su detalle, su interés. Y eso se puede aplicar a esta película, aunque no sea la mejor de Scott de esos años.

Es un western muy violento, con muchas muertes, y con un argumento muy usual en esos años en el cine de Hollywood, la pequeña comunidad amenazada y/o asediada por unos forasteros que se imponen a los vecinos (véase si no películas que no son del Oeste como "¡Salvaje!"(The Wild One, 1954), de Laszlo Benedek, o "De repente" (Suddenly, 1954), de Lewis Allen.

Los actores rompen un poco el carácter seriado del film, dándole un poco de personalidad. Y son buenos actores: no sólo Scott, también Richard Boone, Jocelyn Brando...Y también asoman, en papeles secundarios, Dennis Weaver y Lee Van Cleef. Lo de Lee Van Cleef es muy curioso: es un actor con tanta presencia, que destaca en cuanto aparece en el plano, aunque esté en un segundo plano o se le vea de lejos. Pero en esos años siempre hacía el mismo tipo de papeles en el western, pistoleros malvados que siempre mordían el polvo. Lo único que variaba era el minuto del metraje en que moría, o el número de frases que decía.

El título es algo arbitrario: ¿por qué diez forajidos? ¿Por qué no doce o veinte? ¿Alguien se ha molestado en contarlos?
[Leer más +]
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil