arrow

Salomé (1953)

5,7
614
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
Salomé es enviada a Galilea para vivir con su impopular padrastro el Rey Herodes, comienza un romance con Claudiso discípulo en secreto de Juan Bautista. Para salvarle, Salomé bailará ante Heredes la danza de los Siete Velos. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
Año / País:
/ Estados Unidos Estados Unidos
Título original:
Salome
Duración
103 min.
Guion
Harry Kleiner (Historia: Harry Kleiner, Jesse Lasky Jr.)
Música
George Duning
Fotografía
Charles Lang
Productora
Columbia Pictures
Género
Drama Biblia Cine épico
5
Rita "Egocéntrica" Hayworth. Película para la diva.
Dentro del subgénero bíblico encontramos películas para todos los gustos, pero quizá "Salomé" es una de las más curiosas. Rita Hayworth, divorciada por enésima vez, regresaba al cine ya como productora -lógico con el dinero que había sacado a sus ex-maridos- y buscaba desesperadamente un éxito comercial. Para ello no duda en contactar con el productor de la premiada el año anterior en los Oscar "De aquí a la eternidad" Buddy Adler y juntos coproducir una película de temática bíblica tan de moda entonces con éxitos recientes como "Sansón y Dalila", "Quo Vadis" o "La túnica sagrada".

Lo que sucede es que en vez de ser una historia donde los personajes cobran vida, en esta ocasión la cinta y todo la narración estaba al servicio de una estrella: Rita Hayworth.

No se pusieron reparos a los gastos. Se trajo al actor de supermoda Stewart Granger, que venía de tres éxitos consecutivos ("Las minas del rey Salomón", "Scaramouche" y "El prisionero de Zenda") y se contrató a Charles Laughton para dar calidad a la cinta. Incluso la malvada ama de llaves de "Rebeca" o "Laura" Judith Anderson participó en la película -¿Por cierto alguien se puede creer que esa mujer pueda tener de hija a Rita Hayworth?-.

Para escribir la historia vino entre otros, el guionista de "Sansón y Dalila“. Pero es que incluso para el número de baile de la Hayworth se trajo a la mejor coreógrafa del momento como Valerie Bettis, además algunos de los mejores compositores como George Duning ("De aquí a la eternidad") y el mítico Daniele Amfitheatrof habitual en westerns de gran renombre. Incluso un fotógrafo como Charles Lang que venía de trabajar en "Los sobornados" de Fritz Lang.

Bueno pues después de tanto fichaje y esfuerzo sin embargo la película fue un fracaso. Veamos algunas razones.

Para empezar el director, William Dieterle, recomendado por Laughton, con el que había coincidido en su éxito "El jorobado de Notre Damme" no es el adecuado. Dieterle, un correcto director, algo mayor para esta cinta con sesenta años, parece no poner muchas ganas ante este proyecto en un súbgénero que desconoce y que lo filma por compromiso y dinero exclusivamente.

Pero el gran hándicap es la propia historia en sí. La película pretende salvar la figura de Salomé y hacer responsable únicamente a su madre de la decapitación de Juan el Bautista, lo cuál no es solamente mentira sino indemostrable históricamente.
[Leer más +]
23 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
5
UNA VELEIDAD HISTÓRICO-RELIGIOSA
Probablemente sea cuestionable la fidelidad de la historia narrada en los textos sagrados a los acontecimientos tal y como sucedieron en realidad.. En cualquier caso el cine no parece ser el medio más adecuado para abrir nuevas vías de investigación histórica y por ello, esta Salomé de Dieterle diseñada a mayor gloria y lucimiento personal de Rita Hayworth acaba desconcertando al personal hasta el punto de ser precisa la consulta de los viejos manuales escolares de religión para rememorar la versión oficial de los acontecimientos.

Rita Hayworth encarnó el sueño americano de los 50 y ¿Por qué no? el sueño mundial, pero ni siquiera hipnotizados por su danza de los siete velos acabamos de creer lo de una Salomé al borde de la beatificación. Por no colar, ni cuela lo de las exigencias del guión que ¡con la Iglesia hemos topado! que diría Forges. Si querían a una Rita Haywarth buena e inmaculada que le hubiesen ofrecido el papel de María madre de Jesús ó el de María Magdalena que, en versiones oficiales, tenía más pros que contras, ya me entienden… Pero Salomé tenía muchísimas virtudes, la mayoría oculta tras los velos y claro es que hacía perder la cabeza a más de uno…

Salvando estas “veleidades” histórico-religiosas, la película resulta interesante en cuanto a fotografía, color, interpretación del auténtico number one de los actores, como es Laughton y también, como no, por la belleza y sensualidad de la diva, pero todos estos aspectos positivos no son suficiente para deshacer el desaguisado. Un dislate que no resultaba creíble ni adjudicado a una de las malas por excelencia del cine, Judith Anderson y que no sirvió ni para incrementar la taquilla. Un absurdo…

No se si a Dieterle se le llevó al huerto con este guión, al de los Olivos, naturalmente, pero tiene toda la pinta...
[Leer más +]
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil