arrow

De óxido y hueso (2012)

De óxido y hueso
Trailer
6,9
14.698
Votar
Plugin no soportado
Añadir a listas
Sinopsis
De repente, Alí tiene que hacerse cargo de su hijo Sam, un niño de cinco años al que apenas conoce. Como no tiene casa, ni dinero, ni amigos, se refugia en Antibes, en casa de su hermana, que los acoge cariñosamente. Tras conseguir trabajo como portero en una discoteca, Alí conoce a Stéphanie, una domadora de orcas en el acuario Marineland. (FILMAFFINITY)
Dirección
Reparto
  Ver reparto completo
Año / País:
/ Francia Francia
Título original:
De rouille et d'os (Rust & Bone)
Duración
120 min.
Estreno
14 de diciembre de 2012
Guion
Jacques Audiard, Thomas Bidegain (Novela: Craig Davidson)
Música
Alexandre Desplat
Fotografía
Stéphane Fontaine
Productora
Coproducción Francia-Bélgica; France 2 Cinema / Les Films Du Fleuve / Page 114 / Why Not Productions
Género
Romance Drama Drama romántico Discapacidad Orcas
7
Pura fuerza combinada con sentimientos extremos
Jaques Audiard nos premia, porque no hay mejor palabra en este caso, con un drama llevado de la mano de unos actores que, ante todo, están a la altura en todo momento y dejan que sus personajes invadan cada uno de sus rincones.

"De rouille et d'os" no tiene el sabor amargo de "Un prophète", ni la calma de "De battre mon coeur s'arreté", pero tiene mucha fuerza, mucha pasión y sobre todo, desborda energía y positivismo aunque sea en la más pura miseria. Una mujer que lucha contra su "nueva" minusvalía, ante la cual, cualquier otra persona se hubiera rendido; un hombre que se ve con un hijo de 5 años con el que no sabe qué hacer ni cómo cuidar, y un entorno que aunque les es familiar, les pone trabas allá por donde pisan.

Unos primeros planos que te hacen meterte en la cabeza del personaje, unas escenas acompañadas de una banda sonora del todo acertada que hace que se te erice la piel cuando sabes lo que está ocurriendo; si a todo ello añadimos una historia verosímil y las vidas de unos personajes que se sienten perdidos, pero no desesperanzados, hace que merezca la pena pasar dos horas sentado ante la gran pantalla.
[Leer más +]
61 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
8
La sirenita y el hombre de hojalata
En ocasiones te cruzas en esta vida con esa clase de gente que ha sufrido graves pérdidas o experimentado un enorme sufrimiento y en lugar de hundirse en la depresión o desmotivación, encuentran un nuevo camino y asombran por su saber estar, saber hacer y sobre todo, su saber vivir. Son gente con una fuerza particular, quizás la fuerza de haberlo perdido todo y por tanto, haber ganado la libertad personal a la que todos aspiraríamos si no fuese porque estamos muertos de miedo.

"De óxido y hueso" trata de un personaje, el de Marion Cotillard, que, como la sirenita, sacrifica al mar sus piernas; pero como ésta es la vida real, no obtiene un príncipe, sino un hombre de hojalata. Y este hombre de hojalata que no tiene un corazón, se redime de su incapacidad emocional ejerciendo de peculiar ángel de la guarda de la chica sin piernas.

La historia de ambos y entre ambos es emotiva porque es un relato seco y poco sentimental; no hay idealizaciones, nada augura un gran futuro feliz para Alí y Stephánie, que tendrán siempre que lidiar con limitaciones y dificultades. Su amor es el amor áspero entre veteranos de la guerra del existir. Pero es un amor auténtico y es la autenticidad lo que en realidad acaba conmoviendo en "De óxido y hueso". Alí y Stephanie empiezan como esclavos y terminan como amos, pero eso sí, pagando un altísimo precio (¿quién dijo que ser libre era fácil?).

La sensualidad de Audiard al rodar el sol, esa frescura del agua de mar que casi se siente conforma una de las dos mejores escenas de la película; la otra, el momento en que una ojerosa Cotillard irrumpe en el combate de boxeo y mira con furia a un caído Schoenaerts como dicendo "¿yo me he quedado sin piernas y aquí estoy y tú te dejas tumbar?".

Impresionan las interpretaciones de ambos, cada uno perfectamente creíble en su drama personal; logran la empatía no por sufrir mucho, sino por las capacidades que muestran para superarlo.

En algunos lugares de Asia, se ciega a los canarios para que aprendan a cantar...aquí, son dos personajes los que la historia mutila...para que aprendan a vivir. Lección aprendida.
[Leer más +]
54 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil